Las obras maes­tras de Bu­da­pest lle­gan a Ma­drid

Pin­tu­ras de Leo­nar­do, Ra­fael, Ve­láz­quez y Go­ya en­tre las ‘Obras maes­tras de Bu­da­pest’

La Vanguardia - - PORTADA - FER­NAN­DO GAR­CÍA Ma­drid

El afi­cio­na­do a la pin­tu­ra co­rre el ries­go de po­ner­se al­go ner­vio­so al en­trar en los sa­lo­nes del Thys­sen-Bor­ne­mis­za que has­ta el pró­xi­mo 28 de ma­yo aco­gen la ex­po­si­ción Obras

maes­tras de Bu­da­pest. Por­que uno ca­si no sa­be ha­cia dón­de mi­rar cuan­do se ha­lla en me­dio de tal aglo­me­ra­ción de jo­yas del ar­te de to­das las épo­cas, des­de el Re­na­ci­mien­to has­ta las van­guar­dias. Y no es fácil con­cen­trar­se en una so­la obra, por ejem­plo la pe­que­ña es­ta­tua Gue­rre­ro a ca­ba­llo de Leo­nar­do da Vin­ci, mien­tras por el ra­bi­llo del ojo es­tá vien­do, pon­ga­mos por ca­so, la Virgen con el Ni­ño y san Jua­ni­to de Ra­fael, y cuan­do ade­más sa­be que unos me­tros más allá en­con­tra­rá

El al­muer­zo de Ve­láz­quez, La

agua­do­ra y El afi­la­dor de Go­ya y, ya ha­cia el fi­nal, la Da­ma con un aba­ni­co de Ma­net y los Ci­rue­los en flor de Mo­net, por se­guir con otros po­cos ejem­plos.

La ca­li­dad de la ex­po­si­ción, con la que el Thys­sen arran­ca el pro­gra­ma de la tem­po­ra­da en su 25.º aniver­sa­rio, ten­drá hoy su equi­va­len­te de boa­to en el ac­to inau­gu­ral que pre­si­di­rán los Re­yes y el pre­si­den­te de Hun­gría, Ja­nos Áder. Y es que, co­mo ayer des­ta­ca­ban los co­mi­sa­rios de la mues­tra, Gui­ller­mo So­la­na y Mar Bo­ro­bia, las 90 pie­zas reuni­das re­pre­sen­tan “lo me­jor” del ar­te que re­si­de en el país ma­giar, que no es po­co. Y, co­mo tam­bién prue­ba la pre­sen­cia de la em­ba­ja­do­ra hún­ga­ra en la pre­sen­ta­ción de ayer, los man­da­ta­rios de la na­ción cen­troeu­ro­pea desean sa­car pe­cho por su pa­tri­mo­nio.

La opor­tu­ni­dad pa­ra los po­ten­cia­les vi­si­tan­tes de la mues­tra es en to­do ca­so úni­ca, en­tre otras co­sas por­que par­te de las obras –ya col­ga­das y a par­tir de ma­ña­na a la vis­ta del pú­bli­co– no ha­bían via­ja­do nun­ca Es­pa­ña. Y por­que es ra­ro que al­gu­nas de ellas sal­gan del con­jun­to for­ma­do por el Mu­seo de Be­llas Ar­tes y la Ga­le­ría Na­cio­nal de Hun­gría, que por cier­to con­tie­ne la más im­por­tan­te re­co­pi­la­ción de ar­te es­pa­ñol fue­ra de Es­pa­ña.

La cla­ve de que la mues­tra ha­ya po­di­do or­ga­ni­zar­se a pe­sar de to­do se ha­lla en las obras de re­mo­de­la­ción que las au­to­ri­da­des cul­tu­ra­les de Hun­gría han de­ci­di­do afron­tar en su mu­seo na­cio­nal a fin de reuni­fi­car co­lec­cio­nes que en su día se frac­cio­na­ron en fun­ción de la na­cio­na­li­dad de los ar­tis­tas. Esa es al me­nos la ver­sión ofi­cial. El ca­so es que los tra­ba­jos han da­do lu­gar a una lar­ga gi­ra in­ter­na­cio­nal de par­te de los fon­dos, en la cual se ins­cri­be la ex­hi­bi­ción en Ma­drid.

Otro asun­to, no me­nos in­tere­san- te, es por qué la se­lec­ción se ex­po­ne en el Thys­sen y no en el Mu­seo del Pra­do por mu­cho que, se­gún se su­po ayer, los res­pon­sa­bles de la gran pi­na­co­te­ca ma­dri­le­ña ex­pre­sa­ran su in­te­rés por aco­ger­la en cuan­to co­no­cie­ron la opor­tu­ni­dad que la re­for­ma del cen­tro de Bu­da­pest po­día brin­dar­les. Las ra­zo­nes que in­cli­na­ron la ba­lan­za a fa­vor de sus com­pe­ti­do­res pri­va­dos tie­nen que ver no só­lo con cues­tio­nes de ca­len­da­rio del Pra­do, que tam­bién, sino con las raí­ces fa­mi­lia­res del fun­da­dor de la co­lec­ción Thys­sen-Bor­ne­mis­za, así co­mo con la bue­na re­la­ción tra­ba­da ha­ce diez años en­tre los res­pon­sa­bles de las dos ins­ti­tu­cio­nes, se­gún in­di­có Gui­ller­mo So­la­na, quien ade­más de co­mi­sa­rio es el di­rec­tor ar­tís­ti­co del Thys­sen.

