Ab­sen­tis­mo ra­zo­na­ble

La Vanguardia - - SUMARIO - Llàt­zer Moix

Llàt­zer Moix ana­li­za la si­tua­ción po­lí­ti­ca: “Mien­tras no nos per­si­gan y si­len­cien por dis­cre­par, es obli­ga­do tra­tar de re­co­no­cer la com­ple­ji­dad de la si­tua­ción y ex­po­ner sus cla­ros­cu­ros. La ló­gi­ca del cho­que con­si­de­ra que el ‘con­mi­go o contra mí’ es la úni­ca vía. No es así. No, al me­nos, en es­te ca­so. La prue­ba es que al­gu­nas ra­zo­nes pa­ra vo­tar sí son com­pren­si­bles y exi­gen res­pues­ta del Es­ta­do. Pe­ro es­ta vez, y da­das las con­di­cio­nes im­pues­tas, las ra­zo­nes pa­ra no vo­tar pe­san más que las del sí”.

El sí to­ma la ca­lle. Es­te fue el ti­tu­lar de por­ta­da de La Van­guar­dia el día 12, tras la ma­ni­fes­ta­ción del On­ze de Se­tem­bre a fa­vor del sí en el 1-O. No po­dría de­cir­se lo mis­mo de las cam­pa­ñas por el no o por no vo­tar (que no de­be con­fun­dir­se es­ta vez con la abs­ten­ción), aca­so por­que sus al­ta­vo­ces son mu­cho me­nos po­ten­tes. Pe­se a que más de la mi­tad de los vo­tan­tes no op­tó en las úl­ti­mas elec­cio­nes por par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas. Y pe­se a que la cam­pa­ña del sí re­ini­cia­da es­te vier­nes se anun­cia rui­do­sa. Eso me lle­va a re­cor­dar que el 1-O hay tres op­cio­nes –vo­tar sí, vo­tar no y no vo­tar– y que to­das tie­nen sus ra­zo­nes. Por ejem­plo:

Ra­zo­nes pa­ra vo­tar sí. Al­gu­nas son ya an­ti­guas, co­mo aquel fun­da­cio­nal, y ma­ti­za­ble, “Es­pa­ña nos ro­ba”. Otras, co­mo la re­su­mi­da en la ex­pre­sión “el Es­ta­do ha per­di­do el res­pe­to a los ca­ta­la­nes”, tie­nen ba­se tan­gi­ble y si­guen por des­gra­cia vi­gen­tes. (Y, di­gá­mos­lo to­do, úl­ti­ma­men­te se abo­nan tam­bién des­de aquí, a gol­pe de desa­tino). Otras ra­zo­nes: el Es­ta­do pa­re­ce in­ca­paz de dar una res­pues­ta po­lí­ti­ca a las pe­ti­cio­nes ca­ta­la­nas, pe­se a las reite­ra­das ma­nis del On­ze de Se­tem­bre. El Es­ta­do só­lo sa­le de su hie­ra­tis­mo pa­ra ac­ti­var sus cloa­cas, azu­zar al­tos tri­bu­na­les o anun­ciar in­ha­bi­li­ta­cio­nes y san­cio­nes. El Es­ta­do no ha­ce na­da pa­ra com­ba­tir el ex­ten­di­do y en­dé­mi­co sen­ti­mien­to an­ti­ca­ta­lán; al con­tra­rio, di­ría­se que a ve­ces lo es­ti­mu­la. Más ra­zo­nes de los par­ti­da­rios del sí: no ape­te­ce for­mar par­te de un país cu­yo pre­si­den­te del Go­bierno, que de­be­ría te­ner la men­te más des­pier­ta, ig­no­ra que de­be an­ti­ci­par­se a los pro­ble­mas en lu­gar de de­jar­los pu­drir. Otra: te­ne­mos pri­sa. Otra: el Es­ta­do ya no sa­be o no quie­re ne­go­ciar.

Ra­zo­nes pa­ra

vo­tar no. Ig­no­rar que es­ta­mos ante un re­fe­rén­dum ile­gal, o que el vo­to del no, mi­no­ri­ta­rio da­da la or­ga­ni­za­ción par­ti­dis­ta de la con­sul­ta, ser­vi­rá ante to­do pa­ra dar re­lie­ve y le­gi­ti­mar al del sí.

