Se­ce­sión o rectificación

La con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das es inevi­ta­ble por­que nos en­con­tra­mos en un ca­lle­jón sin sa­li­da

La Vanguardia - - OPINIÓN - An­to­ni Fer­nán­dez Tei­xi­dó

Se acer­can, in­sos­la­ya­bles, ho­ras de­ci­si­vas. La ho­ja de ru­ta del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán avan­za ha­cia un desen­la­ce im­pre­vi­si­ble. Ac­cio­nes y de­cla­ra­cio­nes de los má­xi­mos di­ri­gen­tes del Govern con­fir­man que el re­fe­rén­dum es la pie­za cla­ve del pe­rio­do. In­clu­so la al­cal­de­sa Co­lau y su mun­do se su­man, sin re­ser­vas, a es­ta orien­ta­ción.

En pa­la­bras tex­tua­les del pre­si­den­te Puig­de­mont, el re­fe­rén­dum – sí o sí– tie­ne que ser le­gal y acor­da­do. Hay que des­ha­cer es­te equí­vo­co. Se­rá le­gal si es acor­da­do y se ha­rá si es le­gal.

Se pue­den en­sa­yar va­rian­tes di­ver­sas, pe­ro ni el pre­si­den­te Puig­de­mont ni el vi­ce­pre­si­den­te Jun­que­ras desean re­pe­tir un 9-N. Pri­me­ro, por­que con­si­de­ran que es­ta vía es­tá ago­ta­da y se­gun­do por­que sa­ben que su ma­te­ria­li­za­ción im­pli­ca­ría una res­pues­ta del Go­bierno es­pa­ñol, a es­tas al­tu­ras, inal­can­za­ble. Sin em­bar­go, so­bre to­do por­que in­tu­yen que la res­pues­ta po­pu­lar a una nue­va con­vo­ca­to­ria co­mo la del 9-N se­ría me­nos en­tu­sias­ta que la de en­ton­ces, cuan­do lo que de ver­dad los so­be­ra­nis­tas ne­ce­si­tan aho­ra es ca­lor y áni­mos. Un re­tro­ce­so chi­llón en es­tas ex­pec­ta­ti­vas le­sio­na­ría gra­ve­men­te sus in­tere­ses.

Con­si­de­ran­do con cui­da­do la ac­tual si­tua­ción, es di­fí­cil que el pro­me­ti­do re­fe­rén­dum se con­cre­te. Ya no con las ga­ran­tías desea­das, sino sen­ci­lla­men­te que se lle­ve a ca­bo. No por que el Govern ca­ta­lán no quie­ra un acuer­do. Es el Go­bierno es­pa­ñol quien no lo acep­ta­rá nun­ca. Si es­ta pre­sun­ción es co­rrec­ta, la par­ti­da es­tá ju­ga­da y pe­se a las le­gí­ti­mas es­pe­ran­zas de con­vo­car una con­sul­ta, se com­pro­ba­rá que el ca­mino no tie­ne re­co­rri­do.

¿Acep­tan los di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas es­te de­sig­nio? No. Man­tie­nen la es­pe­ran­za de que la mo­vi­li­za­ción del pue­blo ca­ta­lán to­da­vía es po­si­ble y que pue­de ir au­men­tan­do su in­ten­si­dad. Sos­pe­chan, sin em­bar­go, que só­lo un he­cho po­dría po­si­bi­li­tar­lo. Se tra­ta de los jui­cios con­tra el ex­pre­si­dent Mas, la ex­vi­ce­pre­si­den­ta Or­te­ga y la ex­con­se­lle­ra Ri­gau. No con­vie­ne ha­cer po­lí­ti­ca con re­cur­sos ju­di­cia­les, pe­ro los he­chos son más to­zu­dos que las creen­cias ideo­ló­gi­cas. Se­gún mi opi­nión, la ce­le­bra­ción de los jui­cios ge­ne­ra­rá un buen re­vue­lo en Ca­ta­lun­ya. Sin em­bar­go, me pa­re­ce in­ve­ro­sí­mil es­pe­rar que dé lu­gar a una res­pues­ta po­pu­lar que per­mi­ta va­riar de­ci­si­va­men­te el pre­sen­te es­ta­do de co­sas.

