Derribos y cons­truc­cio­nes

Fi­nal­men­te pa­re­ce que se han de­ci­di­do: de­rrui­rán la ca­sa en la que na­ció Adolf Hitler

La Vanguardia - - OPINIÓN - Quim Monzó

En Aus­tria se han pa­sa­do años de­ba­tien­do si la ca­sa don­de na­ció Adolf Hitler te­nía que ser des­trui­da o no. Pri­me­ro de­cían que sí, sin nin­gún ti­po de du­da. Des­pués apa­re­cie­ron unos his­to­ria­do­res que ale­ga­ban que no, por­que ha­cer­lo se­ría ne­gar los víncu­los de Aus­tria con el nazismo. Aho­ra, fi­nal­men­te, pa­re­ce que sí, que –des­pués de que el Par­la­men­to apro­ba­ra an­tes de Na­vi­dad la ley que tie­ne que per­mi­tir­lo– la de­rri­ba­rán. La de­mo­li­ción, di­cen, se­rá es­ta pri­ma­ve­ra.

La ca­sa en cues­tión es­tá en la pe­que­ña ciu­dad de Brau­nau am Inn. La fa­mi­lia Hitler vi­vió allí has­ta que el ni­ñi­to cum­plió tres años. Es­tas úl­ti­mas dé­ca­das, de for­ma reite­ra­da la pro­pie­ta­ria se ha­bía ne­ga­do a ven­der­la. Du­ran­te tiem­po fue la se­de de un cen­tro de día pa­ra per­so­nas con ne­ce­si­da­des edu­ca­ti­vas es­pe­cia­les, que tu­vo que lar­gar­se por­que la mu­jer no que­ría que hi­cie­ran las re­for­mas ne­ce­sa­rias. Aho­ra, una vez ex­pro­pia­da por el Es­ta­do, cuan­do la ha­yan de­rri­ba­do cons­trui­rán un edi­fi­cio nue­vo, su­pon­go que en las an­tí­po­das es­té­ti­cas de aquel don­de na­ció el dic­ta­dor. El ob­je­ti­vo es evi­den­te: evi­tar que se con­vier­ta en un cen­tro de pe­re­gri­na­je de neo­na­zis. ¿Qué ha­rán ahí? ¿Un cen­tro co­mer­cial, un po­li­de­por­ti­vo, un chi­qui­park...? Du­ran­te el de­ba­te en el Par­la­men­to aus­tria­co al­guien pro­pu­so fi­char al ar­tis­ta Ch­ris­to, co­no­ci­do por ha­ber em­ba­la­do tem­po­ral­men­te edi­fi­cios y pai­sa­jes de me­dio mun­do: el Pont Neuf de Pa­rís, el Reichs­tag de Ber­lín, la cos­ta de Little Bay en Syd­ney... La pro­pues­ta era que em­ba­la­ra esa ca­sa pa­ra siem­pre. Pe­ro no tu­vo el apo­yo ne­ce­sa­rio por­que la ma­yo­ría de dipu­tados la con­si­de­ró una ex­cen­tri­ci­dad.

La pa­ra­do­ja es que, pa­ra­le­la­men­te, en Ber­lín han re­crea­do el bún­ker de Hitler, aquel don­de pa­só sus úl­ti­mas ho­ras y su­pues­ta­men­te se sui­ci­dó jun­to con su mu­jer, Eva Braun. El bún­ker fue des­trui­do tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en 1947. Des­trui­do y en­te­rra­do ba­jo un des­cam­pa­do. ¿Por qué mo­ti­vo tie­nen que re­cons­truir­lo aho­ra? ¿Qué sen­ti­do tie­ne?

Pues uno bien cla­ro: el tu­ris­mo. Se­gún ex­pli­ca a The New York Ti­mes Wie­land Gie­bel, pro­pie­ta­rio del bún­ker en cues­tión y del mu­seo Ber­lin Story, “es­ta re­crea­ción atrae a mi­les de tu­ris­tas in­tere­sa­dos por sa­ber lo que pa­sa­ba en es­ta par­te de la ciu­dad”. Se inau­gu­ró en oto­ño. Vi­si­ta guia­da dos ve­ces al día: 12 eu­ros por per­so­na. Co­mo es ló­gi­co, his­to­ria­do­res y fun­da­cio­nes co­mo el Cen­tro de To­po­gra­fía del Te­rror han pues­to el gri­to en el cie­lo por es­ta ope­ra­ción que vuel­ve a po­ner en el ma­pa un es­ce­na­rio que afor­tu­na­da­men­te ya ha­bía des­apa­re­ci­do.

Mu­chos em­pre­sa­rios turísticos ven­de­rían a su ma­dre si aún es­tu­vie­ra en buen es­ta­do de con­ser­va­ción. Aho­ra han le­van­ta­do de nue­vo el lu­gar don­de su­pues­ta­men­te Hitler aca­bó con aque­lla vi­da que em­pe­zó en su ca­sa de Brau­nau am Inn. Mu­cho me te­mo que, den­tro de unos lus­tros, apa­re­ce­rá un em­pre­sa­rio tu­rís­ti­co de­ci­di­do a re­crear es­ta mis­ma ca­sa que de­rri­ba­rán en pri­ma­ve­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.