En­ga­ño co­mer­cial

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Una tar­de, al pa­sar por de­lan­te del es­ca­pa­ra­te de una pe­que­ña mer­ce­ría del ba­rrio, mi es­po­sa se fi­ja en unos cal­ce­ti­nes de in­vierno que tie­nen pe­que­ños círcu­los de go­ma pe­ga­dos en la plan­ta pa­ra an­dar por ca­sa sin za­pa­ti­llas. Ac­to se­gui­do, en­tra­mos en la tien­da pa­ra com­prar un par a nues­tra hi­ja.

A la ho­ra de pa­gar, nos sor­pren­dió un po­co el pre­cio (no es­ta­ba in­di­ca­do ni pre­gun­ta­mos an­tes de en­vol­ver la com­pra), pues al­can­za­ba ca­si los 16 eu­ros, aun­que pen­sa­mos que se­ría de­bi­do a la ca­li­dad de sus com­po­nen­tes.

Mi­nu­tos des­pués, en un co­mer­cio re­gen­ta­do por per­so­nal chino, veo en un ex­po­si­tor unos

cal­ce­ti­nes que, en apa­rien­cia, son igua­les a los ad­qui­ri­dos a unos 400 me­tros de dis­tan­cia, a ex­cep­ción del im­por­te mar­ca­do, que era de 4 eu­ros. No pue­den ser igua­les, tie­ne que exis­tir al­gu­na di­fe­ren­cia, se di­ce uno mien­tras los pal­pa y ob­ser­va.

Una vez en ca­sa, al re­ti­rar el en­vol­to­rio, com­pro­ba­mos que no dis­po­nían de eti­que­ta ni re­fe­ren­cia al­gu­na, na­da res­pec­to al lu­gar de fa­bri­ca­ción, al dis­tri­bui­dor y a la com­po­si­ción de los mis­mos. ¡Qué sen­sa­ción de en­ga­ño! ¿Com­pen­sa la pér­di­da de­fi­ni­ti­va de clien­tes a cam­bio de un pe­que­ño be­ne­fi­cio ex­tra a cor­to pla­zo?

ALE­JAN­DRO PRIE­TO ORVIZ

Gi­jón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.