Coar­ta­da

Trump se mo­fa de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca y no se preo­cu­pa por ser co­rrec­to, ni po­lí­ti­ca ni per­so­nal­men­te

La Vanguardia - - OPINIÓN - Car­les Ca­sa­jua­na

Con los ad­je­ti­vos y con los ad­ver­bios se pue­den ha­cer ma­ra­vi­llas. De­cir que una co­sa es co­rrec­ta, por ejem­plo, sig­ni­fi­ca que es­tá bien, que es­ta­mos con­for­mes, que de acuer­do. Pe­ro si de­ci­mos que es teó­ri­ca­men­te co­rrec­ta ya es­ta­mos di­cien­do otra co­sa. Es­ta­mos di­cien­do que, en reali­dad, no es co­rrec­ta, que pue­de pa­re­cer­lo so­bre el pa­pel pe­ro que no lo es. Y, ba­jo mano, es­ta­mos aña­dien­do que la per­so­na que sos­tie­ne que es co­rrec­ta es un ra­tón de bi­blio­te­ca, una per­so­na dis­tan­cia­da de la reali­dad, que no ve las co­sas co­mo son. Co­mo si na­da, la es­ta­mos des­ca­li­fi­can­do, la es­ta­mos acu­san­do de no te­ner los pies en el sue­lo.

Es­te po­der de trans­for­ma­ción de los ad­je­ti­vos y de los ad­ver­bios se ob­ser­va to­da­vía con más cla­ri­dad cuan­do ha­bla­mos de si una idea es o no po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta. Pon­ga­mos que al­guien sos­tie­ne –por ejem­plo– que los in­mi­gran­tes no son nin­gu­na car­ga es­pe­cial pa­ra la Se­gu­ri­dad So­cial, por­que sue­len lle­gar so­los, sin sus fa­mi­lias, de mo­do que la pro­por­ción en­tre tra­ba­ja­do­res y per­so­nas a su car­go es más ba­ja en­tre los in­mi­gran­tes que en­tre la po­bla­ción ge­ne­ral.

Si el in­ter­lo­cu­tor le re­pro­cha que de­fien­de es­ta te­sis por­que es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta, ¿qué le es­tá di­cien­do? Pues es­tá afir­man­do de una for­ma in­di­rec­ta que se equi­vo­ca, pe­ro en vez de apor­tar da­tos pa­ra pro­bar­lo –no los en­con­tra­ría–, lo des­ca­li­fi­ca dan­do a en­ten­der que él sa­be per­fec­ta­men­te que lo que di­ce no es ver­dad y que só­lo lo di­ce por te­mor a que los guar­dia­nes de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca se le echen en­ci­ma. Es de­cir, le es­tá acu­san­do de no atre­ver­se a de­cir lo que pien­sa, de no te­ner el co­ra­je de re­co­no­cer lo que se su­po­ne que to­dos sa­be­mos, aun­que no sea po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to ad­mi­tir­lo.

La gra­cia del asun­to es que el con­cep­to de co­rrec­ción po­lí­ti­ca apa­re­ció en los años se­ten­ta y ochen­ta co­mo una for­ma iró­ni­ca de fre­nar los ex­ce­sos dog­má­ti­cos de la lu­cha con­tra el ra­cis­mo y el ma­chis­mo. Só­lo lo uti­li­za­ban per­so­nas de iz­quier­das de los círcu­los in­te­lec­tua­les. Pe­ro ha mu­ta­do y –mi­ra por dón­de– se ha con­ver­ti­do en un ins­tru­men­to cla­ve de es­ta for­ma de po­pu­lis­mo y de neo­con­ser­va­du­ris­mo ex­tre­mo que en Es­ta­dos Uni­dos re­ci­be el nom­bre de de­re­cha al­ter­na­ti­va, que lo uti­li­za pa­ra ata­car to­das las for­mas de pro­gre­sis­mo.

