Por los pe­los

La Vanguardia - - TENDENCIAS - Su­sa­na Qua­dra­do

Es­ta se­ma­na ha da­do la vuel­ta al glo­bo –no só­lo el ocu­lar– la me­le­na axi­lar de Lo­la Kirke, ac­triz ideal que in­ter­pre­ta a la oboís­ta de Mo­zart in the Jun­gle, una se­rie con mu­cha mú­si­ca, de la clá­si­ca. Una pe­lam­bre­ra des­ver­gon­za­da en el so­ba­co desafia­ba la im­pe­ca­ble es­té­ti­ca de un ves­ti­do lar­go de An­drew GN con es­co­te co­ra­zón que de­ja­ba des­nu­dos los hom­bros.

Al ob­ser­var­la, pri­me­ro vino la sor­pre­sa. Lue­go, la du­da. Si una gla­mu­ro­sa de Holly­wood le­van­ta el bra­zo en la al­fom­bra ro­ja de los Glo­bos de Oro pa­ra que to­do dios vea el ma­to­jo de la axi­la, ¿se­rá que pron­to cam­bia­rá la mo­da, aho­ra que se lle­va que ellos se ra­su­ren has­ta de­cir bas­ta? ¿Aca­so se es­tán in­vir­tien­do las tor­nas? ¿Vol­ve­re­mos to­das a los abun­dan­tes cha­pa­rros de an­ta­ño? Aque­llo no vol­ve­rá. Pa­ra na­da. Ha­rán fal­ta lus­tros pa­ra que em­pie­ce a que­dar re­sul­tón que una mu­jer se mues­tre con las axi­las tan po­bla­das co­mo las de Chew­bac­ca. No se­rá mains­tream. En épo­cas pre­té­ri­tas, ellas no se ra­su­ra­ban los pe­los. Lo sa­be­mos por­que las he­mos vis­to así en fo­tos y pe­lí­cu­las. Sop­hia Lo­ren o Bar­bra Strei­sand, por ejem­plo.

Pe­ro un día la mo­da cam­bió y las mu­je­res pa­sa­ron a de­pi­lar­se ese hue­co tan sen­si­ble al ro­ce que une bra­zo y tó­rax. Se abo­na­ron en cuer­po y al­ma (ca­da cual se sa­be lo su­yo) a uno de los me­dios más re­fi­na­dos de tor­tu­ra que exis­ten. Des­de en­ton­ces, ha ha­bi­do po­cas ex­cep­cio­nes. En los se­sen­ta y se­ten­ta, qui­zá las hip­pies y al­gu­na fe­mi­nis­ta ra­di­cal li­be­ra­ron bra­zos y pier­nas de la opre­sión de la ce­ra y la ma­qui­ni­lla. Ah, y la fol­kló­ri­ca del Co­rral de la Pa­che­ca, na­da que ver, “¡ozú!”, con su mo­cho tie­so, enor­me y muy ne­gro. En 1999 Julia Ro­berts sor­pren­dió en el es­treno de Not­ting Hill con su ma­ra­ña, pe­ro nun­ca más a ese ve­llo le vi­mos el pe­lo.

Que Madonna abrie­ra ha­ce unos años el efí­me­ro mo­vi­mien­to so­ba­quem­ber que ali­men­ta­ron las re­des pa­re­ce que tam­po­co hi­zo re­gre­sar la nos­tal­gia por el es­ti­lo sal­va­je. Aque­llo fra­ca­só qui­zá co­mo pa­ta­le­ta reivin­di­ca­ti­va fe­mi­nis­ta por dos mo­ti­vos: por la re­sis­ten­cia so­cial a en­ten­der que al­go be­llo no tie­ne por qué res­pon­der al es­tán­dar; y por­que, en el fon­do, exis­ten otras vías mu­cho más efi­ca­ces y ale­ja­das de la co­sa es­té­ti­ca y de la fri­vo­li­dad de las ve­llo­si­da­des axi­la­res pa­ra re­cla­mar una igual­dad de gé­ne­ro a la que to­da­vía no he­mos lle­ga­do.

Así que ellas, mu­chas, ca­si to­das, no­so­tras y las ge­ne­ra­cio­nes que he­mos pa­ri­do se­gui­mos con la tor­tu­ra, mal que nos pe­se. Las hay que han de­ci­di­do lo con­tra­rio, pues bravo por ellas tam­bién. Tu cuer­po, tu de­ci­sión.

¿Es be­llo el ve­llo? Per­so­nal­men­te creo que no, ni có­mo­do, ni es­té­ti­co, ni na­da. Ade­más sue­le ser el so­ba­co con pe­los una zo­na se­cues­tra­da por el mal olor, so­bre to­do cuan­do le aban­do­na la fra­gan­cia. Y a ver quién se fía del des­odo­ran­te. Del tu­fo ace­bo­lla­do, agrio y per­sis­ten­te que emi­te en­ton­ces, na­die pue­de huir. Ni aun­que te lla­mes Lo­la Kirke.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.