Pit­xot o la poé­ti­ca del ar­te

Una ex­po­si­ción en Bél­gi­ca reivin­di­ca los la­zos con su ami­go Sal­va­dor Da­lí

La Vanguardia - - CULTURA - JO­SEP PLAYÀ MASET

Ha­ce mu­cho tiem­po que el ar­te con­tem­po­rá­neo ha caí­do en el de­sen­can­to. Y, pa­ra­fra­sean­do a Da­lí, se ha abo­ca­do en es­te océano de ‘mier­da’ que pa­re­ce no que­rer aban­do­nar des­de la se­gun­da gue­rra mun­dial”. Es­ta pro­vo­ca­do­ra afir­ma­ción de Jean-Pie­rre De Rycke, con­ser­va­dor del Mu­seo de Be­llas Ar­tes de Tour­nai (al sur de Bél­gi­ca), es el pun­to de par­ti­da no ex­plí­ci­to de la ex­po­si­ción que ha co­mi­sa­ria­do en es­ta pi­na­co­te­ca ti­tu­la­da Da­líPit­xot. Una amis­tad en el co­ra­zón del su­rrea­lis­mo. Una opor­tu­ni­dad pa­ra pre­sen­tar la obra de An­to­ni Pit­xot, un pin­tor que bus­có la be­lle­za en su en­torno mi­ne­ra­ló­gi­co del Cap de Creus, y con­fron­tar­la con su maes­tro y ami­go Sal­va­dor Da­lí, pe­ro tam­bién con fi­gu­ras co­mo Ar­cim­bol­do, Du­re­ro, Frie­drich, Seu­rat, Böc­klin o De Chi­ri­co.

La ex­po­si­ción, que se inau­gu­ró ayer y es­ta­rá abier­ta has­ta el 16 de abril, es la pri­me­ra que se rea­li­za fue­ra de Ca­ta­lun­ya tras la muer­te de An­to­ni Pit­xot el 12 de ju­nio del 2015. Tie­ne la ven­ta­ja ade­más de ofre­cer una vi­sión ex­ter­na so­bre su obra y so­bre las in­fluen­cias que mar­ca­ron su tra­yec­to­ria. Y de ahí que los or­ga­ni­za­do­res no só­lo han in­ten­ta­do mos­trar tra­ba­jos de sus dis­tin­tas épo­cas, a tra­vés de una trein­te­na de pin­tu­ras don­de se per­ci­be una evo­lu­ción, sino tam­bién acom­pa­ñar­los con una cua­ren­te­na de óleos y di­bu­jos de Sal­va­dor Da­lí y de otros ar­tis­tas. Di­ce De Rycke, co­mo con­ti­nua­ción de su ci­ta, que “la in­sig­ni­fi­can­cia, la su­per­fi­cia­li­dad, la in­com­pren­si­bi­li­dad, la in­mo­ra­li­dad, la feal­dad, la tor­pe­za y el mal gus­to se han con­ver­ti­do de­ma­sia­do a me­nu­do en el de­no­mi­na­dor co­mún de una crea­ción oc­ci­den­tal mor­tí­fe­ra, pre­ten­cio­sa y eli­tis­ta, ca­da vez más ale­ja­da de los có­di­gos na­tu­ra­les de la be­lle­za y de la in­te­li­gi­bi­li­dad”. Y fren­te a ese ar­te de­va­lua­do con­tra­po­ne “un ar­te exi­gen­te, be­llo y poé­ti­co”, que arran­ca en el Re­na­ci­mien­to y per­du­ra has­ta un su­rrea­lis­mo que com­bi­na­ba aún el fer­vor es­té­ti­co con la cu­rio­si­dad in­te­lec­tual. Es­te ale­ga­do re­cuer­da, aun­que no se ci­ta, el que hi­cie­ra Sal­va­dor Da­lí en va­rios es­cri­tos o en su film Chaos and Crea­tion (rea­li­za­do en 1960 jun­to con Philippe Hals­man) don­de pa­ro­dia­ba la obra abs­trac­ta de Piet Mon­drian. Y en­la­za con la obra de Pit­xot, que des­de su re­fu­gio de Es Sor­tell, en Ca­da­qués, tras­la­dó su pro­pia aus­te­ri­dad mo­na­cal a una obra ins­pi­ra­da di­rec­ta­men­te en su en­torno mi­ne­ral.