Ra­zo­nes pa­ra no vo­tar. Las de quie­nes creen que en un mun­do don­de los prin­ci­pa­les desafíos –de­sigual­dad, te­rro­ris­mo, cam­bio cli­má­ti­co...– son glo­ba­les y re­cla­man es­tra­te­gias solidarias, lo ur­gen­te no es di­vi­dir, sino su­mar. O los de quie­nes creen que ini­ciar un pro­ce­so de rup­tu­ra con Es­pa­ña (y, por en­de, con la Unión Eu­ro­pea) abo­ca a dé­fi­cits y con­flic­tos tan le­si­vos co­mo du­ra­de­ros. Otra ra­zón: no tie­ne sen­ti­do, sal­vo pa­ra sus pro­mo­to­res, vo­tar en un re­fe­rén­dum con­vo­ca­do sin con­sen­so y re­con­ta­do sin ga­ran­tías; y me­nos en un país cu­yos ha­bi­tan­tes son lla­ma­dos a las ur­nas ca­da cua­tro años, cuan­do no de mo­do an­ti­ci­pa­do, en le­gis­la­ti­vas, au­to­nó­mi­cas o mu­ni­ci­pa­les. Otras ra­zo­nes: no que­rer un país don­de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria no res­pe­ta los de­re­chos de la mi­no­ría y di­na­mi­ta el or­de­na­mien­to le­gal acor­da­do por to­dos los ciu­da­da­nos pa­ra im­po­ner el su­yo, según se vio en el Par­la­ment en el trá­mi­te ex­prés de las le­yes del Re­fe­rén­dum y de la Tran­si­to­rie­dad. No que­rer un país don­de la ma­yo­ría que ha­ce eso se pre­sen­ta, en­ci­ma, co­mo cam­peo­na de la de­mo­cra­cia, aún re­du­cién­do­la a la po­si­bi­li­dad de vo­tar en su re­fe­rén­dum. No que­rer un país don­de el po­der pre­fie­ra la as­tu­cia al de­re­cho. No que­rer un país don­de la po­lí­ti­ca na­cio­na­lis­ta ha en­tre­ga­do las ins­ti­tu­cio­nes que a to­dos de­ben re­pre­sen­tar a ac­ti­vis­tas que só­lo tra­ba­jan pa­ra una par­te. Ver­bi­gra­cia: no que­rer un país don­de aho­ra sea pre­si­den­te Puig­de­mont, vi­ce­pre­si­den­te Jun­que­ras, pre­si­den­ta del Par­la­ment For­ca­dell y por­ta­voz de la ma­yo­ría Tu­rull, ac­ti­vis­tas que des­de­ñan el plu­ra­lis­mo. Y, con ma­yor mo­ti­vo, no que­rer que mien­tras los men­cio­na­dos pro­di­gan te­dio­sas de­cla­ra­cio­nes, un nú­cleo aún más ac­ti­vis­ta, más se­cre­to y me­nos fis­ca­li­za­ble les mar­que el rit­mo. Otra: no que­rer de­pen­der del gru­po mi­no­ri­ta­rio y des­tro­yer de la CUP. Otra: el Go­bierno es­pa­ñol es in­sen­si­ble a la re­cla­ma­ción ca­ta­la­na, pe­ro eso no jus­ti­fi­ca que de­ba­mos se­pa­rar­nos de los es­pa­ño­les, sino que hay que re­le­var al Go­bierno. Úl­ti­ma y si­mé­tri­ca: la Ge­ne­ra­li­tat ya no sa­be o no quie­re ne­go­ciar.

Con­clu­sión. Ob­ser­va­rá el lec­tor que apa­re­cen en es­ta no­ta más mo­ti­vos pa­ra no vo­tar que pa­ra vo­tar sí, y po­cos pa­ra vo­tar no. Eso sig­ni­fi­ca que las po­lí­ti­cas se­gui­das por los par­ti­da­rios del sí me pa­re­cen po­co sa­tis­fac­to­rias y me­nos prio­ri­ta­rias. Pe­ro se equi­vo­ca­rán quie­nes lo in­ter­pre­ten co­mo un apo­yo al in­ca­paz Ra­joy. Aun­que ocu­rri­rá: sec­ta­rios y doc­tri­na­rios no to­le­ran la dis­cre­pan­cia, só­lo ad­mi­ten ad­he­sio­nes in­con­di­cio­na­les. Pe­ro mien­tras no nos per­si­gan y si­len­cien por dis­cre­par, es obli­ga­do tra­tar de re­co­no­cer la com­ple­ji­dad de la si­tua­ción y ex­po­ner sus cla­ros­cu­ros. La ló­gi­ca del cho­que con­si­de­ra que el “con­mi­go o contra mí” es la úni­ca vía. No es así. No, al me­nos, en es­te ca­so. La prue­ba es que al­gu­nas ra­zo­nes pa­ra vo­tar sí son com­pren­si­bles y exi­gen res­pues­ta del Es­ta­do. Pe­ro es­ta vez, y da­das las con­di­cio­nes im­pues­tas, las ra­zo­nes pa­ra no vo­tar pe­san más que las del sí.

Al­gu­nas ra­zo­nes pa­ra vo­tar sí se com­pren­den, pe­ro, vis­tas las con­di­cio­nes im­pues­tas, pe­san más las ra­zo­nes pa­ra no vo­tar

PE­RE DU­RAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.