El triun­fo de Cos­pe­dal

La Vanguardia - - POLÍTICA - Fer­nan­do Óne­ga

La ima­gen de la se­ma­na qui­zá sea és­ta: Ra­joy se si­gue des­pren­dien­do de to­do lo que le per­ju­di­ca. En unos ca­sos (Az­nar), por­que el ad­ver­sa­rio o el crí­ti­co se re­ti­ra; en otros (Tri­llo), por­que se de­ja ac­tuar la ley de la gra­ve­dad po­lí­ti­ca y la per­so­na que le cau­sa al­gún da­ño cae por su pro­pio pe­so. En los efec­tos pos­te­rio­res, Ra­joy cuen­ta con la alian­za de la for­tu­na: la opi­nión pu­bli­ca­da se ali­nea ma­yo­ri­ta­ria­men­te con él, con­si­de­ra ob­so­le­to, co­mo de un ré­gi­men an­te­rior, al ma­te­rial da­ñino y ca­da ges­to del pre­si­den­te agran­da su fi­gu­ra en un paisaje de­sér­ti­co de li­de­raz­gos. Y es­te diag­nós­ti­co va­le pa­ra sus opo­nen­tes ex­ter­nos y pa­ra los con­flic­tos de su go­bierno y su par­ti­do.

Lo úl­ti­mo, lo que do­mi­nó to­da la se­ma­na, ha si­do el desen­la­ce de la nue­va cri­sis del Yak-42. El trans­for­mis­mo del pre­si­den­te ha si­do de an­to­lo­gía, pe­ro los re­sul­ta­dos han si­do una gran lec­ción po­lí­ti­ca. En po­co más de una se­ma­na pa­só de con­si­de­rar ce­rra­da ju­di­cial­men­te aque­lla tra­ge­dia con un cier­to me­nos­pre­cio al dic­ta­men del Con­se­jo de Es­ta­do, a acep­tar ese dic­ta­men y ad­mi­tir res­pon­sa­bi­li­da­des del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa de un go­bierno en el que él es­ta­ba. Fue co­mo si la mi­nis­tra Do­lo­res de Cos­pe­dal le hu­bie­ra im­pues­to su cri­te­rio, pe­ro no es eso; es que el ins­tin­to po­lí­ti­co de Ra­joy le in­di­ca la di­rec­ción del vien­to y lo es­tá es­pe­cia­li­zan­do en po­ner­se al fren­te de la ma­ni­fes­ta­ción; de cual­quier ma­ni­fes­ta­ción que de­mues­tre su buen ta­lan­te en tiem­pos de mi­no­ría par­la­men­ta­ria.

A par­tir de aho­ra al pre­si­den­te se le po­drá cri­ti­car por no ha­ber si­do más con­tun­den­te con Fe­de­ri­co Tri­llo, pe­ro no por de­fen­der­lo.

La con­se­cuen­cia si­guien­te es que se re­fuer­za la fi­gu­ra de la se­ño­ra Cos­pe­dal. Es la gran triun­fa­do­ra po­lí­ti­ca de es­te epi­so­dio. Qui­zá no hi­zo cam­biar de cri­te­rio a su je­fe, pe­ro ella fue quien le abrió el ca­mino de la gran rectificación. Ella fue quien con­si­guió com­bi­nar lo que más ne­ce­si­ta el go­bierno de Es­pa­ña: una idea de au­to­ri­dad y de sen­si­bi­li­dad, tan au­sen­te en la le­gis­la­tu­ra an­te­rior. Y ocu­rrió en el mo­men­to más opor­tuno: a un mes del con­gre­so del Par­ti­do Po­pu­lar y cuan­do nu­me­ro­sos mi­li­tan­tes plan­tean abier­ta­men­te la re­vi­sión de su acu­mu­la­ción de car­gos co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral, mi­nis­tra y pre­si­den­ta del PP de Cas­ti­lla-La Man­cha.

Con los da­tos de hoy, que se ol­vi­den quie­nes desean y pro­mue­ven su re­le­vo co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral. Ese pues­to es de con­fian­za, el de má­xi­ma con­fian­za del pre­si­den­te, y el pre­si­den­te no en­tre­ga­rá su ca­be­za en con­tra de su vo­lun­tad. Si Cos­pe­dal desea se­guir, se­gui­rá. Co­mo mu­cho, se le pue­de su­ge­rir la re­nun­cia en Cas­ti­lla-La Man­cha, no por­que le dé mu­cho tra­ba­jo, sino por dar una sa­tis­fac­ción a los crí­ti­cos. Así pues, su­ma­dos to­dos los da­tos, que­de es­ta se­ma­na co­mo otro pe­rio­do pa­ra el es­tu­dio de la cien­cia y la su­pers­ti­ción del ma­ria­nis­mo. Quien ten­ga as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas en la de­re­cha, cúi­de­se mu­cho de ver­se in­clui­do en la lis­ta de los in­có­mo­dos. Quien ten­ga as­pi­ra­cio­nes en cual­quier otro ám­bi­to po­lí­ti­co, cúi­de­se tam­bién. Da ma­la suer­te en­fren­tar­se a Ra­joy. Yo iría a la con­fe­ren­cia de pre­si­den­tes, se­ñor Puig­de­mont.

J. J. GUILLÉN / EFE

Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.