Ama­lia Ul­man

INSTAGRAMER

La Vanguardia - - SUMARIO - JAVIER RICOU

Ins­ta­gram ha pro­pi­cia­do la po­pu­la­ri­dad de in­fluen­cers que han con­se­gui­do se­gui­do­res dis­tor­sio­nan­do la reali­dad con imá­ge­nes tru­ca­das y en­ga­ño­sas. Ul­man es una de las per­so­nas que se han he­cho fa­mo­sas gra­cias a es­te fe­nó­meno.

Se ha­cía lla­mar Eduar­do Mar­tins y sus fo­to­gra­fías con­mo­vie­ron a mi­les de per­so­nas en las re­des so­cia­les. Aho­ra se ha des­ta­pa­do que to­do era un frau­de. La his­to­ria de es­te jo­ven bra­si­le­ño que se pre­sen­ta­ba co­mo fo­tó­gra­fo y lo­gró ha­cer­se un nom­bre en el es­ca­pa­ra­te de Ins­ta­gram (ade­más de ga­nar­se el reconocimiento de pe­rió­di­cos y pres­ti­gio­sas re­vis­tas) ha pues­to en la pi­co­ta ese ca­nal que ha­bla a tra­vés de imá­ge­nes. El ca­so de Eduar­do Mar­tins, que de­cía en­viar sus fo­tos des­de zo­nas de gue­rra co­mo Irak o Si­ria cuan­do ja­más ha pi­sa­do esos paí­ses, mar­ca un an­tes y un des­pués en los engaños aus­pi­cia­dos des­de las re­des so­cia­les. Del postureo se ha pa­sa­do a la más des­ca­ra­da de las es­ta­fas.

Siem­pre hay que te­ner muy pre­sen­te, afir­ma Fe­rran La­lue­za, pro­fe­sor de Co­mu­ni­ca­ción y ex­per­to en re­des so­cia­les de la Uni­ver­si­tat Ober­ta de Ca­ta­lun­ya (UOC), “que lo que mos­tra­mos y com­par­ti­mos en las re­des so­cia­les no es la reali­dad; es una re­pre­sen­ta­ción de es­ta que pue­de ser más o me­nos fiel a nues­tro día a día. Por un la­do, es­tá lo que so­mos y lo que ha­ce­mos real­men­te. Por otro la­do, es­tá lo que mos­tra­mos en las re­des so­cia­les”. Y con­ti­núa La­lue­za: “Cuan­do pu­bli­ca­mos una selfie en la que nos ve­mos atrac­ti­vos tras des­car­tar una vein­te­na de au­to­fo­tos en las que he­mos que­da­do fa­tal, ya es­ta­mos fal­sean­do la reali­dad, aun­que sea a un ni­vel muy bá­si­co. Cuan­do pu­bli­ca­mos, por ejem­plo, la fo­to del pla­to que es­ta­mos a pun­to de sa­bo­rear en el res­tau­ran­te de moda don­de só­lo co­me­re­mos una vez en la vi­da en lu­gar de mos­trar los platos pre­co­ci­na­dos que ca­len­ta­mos en el mi­cro­on­das a dia­rio, tam­po­co es­ta­mos sien­do fie­les a la reali­dad”. Pe­ro en­tre esas pe­que­ñas fal­se­da­des –eso que se co­no­ce co­mo postureo, tan de moda en Ins­ta­gram–y la osa­día de in­ven­tar­se una iden­ti­dad fal­sa pa­ra be­ne­fi­ciar­se con el en­ga­ño, co­mo ha he­cho Eduar­do Mar­tins, hay un gran tre­cho, con­si­de­ra es­te pro­fe­sor de la UOC. El ca­so de ese fal­so fo­tó­gra­fo “ha pues­to co­mo nun­ca en evi­den­cia la fra­gi­li­dad de la su­pues­ta reali­dad mos­tra­da en las re­des so­cia­les y tam­bién la ex­ce­si­va cre­di­bi­li­dad que, en oca­sio­nes de for­ma te­me­ra­ria, les otor­ga­mos”, afir­ma Fe­rran La­lue­za.

