El ve­te­rano de Vie­na

La Vanguardia - - TENDENCIAS - GEOR­GES PRÊTRE (1924-2017) Di­rec­tor de or­ques­ta FRAN­CO­IS GUI­LLOT / AFP PA­BLO CUBÍ

Iro­nías de la vi­da, ape­nas tres días des­pués de que el ve­ne­zo­lano Gustavo Du­da­mel, a sus 35 años, se con­vir­tie­ra en el di­rec­tor más jo­ven en di­ri­gir a la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Vie­na en el tra­di­cio­nal con­cier­to de Año Nue­vo, nos de­ja­ba Geor­ges Prêtre, que en el 2008 se con­vir­tió pre­ci­sa­men­te en el más ve­te­rano. Era ade­más el pri­mer fran­cés que se po­nía al fren­te del más me­diá­ti­co de los con­cier­tos y la or­ques­ta sa­lió tan en­can­ta­da que le pi­die­ron que re­pi­tie­ra dos años des­pués, con lo que, a los 85 años, ba­tió su pro­pio ré­cord.

Prêtre sor­pren­dió a to­dos los que no le co­no­cían con una ener­gía in­creí­ble y un gran sen­ti­do del hu­mor. Era el año de la Eu­ro­co­pa y el di­rec­tor no du­dó en po­ner una pe­lo­ta en jue­go en me­dio del con­cier­to. Sí, sin du­da fue una sor­pre­sa pa­ra los que se acer­can a la mú­si­ca clá­si­ca só­lo en es­tas fe­chas. Sin em­bar­go, pa­ra los mú­si­cos que te­nía de­lan­te no era más que otra fa­ce­ta de uno de los gran­des.

Por­que se­ría in­jus­to re­du­cir a es­ta anéc­do­ta la ca­rre­ra de Prêtre, un mú­si­co que cu­rio­sa­men­te no era en Fran­cia don­de ha­bía con­se­gui­do ga­nar­se la fa­ma. Fue y se­guía sien­do uno de los di­rec­to­res de or­ques­ta más so­li­ci­ta­dos del mun­do. Aca­ba­ba de to­car con la Fi­lar­mó­ni­ca de Ber­lín y es­te año te­nía pre­vis­to vol­ver a la Sca­la de Mi­lán. Pe­ro la ni­ña de sus ojos era la Fi­lar­mó­ni­ca de Vie­na. Su re­la­ción se re­mon­ta­ba a 1962, cuan­do Her­bert von Ka­ra­jan, que en­ton­ces di­ri­gía la Ópe­ra de Vie­na, le ofre­ció ha­cer­se car­go de las fun­cio­nes de Ca­pric­cio, de Ri­chard Strauss. Des­de en­ton­ces su pre­sen­cia en la ca­pi­tal aus­tria­ca fue asi­dua. En­tre 1986 y 1991 se con­vir­tió en el di­rec­tor ti­tu­lar y se man­tu­vo vin­cu­la­do a la or­ques­ta has­ta su muer­te. “Po­cos co­mo él te­nían el don de ra­len­ti­zar la me­lo­día has­ta ca­si la in­mo­vi­li­dad”, des­ta­ca­ba el dia­rio aus­tría­co Der Stan­dard.

Prêtre era lo más pa­re­ci­do a un ga­lán de ci­ne den­tro de la mú­si­ca clá­si­ca. Al­to, fuer­te, cin­tu­rón ne­gro de judo y un gran ji­ne­te. “Los mú­si­cos son co­mo un ca­ba­llo pu­ra san­gre que só­lo es­pe­ra re­ci­bir los im­pul­sos de quien lo mon­ta”, co­men­tó con sor­na en una oca­sión. Ha­bía na­ci­do en Wa­ziers, en el nor­te de Fran­cia. A los sie­te años ya sor­pren­dió a su fa­mi­lia al se­ña­lar que su in­ten­ción era ser di­rec­tor. Su de­but lle­gó a los 22 años con una ópe­ra en Mar­se­lla. A prin­ci­pios de los se­sen­ta ya apa­re­cía en los gran­des es­ce­na­rios: Lon­dres, Vie­na, Mi­lán y Pa­rís. “Es la res­pues­ta fran­ce­sa a Leo­nard Berns­tein”, de­cía la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se cuan­do se pre­sen­tó por pri­me­ra vez en el Lin­coln Cen­ter de Nue­va York. En 1964, le vino el es­pal­da­ra­zo de­fi­ni­ti­vo: Ma­ria Ca­llas. Prêtre di­ri­gió a la gran di­va en Nor­ma ,en la Ópe­ra de Pa­rís. El éxi­to fue tal, que la so­prano grie­ga lo con­vir­tió en su di­rec­tor fa­vo­ri­to. Le pe­día in­clu­so con­se­jo en las oca­sio­nes en las que no era el di­rec­tor ti­tu­lar. Los dos gra­ba­ron jun­tos una de las me­jo­res ver­sio­nes de Tos­ca y Carmen.

No era par­ti­da­rio de ser di­rec­tor fi­jo de nin­gu­na or­ques­ta. Du­ran­te su di­la­ta­da ca­rre­ra se sen­tía más có­mo­do en el no­ma­dis­mo, aun­que es­tu­vo bre­ve­men­te al fren­te de la Ópe­ra de Pa­rís. Sin em­bar­go, siem­pre ad­mi­tió que su de­bi­li­dad ha­bía si­do la Fi­lar­mó­ni­ca de Vie­na. En el fa­mo­so au­di­to­rio de la Mu­sik­ve­rein di­ri­gió 320 con­cier­tos, el úl­ti­mo, el Bo­le­ro de Ra­vel, el pa­sa­do oc­tu­bre. En­ton­ces ya se le vio can­sa­do, apo­ya­do en un bas­tón por una caí­da re­cien­te. Él, que ha­bía si­do un au­tén­ti­co vol­cán has­ta ha­cia bien po­co, ca­si co­mo un pre­sen­ti­mien­to, se des­pi­dió más afec­tuo­so que nun­ca de sus mú­si­cos, re­par­tien­do be­sos por el ai­re. Te­nía 92 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.