“Que lo re­cuer­den co­mo fue: bueno, ge­ne­ro­so, hu­mil­de y ho­nes­to”

Los pa­dres y el her­mano de Pa­blo Pé­rez, la víc­ti­ma nú­me­ro 15 del 17-A, lo evo­can al cum­plir­se un mes del aten­ta­do de la Ram­bla

La Vanguardia - - FRONT PAGE - MAYKA NA­VA­RRO Bar­ce­lo­na

Un mes des­pués del aten­ta­do del 17 de agos­to, La Van­guar­dia re­cons­tru­ye lo que fue­ron las ho­ras y los días pos­te­rio­res pa­ra la fa­mi­lia de una de sus víc­ti­mas, Pa­blo Pé­rez, apu­ña­la­do por You­nes Abou­yaa­qoub... Has­ta que se su­po del fi­nal de su hui­da y, ante el fé­re­tro de Pa­blo, su ma­dre dijo: “Ca­ri­ño, mar­cha tran­qui­lo, que los Mos­sos ya co­gie­ron a tu ase­sino”.

“Que lo re­cuer­den co­mo fue, un hom­bre bueno, ge­ne­ro­so hu­mil­de y ho­nes­to”, ex­pli­ca su ma­dre

“No sé si al­gu­na vez te has vis­to en al­go pa­re­ci­do”. Me lo pre­gun­tó el sá­ba­do Gui­ller­mo Pé­rez, ca­mino de la es­ta­ción de tren de Vi­la­fran­ca del Pe­ne­dès.

No. Es di­fí­cil que un su­ce­so ya tan te­rri­ble co­mo ser víc­ti­ma de un aten­ta­do te­rro­ris­ta ten­ga las con­no­ta­cio­nes de in­cer­ti­dum­bre y cruel­dad que su­frie­ron la fa­mi­lia de Pau Pé­rez, sus pa­dres, su her­mano, su abue­la, su pri­ma, sus tíos, sus ami­gos… Pau, el ma­yor de Con­chi­ta y de Jose Ma­ri, fue ofi­cial­men­te re­co­no­ci­do la víc­ti­ma nú­me­ro 15 de los aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na días des­pués de ha­ber si­do ase­si­na­do por You­nes Abou­yaa­qoub . El jo­ven de 34 años no es­ta­ba esa tar­de en la Ram­bla. El des­tino, la des­di­cha, la ma­la suer­te… to­do eso qui­so que aquel jue­ves 17 de agos­to Pau de­ci­die­ra a úl­ti­ma ho­ra acer­car­se con su Ford Fo­cus blan­co has­ta Bar­ce­lo­na pa­ra en­con­trar­se con unos ami­gos, coo­pe­ran­tes co­mo él, en las fies­tas de Grà­cia. Es­ta­cio­nó en la Zo­na Uni­ver­si­tà­ria pa­ra mo­ver­se des­pués en me­tro. No tu­vo op­ción de ba­jar­se del co­che. De­bió de pen­sar que aquel jo­ven le iba a ro­bar. In­ten­tó re­sis­tir­se. Se de­fen­dió. Pe­ro su ase­sino iba ar­ma­do, le apu­ña­ló y le aban­do­nó po­co des­pués en su co­che, fren­te al edi­fi­cio Wal­den de Sant Just Des­vern.

El re­la­to de có­mo su­ce­die­ron aque­llos te­rri­bles mo­men­tos se pue­de reha­cer aho­ra del ti­rón, co­lo­can­do una pa­la­bra tras otra, sin lap­sus, ni pre­gun­tas sin res­pues­tas, ni in­te­rrup­cio­nes. Pe­ro aque­llos días no. En esas jor­na­das, la fal­ta de res­pues­tas se hi­zo un hue­co in­men­so jun­to al do­lor.

