El úl­ti­mo sue­ño de Ste­ve Jobs ya es reali­dad

Vi­si­ta a la nue­va se­de de Ap­ple, pro­yec­ta­da por Nor­man Fos­ter

La Vanguardia - - FRONT PAGE - FRAN­CESC BRA­CE­RO Cu­per­tino, EE.UU. En­via­do es­pe­cial

En el Ap­ple Park, el gi­gan­tes­co com­ple­jo cons­trui­do por la com­pa­ñía de la man­za­na pa­ra que sea su nue­va se­de en Cu­per­tino (Ca­li­for­nia), has­ta lo más in­sig­ni­fi­can­te es de di­se­ño. No hay na­da vul­gar. Ni si­quie­ra las pa­ra­das de los au­to­bu­ses si­tua­das jun­to a las ins­ta­la­cio­nes, que por po­co tiem­po per­ma­ne­cen va­cías, sin pa­sa­je­ros a la es­pe­ra ni au­to­bu­ses que se de­ten­gan. En po­cos me­ses, la si­tua­ción se­rá muy dis­tin­ta. Unos 12.000 em­plea­dos de Ap­ple lle­ga­rán ca­da día a tra­ba­jar a es­ta ca­te­dral de la tec­no­lo­gía di­se­ña­da so­bre el pa­pel por el ar­qui­tec­to Nor­man Fos­ter y sur­gi­da de la fruc­tí­fe­ra ima­gi­na­ción del des­apa­re­ci­do Ste­ve Jobs.

Fa­ro­las, pa­pe­le­ras, ma­ce­te­ros, to­do son de­ta­lles de di­se­ño. To­do es es­ti­lo Ap­ple en el Ap­ple Park. Tan só­lo uno de los edi­fi­cios del com­ple­jo, el que ocu­pan unos 2.000 em­plea­dos de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, em­pie­za a es­tar ya ocu­pa­do. Se tra­ta de una edi­fi­ca­ción de lí­neas rec­tas y cris­tal muy su­ti­les. Ro­dea­do de ár­bo­les co­mo si es­tu­vie­ra en­ca­ja­do en un bos­que que en reali­dad no es­ta­ba ahí an­tes de es­te pro­yec­to. Pa­ra lle­var a ca­bo la com­ple­ja ur­ba­ni­za­ción de la zo­na se han re­em­pla­za­do 465.000 me­tros cua­dra­dos de as­fal­to y ce­men­to por una in­men­sa zo­na ver­de en la que se han plan­ta­do 9.000 ár­bo­les, so­bre to­do ro­bles, se­cuo­yas y otros ár­bo­les au­tóc­to­nos de Ca­li­for­nia re­sis­ten­tes a la se­quía que sue­le dar­se en la zo­na, lo que in­clu­ye 37 es­pe­cies di­fe­ren­tes de ár­bo­les fru­ta­les. Los que re­ci­ben, sin em­bar­go, a los vi­si­tan­tes que lle­gan al com­ple­jo tie­nen ca­rác­ter me­di­te­rrá­neo: son oli­vos.

El au­di­to­rio Ste­ve Jobs Thea­ter, inau­gu­ra­do el pa­sa­do mar­tes con mo­ti­vo de la pre­sen­ta­ción del iPho­ne X co­mo dis­po­si­ti­vo es­tre­lla, es­tá si­tua­do en una pe­que­ña colina del gi­gan­tes­co re­cin­to. La en­tra­da al re­cin­to y fo­yer es un ci­lin­dro cu­ya enor­me cú­pu­la de ti­ta­nio pa­re­ce flo­tar en el ai­re, por­que es­tá sos­te­ni­da tan só­lo por las pa­re­des de vi­drio cur­va­do.

A me­di­da que el vi­si­tan­te sube por la ram­pa se aper­ci­be de lo mo­nu­men­tal de la construcción. Has­ta aho­ra, las to­mas efec­tua­das por per­so­nas aje­nas a Ap­ple con dro­nes y col­ga­das en internet só­lo per­mi­tían ver que la en­tra­da al tea­tro era muy pe­que­ña en com­pa­ra­ción con el gi­gan­tes­co edi­fi­cio en for­ma de círcu­lo que al­ber­ga­rá a la ma­yo­ría de los mi­les de em­plea­dos de la com­pa­ñía.

