El áci­do ma­chis­ta des­fi­gu­ra a una miss

Ges­si­ca No­ta­ro, adies­tra­do­ra en un acuario ita­liano y can­tan­te, de 28 años, re­sul­ta he­ri­da gra­ve por un ex­no­vio

La Vanguardia - - TENDENCIAS - EU­SE­BIO VAL Ro­ma. Co­rres­pon­sal

El eterno cóc­tel ex­plo­si­vo de la vio­len­cia ma­chis­ta y los ce­los ha vuel­to a co­brar­se una víc­ti­ma, es­ta vez en Ita­lia, con el agra­van­te de que el agre­sor no só­lo qui­so ha­cer da­ño a la mu­jer sino arrui­nar pa­ra siem­pre su be­lle­za. Ges­si­ca No­ta­ro, de 28 años, que fue miss Ro­ma­ña y fi­na­lis­ta en el cer­ta­men de Miss Ita­lia, su­frió un bru­tal ata­que con áci­do en la no­che el pa­sa­do mar­tes, a las afue­ras de la ciu­dad de Rí­mi­ni, en la cos­ta adriá­ti­ca. El pre­sun­to au­tor –ella lo re­co­no­ció, pe­ro él no ha con­fe­sa­do to­da­vía– es su ex­no­vio, Jor­ge Ed­son Ta­va­res, de 31 años, na­tu­ral de las is­las de Ca­bo Ver­de.

No­ta­ro, adies­tra­do­ra de del­fi­nes y de lo­bos ma­ri­nos en un acuario –y que in­ten­ta tam­bién abrir­se ca­mino co­mo can­tan­te y bai­la­ri­na–, se re­cu­pe­ra de las que­ma­du­ras que le cau­só el áci­do en el cue­ro ca­be­llu­do, el ros­tro y las pier­nas. Lo peor fue­ron los ojos. No es­tá cla­ro si po­drá con­ser­var por com­ple­to la vi­sión de uno de ellos. Es pro­ba­ble que de­ba so­me­ter­se a va­rias ope­ra­cio­nes pa­ra la re­cons­truc­ción de las par­tes del ros­tro que­ma­das.

La agre­sión de Rí­mi­ni ha te­ni­do un fuer­te im­pac­to me­diá­ti­co en Ita­lia, don­de los crí­me­nes de mo­ti­va­ción ma­chis­ta son fre­cuen­tes. Los ata­ques con áci­do ya no son pri­va­ti­vos de al­gu­nos paí­ses asiá­ti­cos. En el 2013 hu­bo un ca­so muy so­na­do. La víc­ti­ma fue una abo­ga­da de Ur­bino, Lu­cia An­ni­ba­li, a quien unos de­lin­cuen­tes al­ba­ne­ses con­tra­ta­dos por un ex­no­vio, Lu­ca Va­ra­ni, ro­cia­ron con un po­ten­te lí­qui­do co­rro­si­vo, y la des­fi­gu­ra­ron por com­ple­to. An­ni­ba­li sal­vó la vi­da pe­ro hu­bo de so­me­ter­se al cal­va­rio de múl­ti­ples in­ter­ven­cio­nes de ci­ru­gía plás­ti­ca. An­ni­ba­li en­ca­jó su des­tino con mu­cha en­te­re­za y no se es­con­dió, sino al con­tra­rio. La abo­ga­da con­ce­dió en­tre­vis­tas, se de­jó fo­to­gra­fiar y se con­vir­tió en un sím­bo­lo na­cio­nal con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta. Su ex­no­vio fue con­de­na­do a 20 años de cár­cel co­mo ins­ti­ga­dor del ata­que, por in­ten­to de ho­mi­ci­dio.