Pau, Pa­blo co­mo lo lla­man y quie­ren los su­yos, ha­bía pa­sa­do nue­ve días con sus pa­dres en Be­ni­càs­sim, en ca­sa de la her­ma­na de su ma­dre, y muy pe­ga­do a su abue­la Pau­la, a la que pro­me­tió or­ga­ni­zar en oc­tu­bre una gran fies­ta pa­ra su 90.º cum­plea­ños. Su her­mano Gui­ller­mo ha­bía re­gre­sa­do a Bar­ce­lo­na unos días an­tes, pa­ra em­pe­zar a tra­ba­jar. Aquel 16 de agos­to ju­ga­ba el Bar­ce­lo­na contra el Madrid, y el fut­bo­le­ro de Pa­blo vol­vió a Vi­la­fran­ca pa­ra ver la fi­nal de la Su­per­co­pa por te­le­vi­sión con un ami­go. Aún vi­vía con sus pa­dres, lle­va­ba un par de años tra­ba­jan­do en una em­pre­sa au­xi­liar de la Seat y se­guía dur­mien­do en su pe­que­ña ca­ma de es­tu­dian­te, en un cuar­to con las es­tan­te­rías aba­rro­ta­das de li­bros, tro­feos de sus años de fut­bo­lis­ta y un mon­tón de re­cue­ros de sus via­jes por me­dio mun­do. ¡Cuán­to le gus­ta­ba via­jar!

Ese jue­ves se des­per­tó tar­de. Te­le­fo­neó a su pa­dre y de­bió de co­mer al­go en ca­sa. Un ami­go que ha­bía co­no­ci­do en uno de sus via­jes de coope­ran­te le co­men­tó que ha­bía que­da­do con otra gen­te en las fies­tas de Grà­cia. Y se apun­tó.

Mien­tras él via­ja­ba ha­cía Bar­ce­lo­na, You­nes Abou­yaa­qoub inun­dó de san­gre y do­lor la Ram­bla. Eran las 16.56 ho­ras. Cuan­do tras­cen­dió que el atro­pe­llo ha­bía si­do un aten­ta­do te­rro­ris­ta, Pa­blo res­pon­dió al­gu­nos men­sa­jes. El ami­go con el que ha­bía que­da­do le es­cri­bió pa­ra de­cir­le que en­tra­ba en el me­tro, y Pa­blo res­pon­dió que aca­ba­ba de apar­car en la zo­na uni­ver­si­ta­ria.

“En­vié un men­sa­je a mi hi­jo pa­ra ver si es­ta­ba bien. Lo le­yó, pe­ro no me res­pon­dió”, re­cuer­da Con­chi­ta. En ese mo­men­to es­ta­ban más pen­dien­tes de Gui­ller­mo, que tra­ba­ja y vi­ve en Bar­ce­lo­na. Pe­ro en­se­gui­da el pe­que­ño lla­mó a sus pa­dres pa­ra tran­qui­li­zar­les. “Al­go pa­sa­ba con mi her­mano. Lo no­ta­ba. Te­nía el te­lé­fono apa­ga­do, y era muy ra­ro que no me hu­bie­ra lla­ma­do pa­ra pre­gun­tar có­mo es­ta­ba yo”. La ma­dre pen­só que “co­mo tan­tas otras ve­ces” el mó­vil de su hi­jo se ha­bría que­da­do sin ba­te­ría.

Aque­llos pri­me­ros ins­tan­tes los pa­sa­ron co­mo to­do el mun­do, en­gan­cha­dos a las no­ti­cias de lo que pa­sa­ba en Bar­ce­lo­na. Con­mo­vi­dos por el do­lor por aque­llas víc­ti­mas de la Ram­bla y con el con­ven­ci­mien­to de que Pa­blo es­ta­ría con al­gún ami­go en la pla­ya, en Vi­la­no­va.

Mi­nu­tos an­tes de las 7 de la tar­de, un Ford Fo­cus blan­co se sal­tó un con­trol po­li­cial en la Dia­go­nal, arro­llan­do y de­jan­do mal­he­ri­da a una mos­sa. Se es­tre­me­cie­ron.

