Re­mon­ta­da del Ba­rça ante el Ge­ta­fe (1-2)

De­nis y Pau­lin­ho, su­plen­tes, fir­man la re­mon­ta­da en un due­lo muy in­có­mo­do

La Vanguardia - - FRONT PAGE - An­to­ni Ló­pez To­var

A ve­ces el su­fri­mien­to con­du­ce a la vic­to­ria. Ayer, un Ba­rça a pun­to de in­gre­sar en el hos­pi­tal a con­se­cuen­cia de los con­ti­nuos y do­lo­ro­sos cho­ques contra el dis­po­si­ti­vo de­fen­si­vo del Ge­ta­fe tu­vo fuer­zas, or­gu­llo y ha­bi­li­dad, más que jue­go, pa­ra reac­cio­nar y fir­mar una re­mon­ta­da de úl­ti­ma ho­ra gra­cias a los go­les de dos su­plen­tes, De­nis Suá­rez y Pau­lin­ho, que Valverde tu­vo el acier­to de in­tro­du­cir en bus­ca de la reac­ti­va­ción de un equi­po in­có­mo­do y ho­ri­zon­tal. El due­lo del Co­li­seo Al­fon­so Pé­rez re­pre­sen­ta un avi­so res­pec­to a la di­fi­cul­tad de cual­quier ri­val, pe­ro a la vez de­no­ta que el ban­qui­llo dis­po­ne de re­cur­sos. Aun­que un ex­cep­cio­nal gol de Ga­ku fi­ni­qui­tó la im­ba­ti­bi­li­dad de Ter Ste­gen en el tor­neo, el Bar­ce­lo­na si­gue aca­pa­ran­do puntos pa­ra ga­nar au­to­es­ti­ma y con­vic­ción.

El cam­po del Ge­ta­fe no des­ta­ca por sus di­men­sio­nes y ade­más es­ta­ba de­li­be­ra­da­men­te len­to, sin re­gar, con lo cual ac­tuó di­rec­ta­men­te co­mo alia­do de la es­tra­te­gia de Bor­da­lás. El téc­ni­co del Ge­ta­fe ac­tuó so­bre la dis­po­si­ción tác­ti­ca de un Er­nes­to Valverde que no prac­ti­có cam­bios, ni de nom­bre ni de di­bu­jo. No quie­re arries­gar con las ro­ta­cio­nes el en­tre­na­dor blau­gra­na, cons­cien­te de que los re­sul­ta­dos son esen­cia­les, in­clu­so más que el jue­go, en el pro­gre­so y la con­so­li­da­ción de su pro­yec­to. Res­pec­to al en­cuen­tro contra el Ju­ven­tus, y a pe­sar de que el mar­tes re­ci­bi­rá al Eibar en el Camp Nou, só­lo prac­ti­có un cam­bio: Ser­gi Ro­ber­to en lu­gar de Se­me­do en el la­te­ral de­re­cho.

El equi­po que cua­tro días an­tes ha­bía llevado al bor­de de la hu­mi­lla­ción al sub­cam­peón de Eu­ro­pa se que­dó sin ideas ante un Ge­ta­fe con los ob­je­ti­vos cla­ros, co­mo si al­guien le hu­bie­ra cortado la luz. In­có­mo­do y ca­ren­te de mo­vi­li­dad y flui­dez, el Ba­rça se es­tre­lla­ba contra el efi­caz dis­po­si­ti­vo de­fen­si­vo de un ad­ver­sa­rio que trans­for­ma­ba to­das sus re­cu­pe­ra­cio­nes en con­tra­gol­pes. Un cen­tro de Ga­ku que Pi­qué es­tu­vo a pun­to de con­ver­tir en au­to­gol fue la pri­me­ra ad­ver­ten­cia de un Co­li­seo Al­fon­so Pé­rez que pi­tó con asi­dui­dad al cen­tral ca­ta­lán, que es­te año no acu­dió a la ma­ni­fes­ta­ción del On­ze de Se­tem­bre. Coin­ci­dió en ho­ra­rio con el en­tre­na­mien­to pre­vio al par­ti­do contra el Ju­ven­tus. El ambiente en el estadio, bas­tan­te es­cép­ti­co al co­mien­zo, fue cre­cien­do co­mo un su­flé.

