Pie­rre Car­din, Bru­ce Wi­llis, Ca­ro­le King o Tom Ford tie­nen man­sio­nes en ven­ta

Pie­rre Car­din, Tom Ford, Bru­ce Wi­llis o Ca­ro­le King tie­nen man­sio­nes en ven­ta

La Vanguardia - - VIVIR - MA­RINO RO­DRÍ­GUEZ

El mer­ca­do de ca­sas de fa­mo­sos es un en­te siem­pre vi­vo, ya que to­da ce­le­bri­dad que se pre­cie tie­ne que te­ner más de una vi­vien­da de lu­jo –eso que to­do el mun­do lla­ma úl­ti­ma­men­te ca­so­plón– e ir cam­bian­do­las por otras más gran­des y sun­tuo­sas a me­di­da que su es­ta­tus e in­gre­sos au­men­tan (o vi­ce­ver­sa). Ade­más, cual­quier ho­gar que ha si­do ha­bi­ta­do por un fa­mo­so tie­ne un pe­di­grí aña­di­do que pue­de ha­cer su­mar al­gún que otro ce­ro a su va­lor real.

Es el ca­so por ejem­plo del ho­gar na­tal del hom­bre más po­pu­lar a día de hoy: Do­nald Trump. Es una ca­sa re­la­ti­va­men­te mo­des­ta de dos plan­tas y cin­co dor­mi­to­rios del ba­rrio neo­yor­kino de Queens que su ac­tual pro­pie­ta­rio com­pró por po­co más de un mi­llón de dó­la­res pe­ro que a par­tir del pró­xi­mo día 20, cuan­do Trump to­me po­se­sión co­mo nue­vo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, pien­sa po­ner a la ven­ta por va­rios mi­llo­nes. Los ex­per­tos en el asun­to es­ti­man que no le fal­ta­rán com­pra­do­res. Trump vi­vió en ella has­ta los cua­tro años, cuan­do su pa­dre co­men­zó a te­ner gran éxi­to con su ne­go­cio de cons­truc­ción y tras­la­dó a su fa­mi­lia a una pro­pie­dad mu­cho más gran­de.

Pe­ro ha­blan­do de pro­pie­da­des ver­da­de­ra­men­te gran­des y ca­ras de fa­mo­sos a la ven­ta, los que se lle­van la pal­ma en es­tos mo­men­tos no son ni po­lí­ti­cos ni po­pu­la­res fi­gu­ras del ci­ne, la te­le­vi­sión, la mú­si­ca o el de­por­te. Se tra­ta de dos es­tre­llas del mun­do de la mo­da: Pie­rre Car­din y Tom Ford, aun­que es­te úl­ti­mo tam­bién se de­di­ca en los úl­ti­mos años, asi­mis­mo con éxi­to, a la rea­li­za­ción de pe­lí­cu­las.

Pie­rre Car­din, aún muy ac­ti­vo a sus 94 años, po­see al me­nos tres gran­des man­sio­nes: el an­ti­guo pa­la­cio de la fa­mi­lia del mar­qués de Sa­de en el pue­blo fran­cés de La­cos­te, uno de los pa­la­ce­tes ve­ne­cia­nos pró­xi­mos al cé­le­bre puen­te de Rial­to, y el Pa­la­cio de las Bur­bu­jas, ubi­ca­do en un acan­ti­la­do a las afue­ras de Can­nes, así lla­ma­do por es­tar in­te­gra­do pre­ci­sa­men­te por una se­rie de es­tan­cias en for­ma de bur­bu­ja co­mu­ni­ca­das en­tre sí. La su­rrea­lis­ta edi­fi­ca­ción fue crea por el arquitecto hún­ga­ro Ant­ti Lo­vag (1920-2014) y Car­din lo com­pró a prin­ci­pios de los no­ven­ta, al po­co de con­cluir­se su cons­truc­ción. Allí se han ce­le­bra­do des­fi­les de mo­da y des­ta­ca­das fies­tas del fes­ti­val de Can­nes con es­pec­tácu­los in­clui­dos, ya que en­tre sus equipamientos fi­gu­ra un au­di­to­rio al ai­re li­bre