“Mi hi­jo no po­día ser. Pe­ro no en­ten­día por qué na­die sa­bía dón­de es­ta­ba y có­mo po­día te­ner aún el te­lé­fono apa­ga­do”. Gui­ller­mo es­ta­ba de­ses­pe­ra­do. “Te­nía la sen­sa­ción de que al­go no iba bien”. No po­día seguir en ca­sa, sin sa­ber dón­de es­ta­ta­dor ba su her­mano, así que de­ci­dió acer­car­se a la Ram­bla. Que­ría pre­gun­tar. Qui­zás su her­mano ha­bía de­ci­di­do ir al cen­tro y era uno de los he­ri­dos. Mien­tras tan­to, en Be­ni­càs­sim, sus pa­dres em­pe­za­ron a lla­mar a los hos­pi­ta­les.

Na­die sa­bía na­da. Gui­ller­mo re­ci­bió en­ton­ces una lla­ma­da. Un mos­so le pre­gun­tó si era el her­mano de Pa­blo Pé­rez, si sa­bía al­go de él. El co­che que se ha­bía sal­ta­do el con­trol en la Dia­go­nal era el su­yo. Con­chi­ta no se lo po­día creer. “Me afe­rra­ba a la idea de que no po­día ser mi hi­jo, por­que él nun­ca se hu­bie­ra sal­ta­do un con­trol. Ni mu­cho me­nos ha­cer da­ño a un po­li­cía. En­ton­ces pen­sé que le ha­brían ro­ba­do el co­che, que lo ten­drían se­cues­tra­do. Mi ca­be­za em­pe­zó a tra­mar his­to­rias pa­ra cal­mar­me”.

En ese mo­men­to rei­na­ba la con­fu­sión. Ha­bía ha­bi­do un aten­ta­do, el te­rro­ris­ta se­guía hui­do y en el in­te­rior de un Ford Fo­cus ha­bía un hom­bre muer­to al que los mos­sos no po­dían acer­car­se has­ta que los ar­ti­fi­cie­ros com­pro­ba­ran que no ha­bía ries­go. Gui­ller­mo re­gre­só al pi­so que com­par­te con unos ami­gos de Vi­la­fran­ca a es­pe­rar. Y su ma­dre le pi­dió que des­can­sa­ra. “Le di­je, me pon­go el des­per­ta­dor a las 3 y ya verás co­mo ha si­do una con­fu­sión. A esa ho­ra, se­gu­ro que Pa­blo es­tá dur­mien­do en ca­sa”.

A me­dia­no­che, un gru­po de mos­sos fue a bus­car a Gui­ller­mo al pi­so de Bar­ce­lo­na, le con­ta­ron que su her­mano ha­bía fa­lle­ci­do y le acom­pa­ña­ron has­ta la co­mi­sa­ría del Ei­xam­ple. “Aún no po­dían re­la­cio­nar su ase­si­na­to con el aten­ta­do de la Ram­bla y em­pe­za­ron a ha­cer­me pre­gun­tas so­bre Pa­blo”.

A las 3 de la ma­ña­na, unos mi­nu­tos an­tes de que so­na­ra el des­per- que de­bía des­per­tar a Con­chi­ta, Gui­ller­mo le te­le­fo­neó. No le hi­zo fal­ta ha­blar. “Cuan­do vi la lla­ma­da, a esas ho­ras, me te­mí lo peor”. Re­gre­sa­ron co­rrien­do a Vi­la­fran­ca.

