Los co­lo­res del ne­gro

La Vanguardia - - CULTURA - Mà­rius Se­rra

Enero es un mes ne­gruz­co. La se­ma­na que vie­ne se ce­le­bra en Tia­na el quin­to fes­ti­val de no­ve­la ne­gra en ca­ta­lán y la si­guien­te arran­ca el BCNe­gra 17 con la en­tre­ga del VIII Pre­mi Crims de Tin­ta. En ge­ne­ral, es­tos fes­ti­va­les li­te­ra­rios fun­cio­nan por­que al­guien de­ci­de aga­rrar el ti­món con mano fir­me y con­ven­ce a mu­cha gen­te pa­ra que se pon­ga a re­mar. En Bar­ce­lo­na es­te pa­pel de ti­mo­nel lo re­pre­sen­ta el ex­li­bre­ro Pa­co Ca­ma­ra­sa, que tras el cie­rre de la li­bre­ría Ne­gra y Cri­mi­nal si­gue ejer­cien­do de co­mi­sa­rio de BCNe­gra (es­te año del 26 de enero al 4 de fe­bre­ro), de ju­ra­do del Crims de Tin­ta y de pres­crip­tor en su uti­lí­si­mo va­de­mé­cum de la ne­gro cri­mi­na­li­dad li­te­ra­ria San­gre en los es­tan­tes (Des­tino). En Tia­na es­te pa­pel lo jue­ga el no­ve­lis­ta ma­llor­quín Se­bas­tià Ben­na­sar, di­rec­tor del fes­ti­val des­de que en una pre­sen­ta­ción a la tam­bién des­apa­re­ci­do li­bre­ría Ca­ta­lò­nia, re­cla­mó más pre­sen­cia de los au­to­res en ca­ta­lán en fes­ti­va­les. Lo que pa­só pa­re­ce de no­ve­la: una per­so­na en­tre el pú­bli­co se ofre­ció a aco­ger un fes­ti­val es­pe­cí­fi­co. Era la al­cal­de­sa de Tia­na, Es­ter Pu­jol, que tie­ne nom­bre de edi­to­ra y mu­cha afi­ción por la lec­tu­ra de no­ve­la ne­gra. En es­ta quin­ta edi­ción abren con un ho­me­na­je a An­dreu Mar­tín, re­fe­ren­cia in­sos­la­ya­ble del gé­ne­ro, tan­to en ca­ta­lán co­mo en cas­te­llano, y cie­rran con el sar­do Fla­vio So­ri­ga, de quien Al­re­vés pu­bli­có Ne­ro­piog­gia con el tí­tu­lo Plu­ja ne­gra, en tra­duc­ción al ca­ta­lán de Pau Vidal. Más allá de las clá­si­cas me­sas re­don­das con au­to­res co­mo Ra­mon Sol­so­na, Es­pe­ra­nça Camps o Nú­ria Ca­de­nes, en Tia­na prac­ti­can un for­ma­to in­quie­tan­te. Sien­tan a un au­tor du­ran­te diez mi­nu­tos en un si­llón ore­je­ro y le so­me­ten a lo que de­fi­nen co­mo un “in­te­rro­ga­to­ri li­te­ral”. Los pri­me­ros va­lien­tes que se en­fren­ta­rán a ello son Ra­fael Vall­bo­na (un to­do­te­rreno de la li­te­ra­tu­ra), Sal­va­dor Bal­cells (au­tor de una di­ver­ti­da no­ve­la si­tua­da en pleno pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta), Lluís Llort (que fir­ma LLORT, bi­fron­te de troll, y va en ca­mino de trans­for­mar­se en un au­tor de re­fe­ren­cia) y Jor­di de Ma­nuel (que com­pa­gi­na la no­ve­la de te­má­ti­ca cien­tí­fi­ca con el gé­ne­ro ne­gro­cri­mi­nal). Tal vez la evo­lu­ción del in­te­rro­ga­to­rio sea la Cel­da de Ais­la­mien­to, con res­pues­tas por sky­pe.

En la pre­sen­ta­ción del cer­ta­men, Ben­na­sar se di­ri­ge a los lec­to­res del país: “Que aban­do­nen es­te au­to­odio ab­sur­do en el que se han ins­ta­la­do y den una opor­tu­ni­dad a los bue­nos au­to­res lo­ca­les, que los hay, y que sal­gan de la zo­na de con­fort de la lec­tu­ra de nór­di­cos, an­glo­sa­jo­nes y al­gún Ca­mi­lle­ri de vez en cuan­do”. La no­ve­la ne­gra, con sus re­glas de san­gre, es la he­re­de­ra de la tra­di­ción na­tu­ra­lis­ta y un es­pa­cio de con­fluen­cia que abar­ca des­de el pro­ble­ma de ló­gi­ca na­rra­ti­vi­za­do al pe­rio­dis­mo na­rra­ti­vo con vo­lun­tad so­cial. Por eso Ca­ma­ra­sa di­ce a me­nu­do que leer no­ve­las ne­gro­cri­mi­na­les per­mi­te com­pren­der las evo­lu­cio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les. Es­te no­viem­bre, en la pre­sen­ta­ción de su San­gre

en los es­tan­tes, re­co­men­dó leer au­to­res co­mo Pe­le­ca­nos, Pry­ce o Leha­ne pa­ra en­ten­der el triun­fo de Do­nald Trump.

Se­bas­tià Ben­na­sar pi­de a los lec­to­res que den una opor­tu­ni­dad a los bue­nos au­to­res lo­ca­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.