Pró­te­sis con­tra el EI

Ex­per­tos en res­tau­ra­ción re­cons­tru­yen en Ro­ma dos obras da­ña­das a mar­ti­lla­zos por los ico­no­clas­tas del Es­ta­do Is­lá­mi­co en Si­ria

La Vanguardia - - SUMARIO - EU­SE­BIO VAL

Un la­bo­ra­to­rio ita­liano tra­ba­ja pa­ra res­tau­rar dos es­cul­tu­ras ro­ma­nas pro­ce­den­tes del ya­ci­mien­to de Pal­mi­ra que fue­ron des­tro­za­das por el Es­ta­do Is­lá­mi­co, una la­bor que más allá de pro­te­ger la he­ren­cia cul­tu­ral quie­re ser un freno con­tra el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta.

Las pró­te­sis son el úni­co re­me­dio pa­ra las ampu­tacio­nes, tam­bién las cul­tu­ra­les. Ita­lia, una po­ten­cia mun­dial en la res­tau­ra­ción de pa­tri­mo­nio, es­tá ayu­dan­do a re­pa­rar en lo po­si­ble el enor­me da­ño cau­sa­do por la fu­ria ico­no­clas­ta del Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) en las rui­nas de Pal­mi­ra.

Pron­to se­rán de­vuel­tos a Si­ria dos bus­tos fu­ne­ra­rios –re­lie­ves so­bre pie­dra–, de hom­bre y de mu­jer, cu­ya an­ti­güe­dad se es­ti­ma en­tre los si­glos II y III des­pués de Cris­to. Du­ran­te dos me­ses, en un la­bo­ra­to­rio es­pe­cia­li­za­do de Ro­ma, las obras han si­do ob­je­to de un so­fis­ti­ca­do tra­ta­mien­to, con las téc­ni­cas más mo­der­nas, pa­ra que re­cu­pe­ren al má­xi­mo la fi­so­no­mía y el es­plen­dor pre­vios al bár­ba­ro ata­que.

“Es­ta­mos muy or­gu­llo­sos de es­ta ope­ra­ción por­que va­lo­ri­za las gran­des com­pe­ten­cias que tie­ne Ita­lia co­mo na­ción en el cam­po de la res­tau­ra­ción y por­que he­mos in­sis­ti­do mu­cho en la di­plo­ma­cia cul­tu­ral, en el diá­lo­go en­tre paí­ses, in­clu­so cuan­do las cir­cuns­tan­cias son muy di­fí­ci­les”, de­cla­ró ayer el mi­nis­tro de Cul­tu­ra ita­liano, Da­rio Fran­ces­chi­ni, en la pre­sen­ta­ción a la prensa in­ter­na­cio­nal en el Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Con­ser­va­ción y Res­tau­ra­ción, en el ba­rrio del Tras­té­ve­re.

El Go­bierno de Ro­ma, en efec­to, no só­lo se sien­te sa­tis­fe­cho de mos­trar su con­tri­bu­ción a sal­var un te­so­ro cul­tu­ral, sino de su ha­bi­li­dad di­plo­má­ti­ca. Se con­si­de­ra que las dos obras res­tau­ra­das son las úni­cas pie­zas ar­queo­ló­gi­cas que han lo­gra­do sa­lir le­gal­men­te en los úl­ti­mos años de la zo­na de con­flic­to en Si­ria e Irak. Es co­no­ci­do que mu­cho pa­tri­mo­nio ha si­do sa­quea­do y se ha ven­di­do y lle­va­do al ex­tran­je­ro de mo­do clan­des­tino, en par­te pa­ra fi­nan­ciar al EI. Ro­ma ha ne­go­cia­do con los res­pon­sa­bles ar­queo­ló­gi­cos del ré­gi­men de El Asad, a pe­sar de que los dos paí­ses no man­tie­nen re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas. Por eso las obras de­bie­ron via­jar pri­me­ro a Bei­rut, en di­ciem­bre pa­sa­do. Allí se hi­zo car­go de ellas el en­car­ga­do de ne­go­cios de la embajada ita­lia­na, que las fac­tu­ró ha­cia Ro­ma. Los dos re­lie­ves res­tau­ra­dos vo­la­rán de nue­vo a la ca­pi­tal li­ba­ne­sa el pró­xi­mo 27 de fe­bre­ro, pa­ra lue­go pro­se­guir via­je has­ta Da­mas­co.