En ju­nio del 2011, un Jobs ya muy en­fer­mo se per­so­nó de for­ma ines­pe­ra­da en el Ayun­ta­mien­to de Cu­per­tino pa­ra de­fen­der per­so­nal­men­te el pro­yec­to. Ale­gó que en los úl­ti­mos años Ap­ple ha­bía cre­ci­do tan­to que te­nía des­per­di­ga­dos a to­dos sus em­plea­dos en un cen­te­nar de edi­fi­cios di­fe­ren­tes. Por eso pi­dió al Con­sis­to­rio que apro­ba­ran el pro­yec­to del Ap­ple Park, con un edi­fi­cio que ca­li­fi­có co­mo “una na­ve es­pa­cial que ha ate­rri­za­do”.

Cuan­do uno de los con­ce­ja­les pre­gun­tó qué be­ne­fi­cios trae­ría el com­ple­jo a la ciu­dad, Jobs le dijo que si no po­día rea­li­zar­se en el lu­gar que era su se­de des­de ha­cía mu­chos años, co­mo era su de­seo, ten­dría que in­ten­tar ven­der las pro­pie­da­des de tie­rras y lle­var­se la com­pa­ñía a al­gu­na otra lo­ca­li­dad de Si­li­con Va­lley, co­mo la ve­ci­na Moun­tain View, que al­ber­ga el cam­pus de Goo­gle.

El edi­fi­cio es tan gran­de que des­de los ca­mi­nos del re­cin­to só­lo se pue­de ver por tro­zos, co­mo si hu­bie­ra “ate­rri­za­do” en me­dio de un bos­que, tal co­mo pre­di­jo el fun­da­dor de Ap­ple. Qui­zá sea esa la idea, que en­mar­ca co­mo po­cas ve­ces una construcción de­di­ca­da la tec­no­lo­gía en me­dio de una zo­na que, aun­que crea­da ar­ti­fi­cial­men­te, re­crea la na­tu­ra­le­za. Esa era la idea de Jobs cuan­do en­car­gó el pro­yec­to a Fos­ter. El ambiente na­tu­ral, según su cri­te­rio, fa­vo­re­cía el tra­ba­jo crea­ti­vo.

To­do es mo­nu­men­tal y sin pa­ran­gón en ese edi­fi­cio cir­cu­lar de Fos­ter. El cien por cien de la ener­gía eléc­tri­ca que con­su­mi­rán las ins­ta­la­cio­nes se­rá re­no­va­ble. Un 75%, 17 me­ga­va­tios, se ge­ne­ra­rá me­dian­te los 75.000 me­tros cua­dra­dos de pa­ne­les so­la­res que cubren por com­ple­to el te­cho de la ins­ta­la­ción. El ani­llo de ofi­ci­nas ya es­tá aca­ba­do, pe­ro Ap­ple no lo ha mos­tra­do en pú­bli­co to­da­vía por­que es­tá en pro­ce­so de ser acon­di­cio­na­da en su in­te­rior.

El diá­me­tro de esa gi­gan­tes­ca construcción es de 464 me­tros. Pa­ra ha­cer­se una idea de las di­men­sio­nes se pue­de te­ner en cuen­ta que en su in­te­rior ca­bría to­da la al­tu­ra del Em­pi­re Sta­te Buil­ding o el edi­fi­cio del Pen­tá­gono en­te­ro. Esas me­di­das in­abar­ca­bles y la es­truc­tu­ra de ár­bo­les que han si­do plan­ta­dos por do­quier im­pi­den te­ner una so­la vis­ta com­ple­ta del edi­fi­cio. Pa­ra ello, hay que ele­var­se en el ai­re. Su­bir al te­ja­do, al­go to­da­vía ve­ta­do a la pren­sa, o re­cu­rrir a dro­nes.

Las ci­fras de to­do el com­ple­jo real­men­te im­pre­sio­nan, pe­ro en Ap­ple, no quie­ren alar­dear de ellas. Con­si­de­ran que el con­jun­to de cons­truc­cio­nes de­be va­lo­rar­se co­mo es­pa­cio de tra­ba­jo. El Ste­ve Jobs Thea­ter tie­ne unas ex­ce­len­tes 1.000 bu­ta­cas cu­yo cos­te ha si­do es­ta­ble­ci­do en 14.000 dó­la­res ca­da una, pe­ro la com­pa­ñía no quie­re que se va­lo­re to­do por lo que ha cos­ta­do, sino por la for­ma en que sir­ve al pro­pó­si­to pa­ra el

que ha si­do cons­trui­do. El consejero de­le­ga­do de Ap­ple, Tim Cook, apun­ta que tra­ba­jar en es­te si­tio se­rá co­mo ha­cer­lo en al­guno de los par­ques na­tu­ra­les de Es­ta­dos Uni­dos.