Bor­ne­mis­za es el ape­lli­do hún­ga­ro –ob­via­men­te por par­te ma­ter­na– del ba­rón que im­pul­só el gran mu­seo que hoy ad­mi­nis­tra su viu­da. “Él me ha­bla­ba mu­cho de su ma­dre”, di­jo ayer la pro­pia ba­ro­ne­sa, Ti­ta Cer­ve­ra, al pre­sen­tar a la prensa las

Obras maes­tras de Bu­da­pest . La sue­gra de Cer­ve­ra era la tam­bién ba­ro­ne­sa hún­ga­ra Mar­git Bor­ne­mis­za de Kás­zon e Im­pér­fal­va.

El nú­cleo de los fon­dos de­po­si­ta­dos en el Be­llas Ar­tes de Bu­da­pest y la Ga­le­ría Na­cio­nal de Hun­gría tie­ne tam­bién un ori­gen no­bi­lia­rio, pues una por­ción sus­tan­cial de ellos pro­vie­ne de la co­lec­ción de la ca­sa

Es­ter­házy. Den­tro de ella, fue el prín­ci­pe Mi­klós II Es­teházy el que, en las tres pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XIX, ad­qui­rió más de un mi­llar de pin­tu­ras, más mi­les de di­bu­jos y gra­ba­dos. La com­pra más im­por­tan­te se la hi­zo, sien­do em­ba­ja­dor de Aus­tria, al con­de Ed­mund Bour­ke, an­ti­guo em­ba­ja­dor da­nés en Es­pa­ña que ha­bía he­cho in­tere­san­tes com­pras en Ma­drid. Co­mo tan­tas ve­ces ocu­rre en es­tas di­nas­tías, el hi­jo del em­pren­de­dor y ter­ce­ro de los prín­ci­pes Mi­klós no su­po ges­tio­nar el pa­tri­mo­nio y aca­bó por ven­der­lo en su ma­yor par­te al Es­ta­do hún­ga­ro, en el año 1870. Los fon­dos se fue­ron en­ri­que­cien­do con su­ce­si­vas ad­qui­si­cio­nes y do­na­cio­nes, has­ta su­mar las más de 100.000 obras que hoy acu­mu­la.

El mon­ta­je de la ex­po­si­ción hún­ga­ra en el Thys­sen no es ló­gi­ca­men­te gra­tis al cien por cien. En con­tra­par­ti­da, el mu­seo de la ba­ro­ne­sa se ha com­pro­me­ti­do a pres­tar a Bu­da­pest cin­cuen­ta de sus obras a lo lar­go de los pró­xi­mos diez años, así co­mo a co­la­bo­rar con el mu­seo hún­ga­ro en res­tau­ra­cio­nes.

Las Obras maes­tras de Bu­da­pest agru­pan pie­zas de ex­cep­ción de las prin­ci­pa­les es­cue­las eu­ro­peas –es­pa­ño­la, ita­lia­na, ale­ma­na y fla­men­ca– des­de el gó­ti­co tar­dío has­ta el ar­te de van­guar­dia de fi­na­les del XIX. La ex­po­si­ción re­co­rre sie­te sec­cio­nes or­ga­ni­za­das con cri­te­rios aca­dé­mi­cos y cro­no­ló­gi­cos. Pa­ra em­pe­zar, El Re­na­ci­mien­to en el nor­te in­clu­ye obras de Al­ber­to Du­re­ro, Lucas Cra­nach el Vie­jo y Hans Bal­dung Grien, mien­tras que en El re­na­ci­mien­to en el sur es don­de pue­den con­tem­plar­se pie­zas de Leo­nar­do, Lot­to, Ra­fael y Bron­zino.

El Ba­rro­co en Flan­des y Ho­lan­da

pre­sen­ta cua­dros de Ru­bens y Van Dyck; El Ba­rro­co en Ita­lia y Es­pa­ña, de Ve­láz­quez, Alonso Cano o Ca­rrac­ci, y El si­glo XVIII, de Go­ya y de la es­cue­la ve­ne­cia­na (Tie­po­lo, Ca­na­let­to, Guar­di y Be­llot­to). Una sec­ción so­bre La nue­va imagen de la mu­jer, con lien­zos de Ma­net o Ko­kosch­ka, y otra Del Im­pre­sio­nis­mo a las van­guar­dias, con Mo­net o Pis­sa­rro, fi­na­li­zan el iti­ne­ra­rio. Los ner­vios, con­ver­ti­dos ya en ex­ci­ta­ción, pue­den du­rar más.

INAU­GU­RA­CIÓN REAL Felipe VI y Le­ti­zia abri­rán ofi­cial­men­te la ex­po­si­ción jun­to con el pre­si­den­te hún­ga­ro

PRI­VI­LE­GIA­DOS El ape­lli­do hún­ga­ro Bor­ne­mis­za y el víncu­lo con el mu­seo del país, cla­ves de la ex­po­si­ción

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ

Ba­rro­co. Foto a la obra No­li me tan­ge­re, de Alonso

Cano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.