El úl­ti­mo par­ti­do

Es­pa­ña bus­ca el bron­ce pa­ra ofre­cer un buen adiós al ca­pi­tán Na­va­rro

La Vanguardia - - SUMARIO -

El ve­te­rano Juan Car­los Na­va­rro se des­pi­de de la se­lec­ción es­pa­ño­la, que tra­ta­rá de con­se­guir hoy contra Ru­sia la me­da­lla de bron­ce en un Eu­ro­bas­ket que si pa­ra al­go ha ser­vi­do es so­bre to­do pa­ra po­ner de ma­ni­fies­to la ne­ce­si­dad de con­so­li­dar el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal.

JUAN BAU­TIS­TA MAR­TÍ­NEZ No es­ta­ba pre­pa­ra­do o al me­nos el pro­ta­go­nis­ta no lo sa­bía. Juan Car­los Na­va­rro se en­con­tra­ba aten­dien­do a los me­dios en los in­tes­ti­nos del Si­nan Er­dem cuan­do apa­re­cie­ron los otros diez in­te­gran­tes de la se­lec­ción y se pu­sie­ron al­re­de­dor de los mi­cros y de las cá­ma­ras. En ese mo­men­to el es­col­ta es­ta­ba di­cien­do lo si­guien­te: “Ha si­do mi úl­ti­mo en­tre­na­mien­to con la se­lec­ción y contra Ru­sia (16 h) se­rá mi úl­ti­mo par­ti­do con el equi­po”. En­ton­ces sus com­pa­ñe­ros em­pe­za­ron a aplau­dir y a co­rear “Na­va­rro, Na­va­rro, Na­va­rro” de ma­ne­ra reite­ra­da. No le de­ja­ban con­ti­nuar. “Me vais a ha­cer llo­rar, me es­toy aguan­tan­do, es­toy emocionado”, afir­mó el bar­ce­lo­nis­ta, que se des­pe­di­rá con 253 in­ter­na­cio­na­li­da­des. Es­pe­ra ir­se con la vic­to­ria y la me­da­lla de bron­ce.

“Lo que ha pa­sa­do en es­tos 17 años es im­pre­sio­nan­te. Quie­ro dar las gra­cias a to­dos mis com­pa­ñe­ros de aho­ra, a los an­ti­guos, a los téc­ni­cos, al staff, a to­dos. Me vie­nen los re­cuer­dos. Es ley de vi­da y hay que de­jar pa­so. Siem­pre he­mos te­ni­do muy buen fee­ling, es­to es co­mo una fa­mi­lia”, se ex­ten­dió con la voz en­tre­cor­ta­da.

El due­lo de hoy no es una fi­nal, pe­ro sí in­ten­ta­rán que sea un buen fi­nal. So­bre to­do por el ca­pi­tán. “No he que­ri­do ha­cer­lo más for­mal pa­ra que el fo­co no se pu­sie­ra só­lo en mí, pe­ro se­gu­ro que mis com­pa­ñe­ros dan un pa­so más pa­ra con­se­guir la me­da­lla. Se­ría mi me­jor regalo. No es la de oro, pe­ro sí es muy im­por­tan­te.”, va­lo­ró Na­va­rro. Si Es­pa­ña ga­na, el ca­ta­lán se col­ga­rá su me­tal nú­me­ro diez (su­ma tres en los Jue­gos, uno en el Mun­dial y cin­co en el Eu­ro­bas­ket).

El ho­me­na­je im­pro­vi­sa­do dio pa­so a un re­ci­tal de elo­gios. “Es un ju­ga­dor úni­co e irre­pe­ti­ble. Nun­ca he vis­to a na­die ju­gar al ni­vel que él lo hi­zo du­ran­te tres par­ti­dos se­gui­dos (cuar­tos, se­mi­fi­na­les y fi­nal) en el Eu­ro­peo del 2011”, le en­sal­zó Ricky Ru­bio re­cor­dan­do un cam­peo­na­to en el que la Bom­ba fue ele­gi­do me­jor ju­ga­dor.