Los Mos­sos les pi­die­ron que no es­tu­vie­ran pen­dien­tes de las no­ti­cias, que tra­ta­ran de ais­lar­se de to­do lo que se es­ta­ba di­cien­do. Pe­ro era di­fí­cil. Y así es co­mo su­frie­ron más, si era po­si­ble sen­tir más do­lor, cuan­do les con­ta­ban que se pu­bli­ca­ban teo­rías in­fun­da­das so­bre su hi­jo. Des­de ese mo­men­to, un gru­po de mos­sos de la re­gión po­li­cial me­tro­po­li­ta­na sur, Cris­ti­na, Alex, Pi­lar, Os­car… les pro­me­tie­ron que aca­ba­rían des­cu­brien­do la ver­dad y quién ha­bía ma­ta­do a su hi­jo. “Unas ve­ces es­cu­chá­ba­mos de­cir que no ha­bía re­la­ción con el aten­ta­do, otras que qui­zás si… era ho­rri­ble “Unas ve­ces de­cían que no ha­bía re­la­ción con el aten­ta­do, otras que qui­zás sí… no sa­bían qué ha­bía pa­sa­do” por­que Pa­blo no es­ta­ba y na­die sa­bía de­cir­nos qué ha­bía pa­sa­do”. Pe­ro en su in­te­rior, en el po­co es­pa­cio que la tris­te­za de­ja­ba pa­ra pen­sar, los pa­dres siem­pre su­pie­ron que el ase­si­na­to de su hi­jo es­ta­ba re­la­cio­na­do con los aten­ta­dos. Que no po­día ser de otra ma­ne­ra. Y cuan­do días des­pués, que se es­cri­be pron­to pe­ro hay que vi­vir­los, el je­fe de la in­ves­ti­ga­ción les con­fir­mó en el co­me­dor de su ca­sa que su hi­jo ha­bía si­do otra víc­ti­ma de los aten­ta­dos y que lo ase­si­nó You­nes Abou­yaa­qoub en su hui­da, ellos só­lo qui­sie­ron ha­cer­le una pre­gun­ta: “¿Su­frió?”. “No, les doy mi pa­la­bra de que no”.

A Pa­blo le des­pi­die­ron el lu­nes si­guien­te, por la tar­de, en una ce­re­mo­nia mul­ti­tu­di­na­ria en la que se vol­ca­ron to­dos los ve­ci­nos y los ami­gos de Vi­la­fran­ca, y la fa­mi­lia que lle­gó de Na­val­mo­ral de la Ma­ta y Tór­to­les de Es­gue­va. Con­chi­ta y Jose Ma­ri pi­die­ron es­tar un ra­to a so­las con su hi­jo, an­tes del fu­ne­ral. “Le es­ta­ba be­san­do, abra­zan­do, ha­blan­do cuan­do al­guien en­tró di­cien­do que ha­bían de­te­ni­do a su ase­sino”. La ma­dre le aga­rró por los bra­zos, le za­ran­deó con to­do el ca­ri­ño y le dijo: “Pa­blo, ca­ri­ño, mar­cha tran­qui­lo que los Mos­sos ya han co­gi­do a tu ase­sino”. Cuan­do el fé­re­tro en­tra­ba en la igle­sia a hom­bros de sus ami­gos, se su­po que You­nes Abou­yaa­qoub ha­bía si­do aba­ti­do por dos mos­sos, y pre­ci­sa­men­te de Vi­la­fran­ca, de su que­ri­do pue­blo en el que des­can­sa, y en Su­bi­rats, a só­lo on­ce ki­ló­me­tros de su ca­sa.

“Fue un mo­men­to ex­tra­ño, ca­si poé­ti­co. En me­dio de to­do ese do­lor, de esa ra­bia, ha­bían aba­ti­do a su ase­sino. Creí que na­da po­dría cal­mar­me la pe­na, el do­lor, pe­ro ese mo­men­to fue tran­qui­li­za­dor, co­mo un bál­sa­mo”, ex­pli­ca Gui­ller­mo.

En el mue­ble del co­me­dor de la ca­sa hay una ve­la en­cen­di­da a los pies de una de las fo­tos pre­fe­ri­das de su ma­dre. Apa­re­ce en es­ta pá­gi­na: en ella Pa­blo son­ríe con las ma­nos tras la nu­ca. A es­ta pe­rio­dis­ta le gus­ta la que le hi­zo Con­chi­ta el día an­tes de re­gre­sar a Vi­la­fran­ca, en Be­ni­càs­sim. Su abue­la tie­ne los pies en re­mo­jo, y Pa­blo a su la­do la mi­ra re­ple­to de amor y fe­liz. ¿Có­mo quie­ren que no lo ol­vi­den? “Co­mo lo que fue, un buen hi­jo, el me­jor her­mano, un hom­bre bueno, ge­ne­ro­so hu­mil­de y ho­nes­to”.

Por ti, Pa­blo.

.

Pa­blo Pé­rez en uno de sus úl­ti­mos via­jes al ex­tran­je­ro, en Tai­lan­dia ha­ce dos años

.

Una de las fo­tos pre­fe­ri­das de su ma­dre, Pa­blo siem­pre son­rien­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.