pa­ra más de 500 per­so­nas. Car­din lo pu­so a la ven­ta por na­da me­nos que 431 mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro úl­ti­ma­men­te ha re­du­ci­dos sus ex­pec­ta­ti­vas a 317, pe­ro es la se­gun­da man­sión más ca­ra aho­ra a la ven­ta en Eu­ro­pa, se­gún di­ver­sas fuen­tes del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio.

Por su par­te Tom Ford tie­ne a la ven­ta –por 66 mi­llo­nes de eu­ros– su ran­cho de Nue­vo Mé­xi­co (po­see tam­bién man­sio­nes en Bel Air y May­fair), cu­ya ex­ten­sión es una vez y me­dia la de Man­hat­tan. La vi­vien­da prin­ci­pal es una mi­ni­ma­lis­ta cons­truc­ción de ce­men­to y cris­tal en­car­ga­da por Ford al cé­le­bre arquitecto ja­po­nés Ta­dao An­do, que con­tras­ta con el pue­blo del Oes­te de pe­lí­cu­la que es­tá cer­ca de ella. No es una me­tá­fo­ra: en ese de­co­ra­do per­ma­nen­te se han ro­da­do wes­terns co­mo Sil­ve­ra­do, Wild,

Wild West, la nue­va El tren de las 3.10 o la se­rie Lo­ne­so­me Do­ve. Los ran­chos por lo que se ve ya no se lle­van tan­to, pues tam­bién se ven­den los su­yos una es­tre­lla del ci­ne, Bru­ce Wi­llis, y otra de la mú­si­ca, Ca­ro­le King. Am­bos es­tán si­tua­dos en Sun Va­lley (Idaho), uno de los lu­ga­res pre­fe­ri­dos por las ce­le­bri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra sus va­ca­cio­nes en el cam­po. Wi­llis pi­de 5,8 mi­llo­nes de eu­ros por su pro­pie­dad de 9,5 hec­tá­reas, con una ca­sa de 780 m2 (seis dor­mi­to­rios, seis ba­ños, cua­tro chi­me­neas...) ro­dea­da de jar­di­nes y con gran pis­ci­na in­te­gra­da en una pa­red de ro­ca con cas­ca­das. Ma­yor es aún el ran­cho de Ca­ro­le King, que ade­más de la vi­vien­da prin­ci­pal –en el que des­ta­ca la pre­sen­cia de un gran es­tu­dio de gra­ba­ción don­de la com­po­si­to­ra y can­tan­te ha pre­pa­ra­do va­rios de sus dis­cos– in­clu­ye ca­ba­lle­ri­zas y va­rias ca­ba­ñas pa­ra in­vi­ta­dos. Pi­de por él 9,4 mi­llo­nes de eu­ros.

Par­te de la vi­vien­da prin­ci­pal del gran ran­cho de Tom Ford en Nue­vo Mé­xi­co, una mi­ni­ma­lis­ta cons­truc­ción idea­da por el cé­le­bre arquitecto ja­po­nés Ta­dao An­do

.

El in­só­li­to Pa­la­cio de las Bur­bu­jas, en Can­nes, pro­pie­dad de Pie­rre Car­din, que lo ven­de por 317 mi­llo­nes

.

Vis­ta aé­rea de la ca­sa de va­ca­cio­nes en Sun Va­lley del ac­tor Bru­ce Wi­llis

La ca­sa prin­ci­pal del ran­cho en Idaho de la com­po­si­to­ra y can­tan­te Ca­ro­le King, que se ven­de por 9,4 mi­llo­nes

La ca­sa na­tal de Trump en Queens, que sal­drá a la ven­ta en cuan­to ju­re co­mo pre­si­den­te

.

.

.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.