Tam­bién el se­lec­cio­na­dor, Ser­gio Sca­rio­lo, in­ci­dió en el pa­pel his­tó­ri­co de Na­va­rro. “Des­pe­di­mos a una gran­dí­si­ma per­so­na, ju­ga­dor y com­pa­ñe­ro. Pa­ra mí su­po­ne una gran emo­ción. He com­par­ti­do con él mo­men­tos muy bo­ni­tos y en los mo­men­tos me­nos ale­gres me ha en­se­ña­do có­mo se com­por­ta un de­por­tis­ta, sa­bien­do ga­nar con cla­se y sa­bien­do per­der con ele­gan­cia. Sien­to ad­mi­ra­ción por él, pe­ro él mis­mo exi­ge que to­da la con­cen­tra­ción, ener­gía y que nues­tras ca­be­zas es­tén me­ti­das en el ob­je­ti­vo de la vic­to­ria. Eso ha de ser lo úni­co”.

Pe­ro quién sa­be si el par­ti­do su­po­ne al­gún adiós más. El año que vie­ne no hay com­pe­ti­ción en verano y pa­ra el 2019 el bu­que in­sig­nia del equi­po, Pau Ga­sol, ya ten­drá 39, aun­que ha re­no­va­do has­ta los 40 con los Spurs y él siem­pre ha ido tem­po­ra­da a tem­po­ra­da, sin que­rer po­ner­se fe­cha.

Pe­ro, pri­me­ro, el pre­sen­te. No han bri­lla­do co­mo otras ve­ces en cuan­to a los obs­tácu­los subie­ron de ni­vel, pe­ro pue­den am­pliar un cu­rrí­cu­lum ya de por sí ex­ten­so. “Es el par­ti­do más im­por­tan­te en co­mo mí­ni­mo los dos pró­xi­mos años y te­ne­mos que dar­le la má­xi­ma tras­cen­den­cia. Nos gus­ta­ría aca­bar con la ca­be­za muy al­ta y ha­cien­do un gran par­ti­do”, dijo el se­lec­cio­na­dor. Pa­ra ello Sca­rio­lo pi­de ga­rra, pe­ro tam­bién ce­re­bro. “En la pe­lí­cu­la Mi­llion Do­llar Baby se de­cía que a un bo­xea­dor que só­lo tie­ne co­ra­zón le que­da una pa­li­za. Un co­ra­zón sin ca­be­za no sir­ve, lo con­tra­rio tam­po­co. He­mos de ofre­cer nues­tra me­jor ver­sión”.

De­lan­te es­ta­rá Ru­sia, que ha recuperado la cohe­sión tras cua­tro años de ha­cer el ri­dícu­lo. Con el ex­ju­ga­dor Ser­guéi Ba­za­re­vich de en­tre­na­dor pro­po­ne un ba­lon­ces­to rá­pi­do, un pun­to anár­qui­co, y con el es­col­ta Alek­sei Sh­ved ti­rán­do­se has­ta las za­pa­ti­llas. Los par­ti­dos por el bron­ce sue­len ser com­pli­ca­dos de dispu­tar. El año pa­sa­do en Río, Es­pa­ña, con un gran Pau, sa­có fuer­zas pa­ra lo­grar la ter­ce­ra pla­za al ba­tir a Aus­tra­lia y en el 2013 ven­ció a Croa­cia en el Eu­ro­bas­ket pa­ra su­bir al ca­jón. Ha­brá que ver si no hay dos sin tres.

JUAN CAR­LOS HI­DAL­GO / EFE

Juan Car­los Na­va­rro atien­de a la pren­sa tras su úl­ti­mo en­tre­na­mien­to con la se­lec­ción es­pa­ño­la, ayer en Estambul

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.