Ries­gos de guar­ni­ción

La Vanguardia - - VIVIR - Ser­gi Pà­mies

Hay pro­gra­mas que pa­re­cen crea­dos pa­ra asu­mir su con­di­ción de guar­ni­ción y no de pla­to prin­ci­pal. Arras­tran una car­ga me­dia­na de ries­go y ba­san su po­der de su­per­vi­ven­cia en unas ex­pec­ta­ti­vas es­ca­sas. Sin em­bar­go, se aca­ban so­me­tien­do a los aza­res inexo­ra­bles del des­tino y fra­ca­san y triun­fan en fun­ción de fac­to­res in­son­da­bles. Tot o res, con­cur­so es­tre­na­do en TV3 pa­ra ocu­par el exi­to­so va­cío de

El gran dic­tat, se iden­ti­fi­ca por es­tos in­gre­dien­tes de fal­ta de am­bi­ción y de me­dios de épo­ca de cri­sis. Una de las con­se­cuen­cias del cre­ci­mien­to par­cial­men­te mi­nis­te­rial de TV3 es la ne­ce­si­dad de re­cor­tar bru­tal­men­te su es­truc­tu­ra y re­nun­ciar a cier­ta am­bi­ción no só­lo pre­su­pues­ta­ria sino tam­bién con­cep­tual. Y Tot o res, que po­dría ha­ber­se lla­ma­do Bas­tant i no

gai­re, ten­drá que ha­cer­se un hue­co gra­cias al ni­vel de fi­de­li­za­ción del es­pec­ta­dor de TV3, su­pe­rior al de otras ca­de­nas, y al há­bi­to crea­do por El gran dic­tat. La com­pa­ra­ción en­tre for­ma­tos y pre­sen­ta­do­res es es­pe­cial­men­te odio­sa. Ni la for­ma ni el con­te­ni­do de Tot o res tie­nen la den­si­dad y el ri­gor vi­sual de El

gran dic­tat y Ares Tei­xi­dó, su presentadora, tie­ne el ins­tin­to de man­te­ner­se en una zo­na de sim­pa­tía y pru­den­cia ale­ja­da del re­per­to­rio de ma­ti­ces a los que nos acos­tum­bró Òs­car Dal­mau. La de­no­mi­na­ción de con­cur­so de cul­tu­ra ge­ne­ral es, en reali­dad, de cul­tu­ra de ac­tua­li­dad y, pues­tos a ser cons­truc­ti­vos, yo ilu­mi­na­ría más el pla­tó pa­ra evi­tar una apa­rien­cia te­ne­bro­sa.

RECICLARSE Y MO­RIR. Si­guien­do con los tiem­pos de re­ci­cla­je y aus­te­ri­dad, La Sex­ta ha es­tre­na­do Tú sí que sí , un ta­lent show que imi­ta for­ma­tos pa­re­ci­dos pe­ro con más me­dios. El ele­men­to di­fe­ren­cial es Cris­ti­na Pe­dro­che, que, pe­se a la au­reo­la de éxi­to que la acom­pa­ña (más po­ten­cial que evi­den­te), no pue­de asu­mir to­do el pe­so de la pro­pues­ta. Re­sul­ta­do: aca­ba sien­do uno de esos pro­gra­mas por los que pa­sas al ha­cer zap­ping, otra opor­tu­ni­dad per­di­da o, si las ex­pec­ta­ti­vas se man­tie­nen en­va­sa­das al va­cío, que só­lo as­pi­ran a so­bre­vi­vir.

EL DIS­PA­RA­TE. Tú, yo y mí ava­tar (Cua­tro) es una pro­pues­ta au­to­des­truc­ti­va. Fi­gu­ra que se tra­ta de un pro­gra­ma de ci­tas con per­so­nas in­ter­pues­tas, pe­ro el in­ven­to es de­ma­sia­do so­fis­ti­ca­do pa­ra que el co­mún de los mor­ta­les po­da­mos en­ten­der­lo y bas­tan unos mi­nu­tos de me­tra­je pa­ra in­tuir que no tie­ne sen­ti­do y que só­lo si el in­gre­dien­te de­li­ran­te tu­vie­ra vi­da pro­pia po­dría fun­cio­nar. Por des­gra­cia, da la im­pre­sión de que la con­cien­cia de la po­si­bi­li­dad de fra­ca­sar es, en es­te ca­so, su­pe­rior a la me­dia.

CA­LI­DAD CON­VEN­CIO­NAL. Buen es­treno en An­te­na 3: Pul­sa­cio­nes. Th­ri­ller con mu­chos lu­ga­res co­mu­nes del gé­ne­ro, pe­ro tra­ta­dos con un ni­vel de pro­duc­ción sol­ven­te y con vi­gor ar­gu­men­tal. El efec­tis­mo de la idea ini­cial, que re­cu­pe­ra el mi­to del tras­plan­te que mo­di­fi­ca la per­so­na­li­dad del tras­plan­ta­do, se mez­cla con ele­men­tos de una in­ves­ti­ga­ción que jue­ga a ser un hí­bri­do de se­rie de mé­di­cos, de pe­rio­dis­tas y de po­li­cías. Los aman­tes de una au­to­ría ex­plí­ci­ta no en­con­tra­rán gran­des in­no­va­cio­nes, pe­ro sí una pro­fe­sio­na­li­dad con­ven­cio­nal pa­re­ci­da a la de otras se­ries an­te­rio­res de la mis­ma ca­de­na.

‘Tú sí que sí’ aca­ba sien­do uno de esos pro­gra­mas por los que pa­sas cuan­do ha­ces zap­ping

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.