Un nue­vo or­den eco­nó­mi­co mun­dial

La Vanguardia - - OPINIÓN -

CHI­NA e In­dia ten­drán, ha­cia el 2050, eco­no­mías más po­ten­tes que la de Es­ta­dos Uni­dos. De he­cho, Chi­na ya la tie­ne. In­dia la ten­drá ha­cia mi­tad de si­glo. He aquí las prin­ci­pa­les predicciones del es­tu­dio di­vul­ga­do ayer por la consultora Pri­ce­wa­ter­hou­seCoo­pers (PwC). No son es­tas las dos úni­cas eco­no­mías emer­gen­tes a las que se va­ti­ci­na un fu­tu­ro pro­me­te­dor. La lis­ta or­di­nal de las diez eco­no­mías do­mi­nan­tes en el 2050, siem­pre se­gún PwC, es la si­guien­te: Chi­na, In­dia, EE.UU., In­do­ne­sia, Bra­sil, Ru­sia, Mé­xi­co, Ja­pón, Ale­ma­nia y el Reino Uni­do. Es­pa­ña cae­ría de su po­si­ción ac­tual, 15, a la 26.

Los pro­nós­ti­cos son cla­ros: la su­pre­ma­cía eco­nó­mi­ca mun­dial os­ci­la­rá des­de las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les ha­cia las de Orien­te, y tam­bién ha­cia las de otros paí­ses ame­ri­ca­nos muy po­bla­dos. Al tiem­po, la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se, así co­mo las gran­des eu­ro­peas, ini­cia­rán un ca­mino ha­cia atrás, al me­nos en com­pa­ra­ción con las emer­gen­tes. Las ta­sas de cre­ci­mien­to pre­vis­tas son, en es­te sen­ti­do, elo­cuen­tes. La me­dia pa­ra las emer­gen­tes se si­túa al­re­de­dor del 3,5%. En­tre tan­to, se pre­vé que la ta­sa de los paí­ses que aho­ra in­te­gran el G-7 no va­ya mu­cho más allá del 1,6%.

Es­te pro­nós­ti­co de­be to­mar­se con re­ser­vas. Las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les son de cam­bio y no se com­pa­de­cen con un cri­te­rio de cre­ci­mien­to li­neal. Y, aun si el sen­ti­do de la trans­for­ma­ción se man­tu­vie­ra, es po­si­ble que los rit­mos de trans­for­ma­ción no lo hi­cie­ran. De he­cho, otro es­tu­dio de PwC, fe­cha­do ha­ce dos años, au­gu­ra­ba una evo­lu­ción me­nos rá­pi­da. De­cía, por ejem­plo, que el ac­tual vo­lu­men de la eco­no­mía mun­dial se do­bla­ría ha­cia el año 2042. Aho­ra se di­ce que se do­bla­ría ha­cia el 2037 y se tri­pli­ca­ría ha­cia el 2050.

La ma­te­ria­li­za­ción de to­dos es­tos da­tos es­tá su­je­ta a di­ver­sos fac­to­res. No es el me­nos re­le­van­te la nue­va pre­si­den­cia es­ta­dou­ni­den­se, con su de­ri­va an­ti­glo­ba­li­za­do­ra y pro­tec­cio­nis­ta, que po­dría in­tro­du­cir fac­to­res dis­tor­sio­nan­tes de al­can­ce to­da­vía im­pre­de­ci­ble. Tam­po­co es­tá cla­ro en qué me­di­da las gran­des eco­no­mías ac­tua­les pue­dan in­ver­tir en las emer­gen­tes y, de es­te mo­do, par­ti­ci­par mu­cho o po­co en su pu­jan­za. Pe­ro, sean cua­les sean ta­les evo­lu­cio­nes, las co­rrien­tes de fon­do son las que son. Y nos in­di­can que, al me­nos en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, es po­si­ble que en los pró­xi­mos de­ce­nios asis­ta­mos a un traspaso de po­de­res en el ám­bi­to glo­bal. En cual­quier ca­so, pa­re­ce obli­ga­do que los paí­ses eu­ro­peos reac­cio­nen –por ejem­plo, in­no­van­do, su­man­do re­cur­sos y coor­di­nan­do es­tra­te­gias– si de ve­ras as­pi­ran a con­ser­var un po­der eco­nó­mi­co re­le­van­te y una ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.