Pit­xot ha­bía na­ci­do en Fi­gue­res en 1934 pe­ro du­ran­te la gue­rra ci­vil su fa­mi­lia vi­vió en el Ro­se­llón y más tar­de se tras­la­dó pri­me­ro a Ma­drid y des­pués a San Se­bas­tián, don­de con­fir­mó su de­di­ca­ción a la pin­tu­ra. Pe­ro no fue has­ta 1966, tras to­mar la ra­di­cal op­ción de en­ce­rrar­se en Ca­da­qués, cuan­do em­pe­zó a desa­rro­llar una pin­tu­ra con un es­ti­lo pro­pio y úni­co. El agua y las ro­cas son su es­ce­na­rio na­tu­ral. El vio­lon­ce­lo que to­ca­ba su pa­dre, el ci­prés que pre­si­día el jar­dín de su ca­sa de Ca­da­qués, el mus­go y los res­tos de ce­rá­mi­ca de los fon­dos ma­ri­nos... son otros ele­men­tos que com­ple­tan su uni­ver­so. En sus obras de fi­na­les de los años se­sen­ta y prin­ci­pios de los se­ten­ta, pa­re­ce co­mo si to­da esa ico­no­gra­fía flo­ta­ra en sus cua­dros. Más tar­de su ima­gi­na­ción le dio for­mas de fi­gu­ras an­tro­po­mór­fi­cas. En ese mo­men­to em­pie­za a co­lo­car ar­te­sa­nal­men­te pie­dras y res­tos de bal­do­sas de co­lo­res que ha­lla en el mar en viejos so­mie­res co­mo si fue­sen es­cul­tu­ras. Lue­go lo tras­la­da a la te­la, en un pro­ce­so a la in­ver­sa del que se­gui­ría un es­cul­tor. El co­mi­sa­rio de la mues­tra de Tour­nai lo com­pa­ra a Pie­ro de­lla Fran­ces­ca cuan­do re­cu­bre con tro­zos de te­la sus fi­gu­ras. De es­te

CON­TE­NI­DO La ex­po­si­ción cuen­ta con 30 óleos de Pit­xot y unos 40 tra­ba­jos de Da­lí y otros ar­tis­tas

IN­FLUEN­CIAS El im­pac­to de las obras de Ar­cim­bol­do, Du­re­ro, Frie­drich, Seu­rat, Böc­klin o De Chi­ri­co

ar­tis­ta tam­bién Da­lí to­mó pres­ta­do el de­ta­lle del hue­vo que cuel­ga de una con­cha pa­ra su

Madonna de Portlli­gat (en la ex­po­si­ción se pue­de ver un es­tu­dio pre­pa­ra­to­rio de es­ta pin­tu­ra, de 1949). Y na­tu­ral­men­te se com­pa­ra con Giu­sep­pe Ar­cim­bol­do, aun­que es­te uti­li­ce pri­mor­dial­men­te le­gum­bres y fru­tas pa­ra sus com­po­si­cio­nes en vez de pie­dras co­mo Pit­xot. Del ar­tis­ta ita­liano se ex­po­ne un di­bu­jo (Fi­gu­ra de me­dio cuer­po for­ma­da por uten­si­lios de co­ci­na) que ins­pi­ró tam­bién otro a Da­lí (Ca­be­za de es­fe­ras a la ma­ne­ra de Ar­cim­bol­do).

De Sal­va­dor Da­lí se pue­den con­tem­plar obras im­por­tan­tes co­mo Gra­di­va re­en­cuen­tra las rui­nas an­tro­po­mór­fi­cas

(1931), El ver­da­de­ro cua­dro de ‘La is­la de los muer­tos’ de Ar­nold Böc­klin a la ho­ra del An­ge­lus

