El Ayun­ta­mien­to se jac­ta de im­pe­dir el ho­tel de to­rre Ag­bar

El con­ce­jal de Sant Mar­tí di­ce aho­ra que la re­nun­cia de los pro­mo­to­res res­pon­de a las tra­bas que pu­so el Ayun­ta­mien­to

La Vanguardia - - VIVIR - LUIS BENVENUTY

Coll­bo­ni tam­bién se fe­li­ci­ta de que el edi­fi­cio de la pla­za de las Glò­ries va­ya a ser des­ti­na­do a ofi­ci­nas

El go­bierno de la al­cal­de­sa Ada Co­lau quie­re apun­tar­se un tan­to, ha­cer ver que los pro­mo­to­res que pre­ten­dían con­ver­tir la to­rre Ag­bar en un ho­tel de lu­jo de­sis­ten de sus in­ten­cio­nes gra­cias a sus pre­sio­nes. En un pri­mer mo­men­to, es­te jue­ves por la tar­de, al po­co de ha­cer­se pú­bli­ca la re­nun­cia de Emin Ca­pi­tal y Hos­pi­ta­lity Group a su pro­yec­to ori­gi­nal, fuen­tes mu­ni­ci­pa­les se apre­su­ra­ron a sub­ra­yar que “se tra­ta es­tric­ta­men­te de una de­ci­sión de los pro­mo­to­res, quie­nes pu­die­ron tra­mi­tar la li­cen­cia ho­te­le­ra por­que dis­po­nían de un cer­ti­fi­ca­do de apro­ve­cha­mien­to ur­ba­nís­ti­co”. Los pro­mo­to­res de­ta­lla­ron que su de­ci­sión se de­bía a di­fi­cul­ta­des bu­ro­crá­ti­cas y tam­bién ar­qui­tec­tó­ni­cas. El edi­fi­cio es bien di­fí­cil de trans­for­mar en un ho­tel. Pe­ro lue­go el go­bierno en­ten­dió que no po­día des­apro­ve­char la opor­tu­ni­dad de atri­buir­se al­gún mé­ri­to en to­do es­te asun­to, que qui­zás po­día sa­car al­gún ré­di­to po­lí­ti­co de lo ocu­rri­do. Y el con­ce­jal del dis­tri­to de Sant Mar­tí, Jo­sep Ma­ria Mon­ta­ner, sa­có pe­cho en la te­le­vi­sión del Ayun­ta­mien­to (BTV). Aho­ra ca­li­fi­ca la no­ti­cia de “éxi­to” y de “triun­fo”.

“Es una muy bue­na no­ti­cia pa­ra to­da la ciu­dad –abun­dó el con­ce­jal tam­bién res­pon­sa­ble del área de Vi­vien­da–, y a pe­sar de que res­pon­da a una de­ci­sión del pro­mo­tor lo con­si­de­ra­mos un éxi­to, una vic­to­ria si­mi­lar a la con­se­gui­da a prin­ci­pios de man­da­to, cuan­do lo­gra­mos que el Deuts­che Bank no se con­vir­tie­ra en un ho­tel de lu­jo”. Se­gún Mon­ta­ner, las tra­bas mu­ni­ci­pa­les fue­ron de­fi­ni­ti­vas du­ran­te to­do el pro­ce­so de la to­rre Ag­bar. Los nue­vos pro­pie­ta­rios del in­mue­ble idea­do por el arquitecto Jean Nou­vel tie­nen la in­ten­ción de des­ti­nar­lo a ofi­ci­nas. “El pro­ce­so es muy fa­rra­go­so y la vo­lun­tad del en­torno, de los ve­ci­nos y tam­bién del Ayun­ta­mien­to era que no se hi­cie­ra el ho­tel –abun­dó el con­ce­jal–. De al­gu­na ma­ne­ra la tra­mi­ta­ción de la li­cen­cia no ha te­ni­do fa­ci­li­da­des, y se en­tien­de que se lo ha­yan re­pen­sa­do”.