Co­mo ha ex­pli­ca­do Moi­ra Wei­gel en The Guar­dian, uno de los pio­ne­ros de es­ta trans­for­ma­ción fue, en 1990, un pe­rio­dis­ta del The New York Ti­mes, Ri­chard Berns­tein, que, en un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “La he­ge­mo­nía cre­cien­te de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca”, ad­vir­tió que las uni­ver­si­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas eran víc­ti­mas de una in­to­le­ran­cia cre­cien­te y que ha­bía ca­da vez más pre­sión pa­ra que to­dos los es­tu­dian­tes se so­me­tie­ran sin de­ba­te a un con­jun­to de opi­nio­nes su­pues­ta­men­te co­rrec­tas so­bre fe­mi­nis­mo, ra­cis­mo, cul­tu­ra, eco­lo­gía, et­cé­te­ra.

Se em­pe­zó a ha­blar de cen­su­ra, de la exis­ten­cia de una po­li­cía del pen­sa­mien­to, de un nue­vo fun­da­men­ta­lis­mo, siem­pre en el mar­co de la crí­ti­ca de cier­tas for­mas de ac­ti­vis­mo iz­quier­dis­ta en las uni­ver­si­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas. Se com­pa­ra­ba la co­rrec­ción po­lí­ti­ca con el mac­cart­his­mo de los años cin­cuen­ta. Ri­chard Berns­tein am­plió su ar­tícu­lo en un li­bro ti­tu­la­do La dic­ta­du­ra de la vir­tud: el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y la ba­ta­lla pa­ra el fu­tu­ro de Amé­ri­ca, en el que aún iba más le­jos y equi­pa­ra­ba el cli­ma in­te­lec­tual de los cam­pus es­ta­dou­ni­den­ses con el rei­na­do del te­rror des­pués de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa.

Po­co a po­co, es­ta mu­ta­ción del con­cep­to aban­do­nó los círcu­los uni­ver­si­ta­rios y fue ga­nan­do te­rreno en el de­ba­te pú­bli­co. La de­re­cha se lo apro­pió pa­ra dis­pa­rar con­tra to­do lo que le in­tere­sa­ba sin te­ner que ha­cer uso de de­ma­sia­da mu­ni­ción in­te­lec­tual. Se con­vir­tió en una for­ma de crip­to­po­lí­ti­ca, de ha­cer po­lí­ti­ca sin que lo pa­re­cie­ra.

Hoy, de­nun­ciar la co­rrec­ción po­lí­ti­ca es una ma­ne­ra de dar­se per­mi­so pa­ra ser ra­cis­ta, ma­chis­ta, xe­nó­fo­bo, ho­mó­fo­bo y reac­cio­na­rio a tra­vés de la des­ca­li­fi­ca­ción uni­ver­sal de to­dos los que lo desaprue­ban. Se su­po­ne que el pen­sa­mien­to po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to es pro­pio de unos pe­re­zo­sos que no quie­ren po­ner a fun­cio­nar las neu­ro­nas y que re­pi­ten sin re­fle­xión ni sen­ti­do crí­ti­co los dog­mas del pen­sa­mien­to pro­gre­sis­ta ha­bi­tual. Pe­ro sue­le ser al re­vés. En reali­dad, los pe­re­zo­sos de ver­dad son los que se es­cu­dan en la in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca pa­ra no te­ner que ar­gu­men­tar lo que di­cen.

Un con­cep­to que na­ció co­mo una de­nun­cia de cier­tas for­mas de or­to­do­xia pro­gre­sis­ta se ha con­ver­ti­do en un ar­ma de los po­pu­lis­tas. Quien me­jor se sir­ve de él es Do­nald Trump, que se mo­fa de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca siem­pre que pue­de y que, co­mo vi­mos en su con­fe­ren­cia de pren­sa del miér­co­les, no se preo­cu­pa en ab­so­lu­to por ser co­rrec­to, ni po­lí­ti­ca­men­te ni per­so­nal­men­te. Ha en­con­tra­do en la bur­la de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca una ban­de­ra pa­ra ata­car a una su­pues­ta éli­te li­be­ral y pro­gre­sis­ta en nom­bre de la gen­te co­rrien­te y una for­ma de pre­sen­tar­se co­mo un hom­bre que no te­me de­cir lo que pien­sa. Es de­cir, una coar­ta­da pa­ra des­pa­char­se con las bar­ba­ri­da­des que to­dos sa­be­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.