Aus­tra­lia: in­glés, sol y tra­ba­jo

La Vanguardia - - TENDENCIAS - CARINA FARRERAS Bar­ce­lo­na

Cre­ce el nú­me­ro de es­tu­dian­tes es­pa­ño­les que mar­chan a las an­tí­po­das

Atraí­dos por las pla­yas de en­sue­ño y la bue­na ca­li­dad de vi­da, mi­les de jó­ve­nes ex­tran­je­ros ate­rri­zan ca­da mes en las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Aus­tra­lia pa­ra lle­nar los cam­pus uni­ver­si­ta­rios del país o las cen­te­na­res es­cue­las de in­glés. Los es­tu­dian­tes son la se­gun­da fuen­te de in­gre­sos del país. Chinos, in­dios, bra­si­le­ños, co­rea­nos, ale­ma­nes y... es­pa­ño­les. Al­gu­nos for­man par­te de un in­ter­cam­bio in­ter­na­cio­nal de su uni­ver­si­dad pe­ro la ma­yo­ría van a apren­der in­glés. Su vi­sa­do es tem­po­ral, al­gu­nos lo pro­lon­gan, otros ex­plo­ran la po­si­bi­li­dad de que­dar­se en un país de opor­tu­ni­da­des, del ta­ma­ño de Eu­ro­pa, con 22 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, cu­ya ad­mi­nis­tra­ción ela­bo­ra una lis­ta de ne­ce­si­da­des la­bo­ra­les: in­ge­nie­rías, me­di­ci­na, en­fer­me­ría, maes­tros...

Ca­da año son más los es­tu­dian­tes es­pa­ño­les que op­tan por el sol, el de­por­te y la aven­tu­ra que les pro­por­cio­na Aus­tra­lia fren­te a otros des­ti­nos co­mo In­gla­te­rra, que tam­bién les per­mi­te tra­ba­jar (20 ho­ras a la se­ma­na) pa­ra man­te­ner­se y via­jar. En el cur­so 2015-2016 se con­ce­die­ron 2.537 vi­sa­dos de es­tu­dian­te en nues­tro país, más del do­ble con res­pec­to a ha­ce cua­tro años. El año pa­sa­do, los vi­sa­dos Wor­king Ho­li­day, que per­mi­ten, gra­cias a un con­ve­nio bi­la­te­ral, tra­ba­jar, es­tu­diar y via­jar por Aus­tra­lia a los me­no­res de 31 años, se ago­tó en días.

Ir a las an­tí­po­das re­quie­re más aho­rro que sal­tar al Reino Uni­do: se cal­cu­la en­tre 5.000 y 6.000 eu­ros pa­ra el pa­go del via­je, el vi­sa­do, la es­cue­la y las pri­me­ras no­ches an­tes de en­con­trar una fuen­te de in­gre­sos pa­ra man­te­ner­se. Con fre­cuen­cia los hos­ta­les dan ca­ma y desa­yuno a cam­bio de tres ho­ras de tra­ba­jo y sir­ven, asi­mis­mo, co­mo lu­gar de con­tra­ta­ción pa­ra otras ocu­pa­cio­nes (lim­pie­za, obra, mu­dan­zas, ca­ma­re­ros o re­par­ti­do­res de flyers, co­mer­cios). Tra­ba­jo po­co cua­li­fi­ca­do (con in­glés más al­to, me­jor pues­to) y es­tan­cias com­par­ti­das en­tre va­rios re­si­den­tes per­mi­te aho­rrar pa­ra via­jar.

Tam­bién es­tá au­men­tan­do el in­te­rés por los pro­gra­mas de in­ter­cam­bios in­ter­na­cio­nal por los que los uni­ver­si­ta­rios pue­den es­tu­diar en cam­pus aus­tra­lia­nos al mis­mo pre­cio que les cos­ta­ría aquí. “Los ho­ri­zon­tes de nues­tros alum­nos han va­ria­do”, sos­tie­ne Su­san-Pe­ne­lo­pe Ballyn, di­rec­to­ra del cen­tro aus­tra­liano de la UB, úni­co en Es­pa­ña. Es­te año, 16 es­tu­dian­tes de es­ta uni­ver­si­dad es­tán en Aus­tra­lia.

La pa­re­ja va­len­cia­na Ál­va­ro Ló­pez y Ma­ría Al­bert, fren­te al Har­bour Brid­ge

LA VAN­GUAR­DIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.