Postureo se­ría, por ejem­plo, la aventura en Ins­ta­gram de Ama­lia Ul­man. Las pri­me­ras fo­tos que es­ta jo­ven col­gó en ese es­ca­pa­ra­te eran una co­pia de las que se cuel­gan a dia­rio en la red so­cial. Ama­lia se pro­pu­so re­trans­mi­tir, ca­si en di­rec­to, su nue­va vi­da en Los Án­ge­les, ciu­dad a la que se aca­ba­ba de mu­dar. Las imá­ge­nes cap­ta­das en ho­te­les de lu­jo, se­lec­tos res­tau­ran­tes o con po­ses más que in­si­nuan­tes mien­tras prac­ti­ca­ba de­por­te, pro­por­cio­na­ron a esa jo­ven mi­les de se­gui­do­res en un tiem­po ré­cord. Ul­man es­ta­ba, sin em­bar­go, fin­gien­do ante la cá­ma­ra de su te­lé­fono mó­vil. Y en es­te ca­so el postureo fue bus­ca­do. Con esas imá­ge­nes que na­da te­nían que ver con la vi­da real de Ama­lia, la ins­ta­gram­mer que­ría de­mos­trar lo fá­cil que es ga­nar se­gui­do­res y en­ga­ñar a tra­vés de ese es­ca­pa­ra­te fo­to­grá­fi­co. Cuan­do des­ve­ló que to­do era un mon­ta­je, mu­chas de las per­so­nas que se­guían a dia­rio la vi­da de lu­jo y en-

sue­ño de Ama­lia que­da­ron de­cep­cio­na­das y de­ja­ron de se­guir­la. Las vi­das nor­ma­les, co­mo son las de la ma­yo­ría de los mor­ta­les, no in­tere­san.

Fal­sear to­da su vi­da, co­mo hi­zo a con­cien­cia Ama­lia Ul­man, es una tram­pa en la que han caí­do al­gu­nos de los ins­ta­gram­mers más ac­ti­vos sin ser cons­cien­tes de las con­se­cuen­cias. Y han aca­ba­do sien­do víc­ti­mas de una pre­mi­sa muy pre­sen­te en las re­des so­cia­les: cons­truir y ex­hi­bir una vi­da

El frau­de de Mar­tins en ese es­ca­pa­ra­te de la fo­to con­vier­te en una anéc­do­ta la moda de si­mu­lar vi­das fe­li­ces

exen­ta de pro­ble­mas es la me­jor fór­mu­la pa­ra que esas his­to­rias sean con­su­mi­bles y sus­cep­ti­bles de ser de­vo­ra­das al ins­tan­te.

Es­se­na O’Neill se cuen­ta en­tre las in­fluen­cers que han caí­do en la tram­pa. Con 16 años se con­vir­tió en una es­tre­lla en Ins­ta­gram. Pe­ro la fa­ma la des­bor­dó y aca­bó con­fe­san­do que to­da esa vi­da re­trans­mi­ti­da a tra­vés de fo­tos era una men­ti­ra. Bus­ca­ba es­ce­na­rios idí­li­cos y vi­si­ta­ba lo­ca­les de lu­jo só­lo pa­ra col­gar una ima­gen en Ins­ta­gram. Su vi­da real era muy di­fe­ren­te a la mos­tra­da en ese es­ca­pa­ra­te. Y eso le pro­vo­có un se­rio pro­ble­ma de au­to­es­ti­ma. Aho­ra Es­se­na in­ten­ta re­cu­pe­rar­se, des­pués de ha­ber si­do una es­tre­lla im­pos­ta­da en las re­des, con cam­pa­ñas pa­ra con­cien­ciar a otras chi­cas co­mo ella del error de apa­ren­tar lo que no son. Se ha con­ver­ti­do en una ac­ti­vis­ta contra la men­ti­ra en Ins­ta­gram.

Fe­rran La­lue­za re­cuer­da, al co­men­tar la ex­pe­rien­cia de Es­se­na, que en­tre al­gu­nas ce­le­bri­da­des (Gwy­neth Pal­trow, Brit­ney Spears, So­fía Ver­ga­ra, Cat­he­ri­ne Ze­ta-Jo­nes…) em­pie­za a ser ten­den­cia “mos­trar­se en las re­des de for­ma más na­tu­ral, sin maquillaje, po­ses es­tu­dia­das ni in­du­men­ta­rias so­fis­ti­ca­das, pa­ra evi­den­ciar que to­dos te­ne­mos de­fec­tos y que pre­ten­der lo con­tra­rio es pu­ro ar­ti­fi­cio y fuen­te de inevi­ta­ble frustración”.

