Fue­go y bra­sas

La con­tun­den­cia del en­tran­te ya ha em­pe­za­do a en­te­rrar la re­tó­ri­ca del sa­lien­te

La Vanguardia - - OPINIÓN - Jo­sep Cu­ní

Tres repu­tados pe­rio­dis­tas sen­ta­dos en un es­tra­do an­te un pú­bli­co jo­ven. El co­lo­quio si­gue su cur­so pre­vis­to has­ta que le lle­ga el turno a Will McA­voy, ins­ta­do a con­tes­tar por qué Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca es el me­jor país del mun­do. El arre­ba­to del presentador de in­for­ma­ti­vos de una ca­de­na de ca­ble an­te tan­ta com­pla­cen­cia de sus com­pa­ñe­ros, co­rea­dos por los aplau­sos de la con­cu­rren­cia, se tor­na en una lar­ga y agria res­pues­ta en la que va des­ti­lan­do da­tos ne­ga­ti­vos del país y una áci­da re­fle­xión que le ha­cen re­con­ve­nir la pre­gun­ta por in­co­rrec­ta por­que así lo de­mues­tra la reali­dad.

Con es­te ini­cio tan con­tun­den­te, la se­rie The News­room pro­me­tía tan­to co­mo la fir­ma de su crea­dor, Aa­ron Sor­kin, ava­la­do por el éxi­to de El ala

oes­te de la Ca­sa Blan­ca. Y, cier­ta­men­te, las tres tem­po­ra­das sir­vie­ron pa­ra ana­li­zar el panorama po­lí­ti­co y so­cial de aquel país des­de la óp­ti­ca del tra­ta­mien­to in­for­ma­ti­vo y las tri­ful­cas de sus pro­fe­sio­na­les, li­de­ra­dos por una es­tre­lla de la te­le­vi­sión que ini­cia una cru­za­da con­tra el Tea Party por en­ten­der que es­ta fac­ción de de­re­chas del Par­ti­do Re­pu­bli­cano con el que él se iden­ti­fi­ca es­tá em­pe­zan­do a al­te­rar las ba­ses ideo­ló­gi­cas que han he­cho gran­de a Amé­ri­ca. O sea, con las ga­fas de hoy, to­do lo que ha per­mi­ti­do que Do­nald Trump lle­ga­ra a la Ca­sa Blan­ca. A sus puer­tas, es­ta se­ma­na se ha he­cho no­tar con la mis­ma con­tun­den­cia que lo hi­zo du­ran­te el úl­ti­mo año. Y, an­tes, fus­ti­gan­do can­di­da­tos du­ran­te ca­tor­ce años al fren­te de un reality. Y, an­tes, co­mo em­pre­sa­rio pre­sio­nan­do y des­pi­dien­do car­gos di­rec­ti­vos de sus múl­ti­ples em­pre­sas du­ran­te dé­ca­das. Si lo hi­zo des­de lo al­to de sus to­rres cro­ma­das, ¿qué le va a im­pe­dir ha­cer­lo des­de la Ca­sa Blan­ca?

El di­le­ma en­tre los que pen­sa­ban que el elec­to iría vi­ran­do a me­jor y quie­nes opi­na­ban que don­de hu­bo fue­go siem­pre que­da­rán res­col­dos ha que­da­do re­suel­to. En cues­tión de ho­ras, po­cas, el con­tras­te con Oba­ma no po­día ha­cer­se más evi­den­te. Así, la con­tun­den­cia del en­tran­te ya ha em­pe­za­do a en­te­rrar la re­tó­ri­ca del sa­lien­te, que se des­pi­dió con lá­gri­mas en los ojos, ca­nas en la ca­be­za, arru­gas en la fren­te y fra­ses bien cons­trui­das pa­ra que so­na­ran me­jor al mun­do con­vul­so con el que ha te­ni­do que con­vi­vir y que de­ja su­mi­do en el mar de las mis­mas du­das que su su­ce­sor pro­me­te re­sol­ver.

El pró­xi­mo vier­nes, el me­jor ora­dor de su ge­ne­ra­ción, se­gún la BBC, de­ja­rá pa­so al más bri­bón de su ba­rrio, se­gún sus ami­gos de ju­ven­tud. Quie­re que aquel país vuel­va a ser lo gran­de que fue sin con­cre­tar en re­la­ción con cuán­do. Su­po­nien­do que se re­fie­ra al pe­rio­do cen­tral del si­glo XX, se de­du­ce que pien­sa cons­truir el nue­vo im­pe­rio con las mu­je­res en ca­sa, los gais en el ar­ma­rio y los ne­gros e his­pa­nos mar­gi­na­dos. Los ac­to­res, ame­na­za­dos; la in­dus­tria, con­di­cio­na­da; los me­dios, cau­ti­vos, y los ri­va­les, des­ar­ma­dos. Una par­te blan­ca de la so­cie­dad en­can­ta­da y la otra es­con­di­da tras la ley del si­len­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.