Los ca­ta­la­nes nos sen­ti­mos dis­gus­ta­dos vien­do juz­ga­do a nues­tro ex­pre­si­den­te, pe­ro creer que la reac­ción de la ciu­da­da­nía com­por­ta­rá una mo­vi­li­za­ción sin pre­ce­den­tes es de­li­ca­do. Es­ta even­tual res­pues­ta tie­ne que su­po­ner –se­gún fuen­tes del Govern– una im­pli­ca­ción cre­cien­te de la opi­nión pú­bli­ca eu­ro­pea y, al mis­mo tiem­po, una re­so­lu­ción con­tun­den­te de sus go­bier­nos. Es­te cálcu­lo es al­go más que una apues­ta arries­ga­da. Es un error po­lí­ti­co.

Los prin­ci­pios son la ma­te­ria fun­da­men­tal de la ac­ción de los po­lí­ti­cos. Pe­ro me pa­re­ce rea­lis­ta acep­tar que hay al­go más por en­ci­ma de los prin­ci­pios: la co­rre­la­ción de fuer­zas. Sé que es­ta vi­sión es la de un prag­má­ti­co, pe­ro el ca­ta­la­nis­mo no pue­de es­tar re­ñi­do con el prag­ma­tis­mo si as­pi­ra­mos a ob­te­ner re­sul­ta­dos pa­ra nues­tros con­ciu­da­da­nos.

La po­lí­ti­ca es tam­bién sen­ti­mien­to y es­tá he­cha, en bue­na me­di­da, te­nien­do en cuen­ta las emo­cio­nes. Pe­ro la in­te­li­gen­cia y el rea­lis­mo po­lí­ti­co pri­man res­pec­to de las unas y de las otras.

¿Qué al­ter­na­ti­va tie­ne, pues, el ac­tual Govern? Tar­da­rá más o me­nos, pe­ro la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das es inevi­ta­ble. Lo es, por­que nos en­con­tra­mos en un ca­lle­jón sin sa­li­da y por­que es el com­pro­mi­so de Junts pel Sí pa­ra la XI le­gis­la­tu­ra.

No quie­ro ex­ten­der­me aho­ra con res­pec­to a las fe­chas ni los re­sul­ta­dos de una con­vo­ca­to­ria elec­to­ral ade­lan­ta­da. Só­lo quie­ro sub­ra­yar que la ho­ra pa­ra con­vo­car las elec­cio­nes la es­co­ge­rá Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na. Sé que quien tie­ne la po­tes­tad pa­ra ha­cer­lo es el pre­si­den­te Puig­de­mont, pe­ro sos­ten­go que se­rá ERC quien aca­ba­rá de­ci­dien­do el mo­men­to. No ha­ce fal­ta que les re­cuer­de que ERC y el PDECat go­bier­nan en coa­li­ción.

Una úl­ti­ma con­si­de­ra­ción. Ami­gos que quie­ro y va­lo­ro su­gie­ren que, en es­te pre­ci­so mo­men­to, no se pue­de abrir nin­gún res­qui­cio en las fi­las del so­be­ra­nis­mo en la per­se­cu­ción de sus ob­je­ti­vos. Eso su­pon­dría un de­bi­li­ta­mien­to a la ho­ra de ne­go­ciar con el Go­bierno es­pa­ñol. De he­cho, es­tos co­le­gas sos­tie­nen es­te bien in­ten­cio­na­do pun­to de vis­ta des­de ha­ce más de dos años. Es com­pren­si­ble que en es­te ti­ra y aflo­ja de una es­pe­ran­za­da ne­go­cia­ción se man­ten­ga es­te cri­te­rio. Sin em­bar­go, queridos, ha lle­ga­do la ho­ra de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da uno. No que­da tiem­po pa­ra la es­pe­cu­la­ción po­lí­ti­ca. Pien­so que el hi­po­té­ti­co desen­la­ce es ya un ar­gu­men­to me­nor. Los ca­ta­la­nes te­ne­mos que co­no­cer cuál es la exac­ta co­rre­la­ción de fuer­zas, qué te­ne­mos que es­pe­rar, qué po­de­mos con­se­guir, có­mo te­ne­mos que pros­pe­rar y tra­tar de evi­tar otra po­si­ble gra­ve de­rro­ta del ca­ta­la­nis­mo po­lí­ti­co.

Ca­da uno es li­bre de re­co­men­dar lo que crea opor­tuno. A mí me pa­re­ce que la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes pue­de ser un mo­men­to im­pres­cin­di­ble pa­ra de­ci­dir en­tre la se­ce­sión o la rectificación. ¿Nos em­pe­ña­mos en ir has­ta el fi­nal o re­pen­sa­mos nues­tra orien­ta­ción es­tra­té­gi­ca? En to­do ca­so nos tran­qui­li­za sa­ber que se­rá el pue­blo ca­ta­lán quien ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra. ¿O no es así?

JA­VIER AGUI­LAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.