Vol­vien­do al ca­so de Mar­tins, es­te pro­fe­sor de la UOC reite­ra que lo más alar­man­te de es­ta his­to­ria es que el fal­so fo­tó­gra­fo de gue­rra “lo­gra­ra en­ga­ñar a tan­ta gen­te du­ran­te tan­to tiem­po, in­clu­yen­do a re­co­no­ci­dos me­dios de co­mu­ni­ca­ción”. A la ho­ra de bus­car res­pues­tas, La­lue­za apun- ta que mien­tras es­ta­mos mal pre­pa­ra­dos pa­ra de­tec­tar los ex­ce­sos del postureo y da­mos ca­si siem­pre por he­cho “que un per­fil siem­pre se co­rres­pon­de con una iden­ti­dad real, a pe­sar de que las ve­ri­fi­ca­cio­nes que apli­can las re­des es­tán muy le­jos de po­der ga­ran­ti­zar­nos tal co­sa. Al­gu­nos ca­sos de ci­be­ra­co­so y de pe­de­ras­tia así lo han evi­den­cia­do, con con­se­cuen­cias la­men­ta­ble­men­te mu­cho más dra­má­ti­cas que las del ca­so Mar­tins”.

Otra cir­cuns­tan­cia que ex­pli­ca­ría el éxi­to de la es­ta­fa ur­di­da por Mar­tins es que “so­mos más cré­du­los cuan­do nos cuen­tan una his­to­ria que nos gus­ta­ría creer que es cier­ta. La vi­ra­li­za­ción de las no­ti­cias fal­sas se sus­ten­ta jus­ta­men­te en es­te axio­ma. En es­te as­pec­to, el fal­so fo­tó­gra­fo se re­ve­ló co­mo un ver­da­de­ro maes­tro del story­te­lling, com­bi­nan­do en su na­rra­ción as­pec­tos de su­pera­ción per­so­nal con una vi­da de ries­gos y aven­tu­ras y un tras­fon­do hu­ma­nis­ta de so­li­da­ri­dad. To­do ello en­vuel­to en un fí­si­co muy atrac­ti­vo que, por cier­to, tam­po­co era real, da­do que el im­pos­tor lo to­mó pres­ta­do de un jo­ven sur­fis­ta in­glés sa­quean­do sus fo­tos de Fa­ce­book.

Y por úl­ti­mo, en el en­torno de las re­des so­cia­les, lo que al fi­nal da más cre­di­bi­li­dad es la red de con­tac­tos. “El fal­so fo­tó­gra­fo ju­gó a fon­do es­ta carta –aña­de La­lue­za– pro­pi­cian­do víncu­los vir­tua­les con pro­fe­sio­na­les del ám­bi­to pe­rio­dís­ti­co, im­pos­tan­do la pro­xi­mi­dad con per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes muy re­co­no­ci­das e in­clu­so in­ven­tan­do personajes que le ser­vían de aval. El nú­me­ro de se­gui­do­res pro­pio de un in­fluen­cer con­so­li­da­do (más de 100.000 en Ins­ta­gram) hi­zo el res­to. Así, aun­que pa­rez­ca lo con­tra­rio, en el uni­ver­so vir­tual pue­de ser más fá­cil en­ga­ñar a mu­cha gen­te du­ran­te mu­cho tiem­po que a unos po­cos du­ran­te po­co tiem­po, pues­to que ca­da nue­va víc­ti­ma del en­ga­ño y ca­da año trans­cu­rri­do des­de el ini­cio de la im­pos­tu­ra con­tri­bu­yen a in­cre­men­tar su cre­di­bi­li­dad”. A to­do es­to hay que su­mar la apa­ri­ción de programas ca­da vez más so­fis­ti­ca­dos que per­mi­ten la ma­ni­pu­la­ción y ro­bo de imá­ge­nes en la mis­ma red don­de des­pués se ex­hi­ben co­mo pro­pias.

Mon­ta­je. El fo­tó­gra­fo au­tor de es­te mon­ta­je bus­có el dra­ma­tis­mo al in­ven­tar una fo­to con dos ins­tan­tá­neas to­ma­das en el mis­mo si­tio. La ima­gen re­sul­tan­te (la gran­de) se pu­bli­có en pri­me­ra pá­gi­na de un dia­rio de EE.UU.

Irreal. Es una ro­ca per­fec­ta pa­ra si­mu­lar lo que no es ver­dad. Esas fo­tos de aventura y adre­na­li­na son una es­ta­fa. El sue­lo es­tá a un me­tro

Frau­de. Eduar­do Mar­tins en­ga­ñó a to­dos con fo­tos de gue­rra que no eran su­yas. Ja­más es­tu­vo en esos paí­ses don­de se to­ma­ron las imá­ge­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.