De­ma­sia­do es­tá­ti­co, el Ba­rça no ha­lla­ba tra­yec­to­rias pa­ra apro­xi­mar­se a Guaita o dar jue­go a unos de­lan­te­ros ex­tra­via­dos. Luis Suá­rez per­sis­te en la es­pe­su­ra. Dem­bé­lé se ofre­ce y lo in­ten­ta, pe­ro se mues­tra in­ma­du­ro y con un fí­si­co en­de­ble pa­ra im­po­ner­se a de­fen­sas que no se an­dan con con­tem­pla­cio­nes. Pri­me­ro Valverde le or­de­nó cen­trar­se, des­pués lo en­vió a la ban­da iz­quier­da, don­de el fran­cés su­frió una le­sión en los is­quio­ti­bia­les que le obli­gó a re­ti­rar­se en el ecua­dor del pri­mer ac­to. Sa­lió Deu­lo­feu a co­mer­se el mun­do, pe­ro el equi­po per­ma­ne­ció apa­ga­do, in­ca­paz de com­ba­tir la pro­pues­ta de cuerpo a cuerpo del Ge­ta­fe. La ele­va­da ci­fra de amo­nes­ta­cio­nes re­ci­bi­das por los blau­gra­na, de­lan­te­ros in­clui­dos, es in­di­ca­ti­va de un al­to gra­do de ten­sión in­du­ci­da. Ten­sión que se acre­cen­tó con el so­ber­bio gol de vo­lea de Ga­ku Shi­ba­sa­ki con que se lle­gó al des­can­so.

No apa­re­ció el so­bre­ex­plo­ta­do Inies­ta en la reanu­da­ción, sino un De­nis Suá­rez más fres­co y pro­fun­do, con la mi­sión de cam­biar el es­ce­na­rio por­que las pers­pec­ti­vas del Ba­rça eran ne­fas­tas. Y el ga­lle­go, efec­ti­va­men­te, ca­pi­ta­li­zó la reac-

ción y fir­mó el em­pa­te al de­fi­nir una ju­ga­da de con­vic­ción de Ser­gi Ro­ber­to.

Aun­que no con­si­guió im­po­ner mu­cha flui­dez ni un do­mi­nio cons­tan­te, al me­nos el con­jun­to blau­gra­na dio la ca­ra y es­gri­mió al­gu­na ame­na­za mien­tras el par­ti­do se ace­le­ra­ba, mu­chas ve­ces sin con­trol, y las pér­di­das se­guían sien­do una cons­tan­te. En su ali­nea­ción nú­me­ro 100 Ter Ste­gen ha­bía per­di­do la im­ba­ti­bi­li­dad en la Li­ga, pe­ro en el mi­nu­to 83 sal­vó con una mano pro­di­gio­sa un in­ten­to de Aram­ba­rri que pu­do ha­ber si­do de­fi­ni­ti­vo. En aquel ins­tan­te Pau­lin­ho lle­va­ba unos mi­nu­tos so­bre el te­rreno de jue­go co­mo re­vi­ta­li­za­dor en el pues­to de Ra­ki­tic. Y el cen­tro­cam­pis­ta bra­si­le­ño jus­ti­fi­có la fa­ma de lle­ga­dor que le pre­ce­de. Apa­re­ció en la zo­na de la ver­dad con un buen con­trol, se ade­lan­tó el es­fé­ri­co, so­por­tó co­mo una ro­ca la em­bes­ti­da de un de­fen­sor y cru­zó con po­ten­cia a la red. Pau­lin­ho des­ple­gó en es­ta ju­ga­da to­das sus cua­li­da­des y pu­so de ma­ni­fies­to que sí, que a pe­sar de las apa­rien­cias y de la polémica oca­sio­na­da por su ac­tua­ción en el mer­ca­do de ju­ga­do­res, el Bar­ce­lo­na tie­ne ban­qui­llo.

Pau­lin­ho en­tró en ac­ción en sus­ti­tu­ción de Ra­ki­tic en el mi­nu­to 77 y anotó el gol del triun­fo blau­gra­na en Ge­ta­fe en el 84 con es­te dis­pa­ro

RO­DRI­GO JIMÉNEZ / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.