Las in­ha­bi­li­ta­cio­nes

Tan­to Mas co­mo los po­lí­ti­cos en­cau­sa­dos ya es­tán in­ha­bi­li­ta­dos por de­pen­der de la CUP

La Vanguardia - - POLÍTICA - Fran­cesc Gra­nell

Es­tas se­ma­nas es­ta­mos pen­dien­tes de las in­ha­bi­li­ta­cio­nes, que se­gu­ra­men­te se pro­du­ci­rán, con­tra los al­tos car­gos de la Ge­ne­ra­li­tat y del Par­la­ment de Ca­ta­lun­ya que des­obe­de­cie­ron la sus­pen­sión del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal res­pec­to a la con­sul­ta in­de­pen­den­tis­ta o res­pec­to al pro­ce­so que de­be con­du­cir, su­pues­ta­men­te, a una Ca­ta­lun­ya in­de­pen­dien­te me­dian­te unas le­yes ca­ta­la­nas que, se­gún sus im­pul­so­res, da­rían le­ga­li­dad a la se­pa­ra­ción de Ca­ta­lun­ya del res­to de Es­pa­ña.

No voy a evo­car aquí las ma­ni­fes­ta­cio­nes de apo­yo a los en­car­ta­dos con las que los in­de­pen­den­tis­tas aco­gen es­tas ac­tua­cio­nes ju­di­cia­les que les vienen muy bien pa­ra mo­vi­li­zar a de­ter­mi­na­dos gru­pos que si­guen pen­san­do, equi­vo­ca­da­men­te, que la in­de­pen­den­cia no so­la­men­te es po­si­ble, sino que re­ci­bi­rá la ben­di­ción de Eu­ro­pa y del mun­do.

Tam­po­co voy a re­cor­dar –co­mo he he­cho más de una vez– que quien es miem­bro de la Unión Eu­ro­pea y de las Na­cio­nes Uni­das es el Reino de Es­pa­ña y no Ca­ta­lun­ya. Con lo que si Ca­ta­lun­ya se se­pa­ra de Es­pa­ña no es que va­ya a ser ex­pul­sa­da de am­bas ins­ti­tu­cio­nes, sino, sim­ple­men­te, que por no per­te­ne­cer a nin­gu­na de ellas si se in­de­pen­di­za­ra de­be­ría asu­mir di­fí­ci­les pro­ce­sos de ad­mi­sión.

Lo que que­rría re­cor­dar en es­tas lí­neas es que pa­ra ver in­ha­bi­li­ta­cio­nes en Ca­ta­lun­ya no es pre­ci­so aguar­dar a lo que di­gan el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­tí­cia de Ca­ta­lun­ya o el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal res­pec­to a Ar­tur Mas y otros po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes. Ya Lluís Com­panys es­tu­vo dos ve­ces en tal te­si­tu­ra. La pri­me­ra cuan­do fue a pri­sión con sus con­se­llers tras el le­van­ta­mien­to fa­lli­do del 6 de oc­tu­bre de 1934 con­tra el go­bierno le­gal de la Re­pú­bli­ca. La se­gun­da al que­dar ata­do de pies y ma­nos por el Co­mi­té Cen­tral de Mi­li­cias An­ti­fas­cis­tas al for­mar­se és­te jus­to des­pués del es­ta­lli­do de la su­ble­va­ción mi­li­tar fra­ca­sa­da del 18 de ju­lio de 1936. En el ca­so de Ar­tur Mas, fue la CUP quien lo in­ha­bi­li­tó, de fac­to, el 3 de enero de 2016, al ve­tar que pu­die­ra vol­ver a la pre­si­den­cia cons­ti­tu­cio­nal y es­ta­tu­ta­ria de Ca­ta­lun­ya.

Si con­si­de­ra­mos que la ANC, la AMI y Òm­nium es­tán con­di­cio­nan­do, aho­ra, la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na, nos da­mos cuen­ta de que tan­to Ar­tur Mas co­mo el res­to de los car­gos po­lí­ti­cos so­me­ti­dos a jui­cio es­tán ya in­ha­bi­li­ta­dos por de­pen­der de la CUP en el Par­la­ment y por las men­cio­na­das or­ga­ni­za­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas fue­ra del Par­la­ment.

A es­tas al­tu­ras no sa­be­mos lo que de­ci­di­rán los tri­bu­na­les com­pe­ten­tes res­pec­to a las po­si­bles in­ha­bi­li­ta­cio­nes de Mas, Or­te­ga, Ri­gau, For­ca­dell y Homs por desobe­dien­cia, pe­ro lo que sí po­de­mos afir­mar es que es la CUP –al im­po­ner sus plan­tea­mien­tos in­de­pen­den­tis­tas an­ti­sis­te­ma– in­ha­bi­li­tó de fac­to a Mas co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y es­tá po­nien­do al bor­de de la in­ha­bi­li­ta­ción ju­di­cial a los otros miem­bros de Junts pel Sí pen­dien­tes del co­rres­pon­dien­te fa­llo ju­di­cial.

Es­ta es nues­tra cru­da reali­dad por más que al­gu­nos pre­fie­ran cul­par a Ma­drid de to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.