(1932) o El ca­ba­lle­ro de la muer­te (1934). Las fa­mi­lias de Da­lí y Pit­xot te­nían re­la­ción des­de fi­na­les del si­glo XIX cuan­do sus res­pec­ti­vos pa­dre, Sal­va­dor Da­lí, y tío, Pe­pi­to Pi­chot (con gra­fía cas­te­lla­na en­ton­ces) es­tu­dia­ban De­re­cho en Bar­ce­lo­na. Más tar­de el pa­dre Da­lí se fue de no­ta­rio a la pla­za de Fi­gue­res por­que allí vi­vía su ami­go. Y de in­me­dia­to pa­sa­ron a com­par­tir Ca­da­qués co­mo lu­gar de ve­ra­neo. Pe­se a la di­fe­ren­cia de edad, Da­lí y Pit­xot re­ci­bie­ron, aun­que en pe­rio­dos dis­tin­tos, las cla­ses de di­bu­jo del pro­fe­sor Juan Núñez. Y a par­tir de 1973 vol­vie­ron a en­con­trar­se en Ca­da­qués y a ini­ciar una amis­tad que cre­ció en los úl­ti­mos años de en­fer­me­dad de Da­lí. En­ton­ces Pit­xot se con­vir­tió en una com­pa­ñía in­dis­pen­sa­ble, ca­si en la úni­ca per­so­na ca­paz de in­ci­tar­le in­te­lec­tual­men­te, de ape­lar a su sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca cuan­do ya el cuer­po de­bi­li­ta­do de Da­lí se iba des­pi­dien­do de la vi­da. Pe­ro más allá de esa re­la­ción, tam­bién se es­ta­ble­ce una com­pli­ci­dad es­té­ti­ca en­tre am­bos. Un ejem­plo: cuan­do en 1986 Pit­xot em­pie­za a tra­ba­jar so­bre te­mas de ins­pi­ra­ción clá­si­ca, Da­lí le di­ce: “Lo que tie­nes que ha­cer es co­ger de una bra­za­da una mon­tón de pie­dras de tu pla­ya de Sa Con­ca y lan­zar­las so­bre tu me­sa del taller. Y ob­ten­drás La ba­ta­lla de Cons­tan­tino, de Ra­fael”. No sé sa­be si lo hi­zo así, pe­ro Pit­xot pre­sen­tó ese mis­mo año en Bar­ce­lo­na una ex­po­si­ción con es­te tí­tu­lo y va­rias obras que gi­ra­ban en­torno a es­ta te­má­ti­ca. Uno de es­tos óleos, con es­te mis­mo tí­tu­lo, se pre­sen­ta en Tour­nai.

La ex­po­si­ción po­ne de re­lie­ve tam­bién otras in­fluen­cias que jun­to con ese es­pa­cio má­gi­co del Em­por­dà ayu­da­ron a con­for­mar el ADN da­li­niano. La ex­po­si­ción plan­tea hi­pó­te­sis más no­ve­do­sas so­bre la in­fluen­cia de ar­tis­tas co­mo Os­car Rex, Jan Van Kes­sel o Seu­rat. Y otras más co­no­ci­das y es­tu­dia­das co­mo la de Gior­gio de Chi­ri­co, de quien se ex­po­nen In­te­rior me­ta­fí­si­co (1917) y Los es­po­sos

(1926). Otro per­so­na­je cla­ve fue el pin­tor Ra­mon Pi­chot, tío tam­bién de An­to­ni y gran ami­go de Pi­cas­so. Al­gu­nas de sus obras de tin­tes im­pre­sio­nis­tas fue­ron imi­ta­das por el jo­ven Da­lí, co­mo en Ca­la Nans (1920). Pe­ro sus pin­ce­la­das y sus co­lo­res ocres es­tán pre­sen­tes tam­bién en la obra de su so­brino. En el 2017 es­tá pre­vis­to que el MNAC de­di­que pre­ci­sa­men­te una ex­po­si­ción a Ra­mon Pi­chot.

El ca­tá­lo­go de la ex­po­si­ción in­clu­ye pró­lo­gos del con­se­ller de Cul­tu­ra San­ti Vi­la y el al­cal­de de Tour­nai Rudy De­mot­te y ar­tícu­los de Mon­tse Aguer, Mà­rius Ca­rol, Pe­dro Madueño, Pe­re Vehí, Heinz Joa­chim Kum­mer y Jean-Pie­rre de Rycke que in­da­gan en es­ta re­la­ción amis­to­sa y es­té­ti­ca en­tre Da­lí y Pit­xot.

JEAN-PIE­RRE DE RYCKE El co­mi­sa­rio de la mues­tra des­ta­ca el in­te­rés de Pit­xot y Da­lí en el Re­na­ci­mien­to

EL PE­SO DE UNA DI­NAS­TÍA Ra­mon Pi­chot, tío de An­to­ni Pit­xot, tu­vo una de­ci­si­va in­fluen­cia en el pri­mer Da­lí

SU­CE­SIÓN PIT­XOT 2017

Cie­lo de in­vierno y ci­prés, una pin­tu­ra de An­to­ni Pit­xot de 1972, cuan­do se ini­cia su amis­tad con Da­lí

MELITÓ CA­SALS, / FUN­DA­CIÓ GA­LA-SAL­VA­DOR DA­LÍ, FI­GUE­RES, 2017

SU­CE­SIÓN PIT­XOT 2017

Nu­bes so­li­di­fi­ca­das (1968), de An­to­ni Pit­xot

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.