En el ca­so de No­ta­ro ocu­rrió, co­mo tan­tas ve­ces, que el pre­sun­to ata­can­te ha­bía re­ci­bi­do ya la or­den de ale­ja­mien­to por las ame­na­zas cons­tan­tes y el aco­so al que so­me­tía a su ex­no­via. Ta­va­res ha­bía tra­ba­ja­do en el acuario y tam­bién co­mo guar­daes­pal­das. Se­gún fuen­tes pe­rio­dís­ti­cas, la pa­re­ja se ha­bría co­no­ci­do du­ran­te unas va­ca­cio­nes de ella en Ca­bo Ver­de. La re­la­ción ha­bría du­ra­do dos años. La pren­sa ita­lia­na ha pu­bli­ca­do di­ver­sas fo­tos de la pa­re­ja, ex­traí­das de Fa­ce­book, en las que se les ve en ac­ti­tud ca­ri­ño­sa cuan­do es­ta­ban jun­tos. Es el de­sa­gra­da­ble pea­je que se pa­ga hoy por col­gar imá­ge­nes ín­ti­mas en las re­des so­cia­les.

La se­pa­ra­ción de la pa­re­ja, la pri­ma­ve­ra pa­sa­da, des­en­ca­de­nó una fuer­te reac­ción en él. Una de las ame­na­zas fue col­gar en in­ter­net fil­ma­cio­nes pri­va­das de cuan­do es­ta­ban jun­tos. Fi­nal­men­te se pro­du­jo la de­nun­cia de ella y la or­den ju­di­cial de ale­ja­mien­to.

El ata­que tu­vo lu­gar cer­ca de la vi­vien­da de No­ta­ro. Ella vol­vía a su ca­sa des­pués de des­pe­dir a su ac­tual no­vio en el par­king. Ta­va­res fue de­te­ni­do, pe­ro con­tó que, en la ho­ra en que se pro­du­je­ron los he­chos, es­ta­ba en otra ciu­dad con otra mu­jer. Hu­bo, sin em­bar­go, con­tra­dic­cio­nes en su re­la­to.

No­ta­ro ha agra­de­ci­do to­das las mues­tras de afec­to que le han lle­ga­do y ase­gu­ra que sal­drá ade­lan­te, que lo im­por­tan­te ha si­do ha­ber sal­va­do la vi­da. Lo fun­da­men­tal pa­ra ella re­cu­pe­rar la vis­ta y vol­ver a can­tar. In­clu­so ha anun­cia­do que quie­re sa­car un dis­co.

La agre­sión ma­chis­ta de Rí­mi­ni ha ge­ne­ra­do mu­chos co­men­ta­rios y análisis. Pa­ra la cri­mi­nó­lo­ga clí­ni­ca Fran­ces­ca Gar­ba­rino, es­te ti­po de ata­ques con la con­se­cuen­cia de la dis­tor­sio­na­da edu­ca­ción sen­ti­men­tal de mu­chos va­ro­nes, que vi­ven la rup­tu­ra co­mo una in­jus­ti­cia in­so­por­ta­ble y reac­cio­nan con vio­len­cia. El dia­rio Co­rrie­re de­lla Se­ra ha lle­ga­do a bus­car el ori­gen de es­ta cla­se de dra­mas in­clu­so en la poe­sía clá­si­ca grie­ga, en Ana­creon­te, en esa creen­cia an­ces­tral de que la be­lle­za es el prin­ci­pal te­so­ro de una mu­jer, de ahí que el va­rón, en al­gu­nos ca­sos, quie­ra des­truir esa be­lle­za pa­ra ani­qui­lar la per­so­na­li­dad de la mu­jer, pa­ra ha­cer­le aún más da­ño que ma­tar­la.

En un ca­so pa­re­ci­do, en el 2013, quien ins­ti­gó el ata­que fue con­de­na­do a 20 años de cár­cel

El pre­sun­to agre­sor no su­peró la rup­tu­ra, aco­só a la víc­ti­ma y desoyó la or­den ju­di­cial de ale­ja­mien­to

FA­CE­BOOK

Ges­si­ca No­ta­ro tra­ba­ja co­mo adies­tra­do­ra de del­fi­nes y lo­bos ma­ri­nos en un acuario en Rí­mi­ni

FA­CE­BOOK

La pa­re­ja rom­pió la pa­sa­da pri­ma­ve­ra; en la fo­to, el pre­sun­to agre­sor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.