Al­mu­de­na Gran­des

ES­CRI­TO­RA

La Vanguardia - - SUMARIO - XA­VI AYÉN

Al­mu­de­na Gran­des pu­bli­ca su nue­va no­ve­la, Los pa­cien­tes del doc­tor Gar­cía (Tus­quets), que cuen­ta la his­to­ria de un mé­di­co re­pu­bli­cano que sub­sis­te con iden­ti­dad fal­sa en el Madrid fran­quis­ta y se to­pa con una red na­zi.

Los pa­cien­tes del doc­tor Gar­cía (Tus­quets), la úl­ti­ma no­ve­la de Al­mu­de­na Gran­des (Madrid, 1960), es una ca­te­dral na­rra­ti­va, con im­po­nen­tes bó­ve­das y con­mo­ve­do­res pe­que­ños de­ta­lles en las vi­drie­ras. La tra­ma pi­vo­ta en torno a un mé­di­co re­pu­bli­cano que sub­sis­te en el Madrid fran­quis­ta ba­jo una iden­ti­dad fal­sa; un día re­ci­be la vi­si­ta de un ami­go, tam­bién con nom­bre cam­bia­do, que acu­de pa­ra in­fil­trar­se en una red que ayu­da a huir a Ar­gen­ti­na a je­rar­cas na­zis. La fas­ci­nan­te ma­la al fren­te del mon­ta­je es un per­so­na­je real, Cla­ra Stauf­fer Loe­we, es­pa­ño­la y ale­ma­na, fa­lan­gis­ta y na­zi. Pe­ro hay mu­cho más: el Madrid si­tia­do, la se­gun­da gue­rra mun­dial, la Di­vi­sión Azul, se­xo, amis­tad, in­clu­so bo­xeo... Y personajes y si­tua­cio­nes cru­za­das con va­rios li­bros an­te­rio­res de la au­to­ra.

¿Es­ta obra su­po­ne un do de pe­cho na­rra­ti­vo? Si se ve una ma­yor am­bi­ción, se­rá por el pres­ti­gio del te­ma. Sí ha si­do la más di­fí­cil de es­cri­bir. Ha­bla­mos de una red clan­des­ti­na y eso im­pli­ca ya di­fi­cul­ta­des pa­ra la do­cu­men­ta­ción. El Es­ta­do fran­quis­ta ja­más re­co­no­ció sus con­ni­ven­cias con es­ta red, por la cuen­ta que le traía. Ar­gen­ti­na creó un or­ga­nis­mo ofi­cial pa­ra pro­te­ger a los na­zis, pe­ro en Es­pa­ña los ar­chi­vos si­guen ocul­tos. Hay co­ne­xio­nes ines­pe­ra­das: ¿qué tie­nen que ver las ba­ses ame­ri­ca­nas con es­to? Pues to­do, por­que son la cul­mi­na­ción de la pos­tu­ra per­mi­si­va de EE.UU. con la Es­pa­ña de Fran­co. O la carta que Fran­co en­vió a Hitler pi­dién­do­le ayu­da, que tu­vo im­pli­ca­cio­nes en la eco­no­mía es­pa­ño­la en los 40. La for­ma de Fran­co de de­vol­ver el fa­vor a los na­zis fue que So­fin­dus, un en­tra­ma­do de em­pre­sas ale­ma­nas, tu­vie­ra el mo­no­po­lio de la im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción en Es­pa­ña. No só­lo los na­zis sal­va­ron el pe­lle­jo sino que mu­chos ale­ma­nes se hi­cie­ron mi­llo­na­rios con las con­tra­tas de obras pú­bli­cas en la Es­pa­ña de Fran­co. Me han ayu­da­do mu­chos li­bros, en­tre ellos los de Eduar­do Mar­tín de Po­zue­lo.

Has­ta los ma­los caen bien aquí, ¿no? El si­glo XX con­si­guió con­ver­tir en ase­si­nos a po­bres hom­bres, que pa­sa­ron a ser mons­truos sin de­jar de ser po­bres hom­bres, co­mo Adrián, el bo­xea­dor de la Di­vi­sión Azul. Ese epi­so­dio de Es­to­nia es real: ma­ta­ron a 2.500 per­so­nas en cua­tro días. Con­tar un cri­men contra la hu­ma­ni­dad des­de el pun­to de vis­ta del cri­mi­nal es com­pli­ca­do, por los di­le­mas mo­ra­les. Pe­ro, pa­ra que un ma­lo dé mie­do de ver­dad, tie­ne que te­ner lu­ces, mo­men­tos bue­nos. Igual que los bue­nos tie­nen zo­nas os­cu­ras, du­das y con­tra­dic­cio­nes.

Lo del com­ba­te de bo­xeo en un bar­co ¿de dón­de sa­lió? Los li­bre­ros de Bilbao me lle­va­ron un día de chi­qui­tos. En uno de los ba­res vi fo­tos con com­ba­tes de bo­xeo en ga­ba­rras, que eran más al­tas que los bar­qui­tos don­de se si­tua­ban los es­pec­ta­do­res, con lo que pen­sé que es­tos no po­drían ver si se pro­du­cía un gol­pe ba­jo. Hi­ce in­da­ga­cio­nes en un gimnasio, bus­ca­ba un gol­pe ba­jo que no fue­ra en los hue­vos, que­ría una co­sa más ele­gan­te, pe­ro los bo­xea­do­res me di­je­ron que no ha­bía otra.