El lu­gar fue muy idó­neo pa­ra el tra­ba­jo de la pren­sa du­ran­te la pre­sen­ta­ción del iPho­ne X el pa­sa­do mar­tes, pe­ro no só­lo por la co­mo­di­dad y am­pli­tud de los asien­tos, sino por otras ins­ta­la­cio­nes adi­cio­na­les, co­mo un wifi de al­ta ca­pa­ci­dad que no se ca­yó en nin­gún mo­men­to –co­sa har­to di­fí­cil con cien­tos de per­so­nas en­vian­do imá­ge­nes y ví­deos de for­ma si­mul­tá­nea– y co­ne­xión eléc­tri­ca pa­ra los asis­ten­tes.

El di­se­ño de las ins­ta­la­cio­nes im­pre­sio­na has­ta en los mí­ni­mos de­ta­lles. Cuan­do un em­plea­do te con­du­ce a una enor­me puer­ta blan­ca den­tro del com­ple­jo, pa­re­ce que la va a em­pu­jar pa­ra abrir­la. En lu­gar de eso, co­lo­ca su mano den­tro de un rec­tán­gu­lo mar­ca­do, y la puer­ta se abre, ya que fun­cio­na me­dian­te un lec­tor de hue­llas dac­ti­la­res. A di­fe­ren­cia de otras ce­rra­du­ras de al­ta se­gu­ri­dad de ese ti­po, la tec­no­lo­gía de aper­tu­ra bio­mé­tri­ca ni si­quie­ra se ve. To­do es muy mi­ni­ma­lis­ta.

La in­ten­ción es que na­da se vea, pe­ro que to­do es­té ahí. Co­mo el sis­te­ma de ven­ti­la­ción. Se tra­ta de un edi­fi­cio que res­pi­ra. En los es­tu­dios que se hi­cie­ron se con­sul­tó in­clu­so a los ex­per­tos de ae­ro­di­ná­mi­ca de la fór­mu­la 1. La na­ve cir­cu­lar re­co­ge ai­re fres­co a tra­vés de unas aber­tu­ras si­tua­das ba­jo las vi­se­ras sa­lien­tes que pro­te­gen del sol di­rec­to y ex­pul­sa el ai­re ca­lien­te por un sis­te­ma in­ver­so. To­do el ani­llo ha si­do cons­trui­do con una tec­no­lo­gía an­ti­sís­mi­ca por la que un te­rre­mo­to po­dría des­pla­zar­lo has­ta 1,370 me­tros sin que se vie­ran al­te­ra­dos sus sis­te­mas.

Pa­ra los em­plea­dos de Ap­ple y quie­nes vi­si­ten la com­pa­ñía se­rá to­da una ex­pe­rien­cia. Un gimnasio de 100.000 me­tros cua­dra­dos, sie­te ca­fe­te­rías ca­pa­ces de ser­vir 15.000 co­mi­das al día, 14.500 apar­ca­mien­tos y to­do de di­se­ño y en me­dio de un bos­que. El Ap­ple Park ha si­do crea­do pa­ra tras­cen­der. El úl­ti­mo sue­ño de Ste­ve Jobs se ha­ce reali­dad seis años des­pués de su des­apa­ri­ción.

Vi­drio, ti­ta­nio y már­mol. Sen­das en­tra­das la­te­ra­les des­cien­den has­ta la pla­tea del Ste­ve Jobs Thea­ter. Tam­bién es po­si­ble uti­li­zar un as­cen­sor de cris­tal gi­ra­to­rio

FO­TOS: FRAN­CESC BRA­CE­RO

Es­treno. El Ste­ve Jobs Thea­ter tie­ne una cú­pu­la de ti­ta­nio sos­te­ni­da por pa­re­des de vi­drio cur­va­do. En la fo­to­gra­fía cen­tral, vis­ta del in­te­rior del ves­tí­bu­lo. So­bre es­tas lí­neas, el ac­ce­so a la ins­ta­la­ción. De­ba­jo, una re­pre­sen­ta­ción del Ap­ple Park en la que se apre­cia el au­di­to­rio co­mo un pun­to blan­co en la par­te su­pe­rior iz­quier­da jun­to al gran edi­fi­cio de ofi­ci­nas

Es­ti­lo. Las pa­ra­das de au­to­bús que han si­do ins­ta­la­das en el ex­te­rior del re­cin­to son de di­se­ño y es­tán equi­pa­das con pa­ne­les so­la­res pa­ra ofre­cer in­for­ma­ción

Di­se­ño y eco­lo­gía Las fa­ro­las ele­gi­das, co­mo es­tas si­tua­das jun­to al cen­tro de vi­si­tan­tes, guar­dan tam­bién cri­te­rios de es­ti­lo y de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.