El úl­ti­mo cha­pa­rrón po­lí­ti­co se pro­du­ce en el mar­co de las ne­go­cia­cio­nes pa­ra de­fi­nir y sa­car ade­lan­te el Plan Es­pe­cial Ur­ba­nís­ti­co de Alo­ja­mien­tos Turísticos (Peuat). CiU, Ciu­ta­dans y PP, los gru­pos que tra­tan de fle­xi­bi­li­zar las res­tric­cio­nes que pla­nea el go­bierno mu­ni­ci­pal, se mos­tra­ron muy de­cep­cio­na­dos con los acon­te­ci­mien­tos. En­tien­den que el go­bierno no de­be­ría sen­tir­se tan or­gu­llo­so de su ac­tua­ción. ERC y la CUP, en cam­bio, ce­le­bran que la to­rre Ag­bar no va­ya a con­ver­tir­se en un ho­tel. Y tam­bién lo ha­ce, aun­que con me­nos en­tu­sias­mo, el PSC. Y es que uno de los ob­je­ti­vos de los so­cia­lis­tas en el mo­men­to de en­trar en el go­bierno era me­jo­rar las re­la­cio­nes del Ayun­ta­mien­to con el sec­tor em­pre­sa­rial.

El con­ver­gen­te Jor­di Mar­tí la­men­ta que “Bar­ce­lo­na lan­ce al mun­do el men­sa­je de que ya no son bien­ve­ni­das las in­ver­sio­nes de ca­pi­tal in­ter­na­cio­nal y los pro­yec­tos de al­to va­lor aña­di­do que ge­ne­ran gran can­ti­dad de pues­tos de tra­ba­jo y que im­pul­san un sec­tor tu­rís­ti­co de ca­li­dad”. Carina Me­jías, lí­der de Ciu­ta­dans, til­da el pro­ce­der del go­bierno de “frí­vo­lo”. “Es preo­cu­pan­te –si­gue Me­jías– que el go­bierno pre­su­ma de ha­ber pues­to to­das las tra­bas ad­mi­nis­tra­ti­vas po­si­bles. Así per­de­mos in­ver­sio­nes y em­pleos. Es­tá per­ju­di­can­do de ma­ne­ra gra­ve la ima­gen de Bar­ce­lo­na y li­mi­tan­do la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca”. “Co­lau se ha con­ver­ti­do en un las­tre pa­ra Bar­ce­lo­na –aña­de el po­pu­lar Al­ber­to Fer­nán­dez–. Su ta­li­ba­nis­mo fre­na la in­ver­sión y el em­pleo”.

El re­pu­bli­cano Al­fred Bosch atri­bu­ye la re­nun­cia de los pro­mo­to­res a una de­ci­sión em­pre­sa­rial, pe­ro tam­bién se­ña­la que es­ta no­ti­cia “de­mues­tra que al­gu­nas co­sas que pa­re­cen irre­ver­si­bles a ve­ces no lo son tan­to”. “No­so­tros no es­ta­mos en con­tra de los ho­te­les –agre­gó Bosch–, es­ta­mos a fa­vor de un tu­ris­mo sos­te­ni­ble y de ca­li­dad”.

El se­gun­do te­nien­te de al­cal­de, el so­cia­lis­ta Jau­me Coll­bo­ni, no quie­re abrir fi­su­ras en el pac­to que le lle­vó al go­bierno. “Que la to­rre Ag­bar se de­di­que a ofi­ci­nas es una bue­na no­ti­cia. Ayu­da­rá a di­ver­si­fi­car la eco­no­mía de la ciu­dad”.

ÀLEX GARCIA / ARCHIVO

La es­truc­tu­ra de la to­rre Ag­bar tam­bién ha di­fi­cul­ta­do su trans­for­ma­ción en un ho­tel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.