Los dos bus­tos es­ta­ban ex­pues­tos en el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Pal­mi­ra. No pu­die­ron po­ner­los sal­vo an­tes de la lle­ga­da del EI por­que es­ta­ban cla­va­dos en la pa­red. Los yiha­dis­tas in­ten­ta­ron des­truir­los a mar­ti­lla­zos. En el pe­rio­do en que el EI fue des­alo­ja­do de la zo­na, las obras fue­ron re­cu­pe­ra­das y tras­la­da­das a Da­mas­co. La idea es que vuel­van a Pal­mi­ra cuan­do el EI vuel­va a ser ex­pul­sa­do de allí.

El bus­to de mu­jer ha si­do re­com­pues­to por­que los tro­zos arran­ca­dos que­da­ron en el sue­lo. En el ca­so del hom­bre, fal­ta­ba un pe­da­zo. Gra­cias a téc­ni­cas di­gi­ta­les y tri­di­men­sio­na­les, se ha con­se­gui­do ima­gi­nar la par­te que fal­ta y re­pro­du­cir­la, usan­do pol­vo de ny­lon. Es­ta pró­te­sis, pe­ga­da con ima­nes, es re­ver­si­ble. Si por ca­sua­li­dad se ha­lla­ra el tro­zo que fal­ta, po­dría res­tau­rar­se el bus­to con aún ma­yor fi­de­li­dad.

En la ope­ra­ción ha in­ter­ve­ni­do la Aso­cia­ción En­cuen­tro de Ci­vi­li­za­cio­nes, que pre­si­de Francesco Ru­te­lli, exal­cal­de de Ro­ma y ex­vi­ce­pri­mer mi­nis­tro. Ru­te­lli re­cha­zó las crí­ti­cas de quie­nes con­si­de­ran una fri­vo­li­dad preo­cu­par­se de pie­dras y no de la gen­te que su­fre la tra­ge­dia de la guerra. “Es al con­tra­rio –sos­tu­vo el exal­cal­de–. No que­re­mos que el re­torno bru­tal de la ico­no­clas­tia en el si­glo XXI sea con­si­de­ra­do un pro­ble­ma mar­gi­nal. Gol­pea los ci­mien­tos de nues­tra ci­vi­li­za­ción com­par­ti­da, ro­ba las iden­ti­da­des de la gen­te y, con ellas, nos ro­ba a to­dos”. Ru­te­lli re­cor­dó que du­ran­te la guerra ci­vil es­pa­ño­la se dio uno de los po­cos ejem­plos en la his­to­ria en el que los dos ban­dos, fran­quis­tas y re­pu­bli­ca­nos, se pu­sie­ron de acuer­do pa­ra sal­var el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de Ma­drid, pa­ra po­ner a sal­vo obras del Pra­do y del Es­co­rial. En Pal­mi­ra, “Ita­lia quie­re dar tes­ti­mo­nio de que la úl­ti­ma pa­la­bra res­pec­to al pa­tri­mo­nio no la tie­nen los te­rro­ris­tas”, in­sis­tió Ru­te­lli, quien ex­pre­só el de­seo de efec­tuar más res­tau­ra­cio­nes, pro­ce­den­tes de Si­ria, de Li­bia y de cual­quier otro país.

Ita­lia, que lan­zó la idea, en el marco de la ONU, de los cas­cos azu­les de la cul­tu­ra –pa­ra pre­ve­nir el ex­po­lio o re­cu­pe­rar pa­tri­mo­nio en áreas de con­flic­to–, or­ga­ni­za­rá un en­cuen­tro sin pre­ce­den­tes co­mo an­fi­trión del pró­xi­mo G-7. Los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno se re­uni­rán en Taor­mi­na (Si­ci­lia), en ma­yo, pe­ro dos me­ses an­tes se ha con­vo­ca­do en Flo­ren­cia a los ti­tu­la­res de Cul­tu­ra pa­ra con­ven­cer­los de la ur­gen­cia de tu­te­lar el pa­tri­mo­nio y del po­der de la cul­tu­ra co­mo ins­tru­men­to de diá­lo­go a es­ca­la glo­bal.

“Que­re­mos mos­trar que la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre el pa­tri­mo­nio no la tie­nen los te­rro­ris­tas”, di­ce Francesco Ru­te­lli

DOMENICO STINELLIS / AP

Las dos pie­zas, ayer en el ta­ller del Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Con­ser­va­ción y Res­tau­ra­ción de Ro­ma, en el que se es­tán tra­tan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.