Co­sas de ex­plo­ra­do­res

La Vanguardia - - SUMARIO - Mà­rius Ca­rol DI­REC­TOR

LA po­lí­ti­ca exi­ge no lle­var los asun­tos al lí­mi­te pa­ra po­der seguir ha­blan­do de ellos cuan­do pa­re­ce que to­do ha sal­ta­do por los ai­res. Cual­quier ob­ser­va­dor de los acon­te­ci­mien­tos en Ca­ta­lun­ya pen­sa­rá que se es­tá a un pa­so de rom­per las car­tas, pe­ro to­da­vía que­da par­ti­da por ju­gar. Na­da in­vi­ta a la es­pe­ran­za, pe­ro es una obli­ga­ción mo­ral seguir cre­yen­do en ella. Y lo sen­sa­to se­ría que al­guien en Bar­ce­lo­na y en Madrid ex­plo­ra­ra una salida lo más ra­zo­na­ble y lo me­nos emo­cio­nal po­si­ble pa­ra in­ten­tar sa­car la ca­be­za del ato­lla­de­ro. Las so­lu­cio­nes drás­ti­cas acos­tum­bran a ser drás­ti­cas, pe­ro no so­lu­cio­nes. He­mos es­cu­cha­do a Ma­riano Ra­joy en las úl­ti­mas ho­ras ad­vir­tien­do que el in­de­pen­den­tis­mo le va a obli­gar a lle­gar don­de no quie­re. Ca­si un oxí­mo­ron. No me­nos in­cohe­ren­te que quie­nes quie­ren pro­cla­mar la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na es­cri­ban una carta na­da me­nos que al Rey. Es po­si­ble que el pre­si­den­te del Go­bierno crea que le es­tán em­pu­jan­do a ser im­pla­ca­ble y es pro­ba­ble que el pre­si­dent ca­ta­lán pien­se que só­lo el je­fe del Es­ta­do pue­de evi­tar una rup­tu­ra a la bra­va. ¿Y si al­guien explora una vía de diá­lo­go en lu­gar de ele­var el tono de las ame­na­zas?

Cuen­ta John Le Ca­rré, que fue es­pía an­tes que es­cri­tor, que cuan­do Mar­ga­ret That­cher le in­vi­tó a al­mor­zar en el 10 de Dow­ning Street, aca­ba­ba de re­gre­sar del sur de Lí­bano y só­lo se le ocu­rrió de­fen­der la cau­sa de los pa­les­ti­nos cuan­do se sen­tó a la me­sa. Pron­to se dio cuen­ta de su error, has­ta el pun­to de que aca­bó su in­ter­ven­ción tar­ta­mu­dean­do. La Da­ma de Hie­rro le de­jó con­cluir pa­ra, de in­me­dia­to, or­de­nar­le con vehe­men­cia: “No me cuen­te his­to­rias tris­tes. To­dos los días vie­ne a ver­me gen­te que ape­la a mis emo­cio­nes. Así no se pue­de go­ber­nar, por­que sen­ci­lla­men­te no se­ría jus­to”.

An­tes del día 1-O Ra­joy y Puig­de­mont de­be­rían ha­blar de có­mo es­ca­par del laberinto. To­dos tie­nen (te­ne­mos) mu­cho que per­der. Y so­bre to­do dia­lo­gar sin ape­lar a las emo­cio­nes, co­mo re­co­men­da­ba That­cher.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.