La com­ple­ji­dad es­truc­tu­ral se su­ma a las iden­ti­da­des cru­za­das o su­per­pues­tas, al­gu­nos personajes tie­nen mu­chas. Es­ta es la his­to­ria de tres im­pos­to­res, por­que con su pro­pia iden­ti­dad nin­guno ha­bría po­di­do ha­cer na­da de lo que ha­ce. Leí tan­to a Le Ca­rré de jo­ven que al fi­nal ha sa­li­do por ahí.

En una ca­sa hay un ar­ma­rio con un dis­po­si­ti­vo que da ac­ce­so a un pi­si­to ocul­to en el que vi­ve gen­te es­con­di­da. Eso era así, hu­bo mu­chos em­bos­ca­dos, gen­te que vi­vió 20 o 30 años es­con­di­da en su ca­sa.

Sus no­ve­las son de personajes, con psi­co­lo­gías muy tra­ba­ja­das. ¿Có­mo re­cons­tru­ye la de per­so­nas reales, co­mo Cla­ra Stauf­fer? A tra­vés de tes­ti­mo­nios, de li­bros, de sus pro­pios tex­tos, de ges­tos en las fo­to­gra­fías... Stauf­fer, ami­ga de Pi­lar Pri­mo de Ri­ve­ra, tu­vo do­ble mi­li­tan­cia, la de Fa­lan­ge, don­de fue al­to car­go de la Sec­ción Fe­me­ni­na, y la na­zi. Acom­pa­ña­ba a mi­li­ta­res es­pa­ño­les a sus en­tre­vis­tas con Hitler y les ha­cía de in­tér­pre­te. Fue una gran de­por­tis­ta, ex­plo­tó pa­ra sí las li­ber­ta­des de la mu­jer re­pu­bli­ca­na: com­pi­te, na­da con ba­ña­dor, es es­quia­do­ra, via­ja, vi­ve so­la… pe­ro des­pués de la gue­rra im­po­ne a las mu­je­res es­pa­ño­las un mo­de­lo de vi­da dis­tin­to al que la ha for­ma­do a ella. Pa­sa de es­quia­do­ra a ma­tro­na ves­ti­da de ne­gro con un as­pec­to som­brío. Era una mu­jer sim­pá­ti­ca, con una gra­cia cas­ti­za.

Hay ca­meos im­pa­ga­bles: Eva Pe­rón, Ne­grín… Des­de que me apro­pié de Do­lo­res Ibá­rru­ri en Inés y la ale­gría ya me sien­to li­be­ra­da. Si pu­de con ella... Ne­grín es el hom­bre de Es­ta­do más im­por­tan­te que ha te­ni­do Es­pa­ña en el si­glo XX, muy mal­tra­ta­do y so­li­ta­rio. Me con­mue­ve su va­lor, que un ca­te­drá­ti­co de fi­sio­lo­gía, un mé­di­co bri­llan­te al que ha­brían aco­gi­do un mon­tón de uni­ver­si­da­des eu­ro­peas, aca­be asu­mien­do res­pon­sa­bi­li­da­des y se que­de y sea pre­si­den­te del go­bierno...

Sus hé­roes tie­nen una épi­ca muy par­ti­cu­lar... Es un mo­de­lo de gen­te que se me­te en unos fre­ga­dos tre­men­dos no por ser­vir a su país, sino por ha­cer un fa­vor a un ami­go. Sal­van la vi­da a al­guien que se la sal­vó un día a ellos, por amis­tad, no por gran­des idea­les. Siem­pre he res­pe­ta­do la con­sig­na de don Be­ni­to (Pé­rez Gal­dós) de con­tar la his­to­ria des­de aba­jo.

Ne­grín en­vía un emi­sa­rio a Madrid pa­ra ver si allí pue­de re­pro­du­cir­se “la re­be­lión de Bar­ce­lo­na”.

ÉPI­CA DES­DE ABA­JO “Mis hé­roes se jue­gan la vi­da no por sal­var a su país, sino por fi­de­li­dad a un ami­go”

CA­TA­LUN­YA “Hay que sen­tar­se a ha­blar con to­da la gen­te de la Dia­da, Ra­joy es el gran res­pon­sa­ble”

¿Eso tie­ne una lec­tu­ra con­tem­po­rá­nea? ¡Qué ma­lo es us­ted! Lo que pa­sa hoy es con­se­cuen­cia de po­lí­ti­cas equi­vo­ca­das y mez­qui­nas. Ra­joy cal­cu­la­ba que en So­ria y Cuen­ca le da­ría mu­chos vo­tos ha­cer­se el sue­co ti­ran­do a du­ro. Y en la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia hay gen­te que ha bus­ca­do una salida per­so­nal o po­lí­ti­ca por la vía de la in­de­pen­den­cia. Hay mu­chos res­pon­sa­bles, pe­ro Ra­joy es el más gran­de por­que es el que tie­ne más res­pon­sa­bi­li­da­des. Lo de Ca­ta­lun­ya no es una re­be­lión, hay que sen­tar­se a ha­blar y so­bre to­do a re­co­no­cer una reali­dad muy cla­ra. En la Dia­da, en Bar­ce­lo­na, ha­bía un mon­tón im­pre­sio­nan­te de gen­te. Me es igual si era un mi­llón, dos mi­llo­nes o me­dio. Es lo mis­mo, es mu­cha gen­te y hay que es­cu­char­la.

DA­NI DUCH

Al­mu­de­na Gran­des, fo­to­gra­fia­da el pa­sa­do miér­co­les en un ho­tel de Madrid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.