La rosa y las es­pi­nas

La Vanguardia - - SUMARIO -

La apues­ta del so­cia­lis­mo es­pa­ñol por la vía del diá­lo­go pa­ra re­sol­ver el con­flic­to ins­ti­tu­cio­nal de Ca­ta­lun­ya; y la re­pre­sión a la que Bir­ma­nia so­me­te a la mi­no­ría rohin­yá.

PE­DRO Sán­chez asis­te hoy a la tradicional Fes­ta de la Rosa de Ga­và, una ce­le­bra­ción jo­cun­da, con pae­lla in­clui­da, que ser­vía a los so­cia­lis­tas ca­ta­la­nes co­mo alegre inau­gu­ra­ción del cur­so po­lí­ti­co. He­mos usa­do el ver­bo en pa­sa­do por­que, si bien la pae­lla to­da­vía cen­tra el en­cuen­tro, en es­tos úl­ti­mos años, de­bi­do a la cri­sis económica, al con­flic­to te­rri­to­rial y a las di­fi­cul­ta­des in­ter­nas de los so­cia­lis­tas, la Fes­ta de la Rosa ha to­ma­do un ses­go bas­tan­te más vehe­men­te y re­fle­xi­vo. Si en pa­sa­dos años de bo­nan­za los par­la­men­tos que se pro­nun­cia­ban en la pi­ne­da de Ga­và eran fun­da­men­tal­men­te ge­né­ri­cos y sim­pá­ti­cos, en los úl­ti­mos años re­fle­jan la se­rie­dad del mo­men­to. Un día des­pués del en­cuen­tro de la gran ma­yo­ría de los al­cal­des ca­ta­la­nes fa­vo­ra­bles a la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum, inevi­ta­ble­men­te Pe­dro Sán­chez de­be­rá re­fe­rir­se a la si­tua­ción ca­ta­la­na. Se es­pe­ra un dis­cur­so en po­si­ti­vo.

Pe­dro Sán­chez es, en es­te mo­men­to, uno de los úl­ti­mos puen­tes que que­dan en pie en­tre la vi­da po­lí­ti­ca ca­ta­la­na y la es­pa­ño­la. Por un la­do, es­tá apo­yan­do a Ma­riano Ra­joy en el sen­ti­do de con­de­nar la rup­tu­ra uni­la­te­ral de la le­gis­la­ción que ha con­su­ma­do el Par­la­ment de Ca­ta­lun­ya al apro­bar, en dos po­lé­mi­cos ple­nos, la ley del Re­fe­rén­dum y la ley de Tran­si­to­rie­dad Ju­rí­di­ca, am­bas re­cu­rri­das por el Go­bierno cen­tral y sus­pen­di­das pro­vi­sio­nal­men­te por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. En es­te sen­ti­do, es­tos úl­ti­mos días, Sán­chez ha ad­ver­ti­do reite­ra­da­men­te a la Ge­ne­ra­li­tat que “el sal­to al vacío no es una salida, sino una irres­pon­sa­bi­li­dad” y ha re­cor­da­do que “en de­mo­cra­cia las vías uni­la­te­ra­les no exis­ten”. Pe­ro, por otra par­te, el secretario ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas re­cor­dó que aun­que “sin la ley no hay salida, sin diá­lo­go tam­po­co”. Mien­tras la Guar­dia Ci­vil re­qui­sa car­te­les y se per­so­na en me­dios de co­mu­ni­ca­ción, o mien­tras el fis­cal ge­ne­ral De la Ma­za or­de­na ci­tar a los 712 al­cal­des ca­ta­la­nes dis­pues­tos a co­la­bo­rar con el re­fe­rén­dum, Pe­dro Sán­chez in­ten­ta pro­mo­ver en el Con­gre­so de los Dipu­tados una co­mi­sión so­bre el mo­de­lo te­rri­to­rial que per­mi­ta re­co­no­cer la plu­ri­na­cio­na­li­dad del Es­ta­do. Co­mi­sión que res­pon­de a una de sus má­xi­mas: “La so­lu­ción na­ce­rá del diá­lo­go, no de la di­vi­sión ni de las ame­na­zas”.

Coin­ci­dir con Ra­joy en el res­pe­to a la le­ga­li­dad no im­pi­de a Sán­chez re­pro­char­le “apa­tía y pa­si­vi­dad”. Aho­ra que la con­fron­ta­ción ad­quie­re per­fi­les ya muy in­quie­tan­tes, es con­so­la­dor es­cu­char al secretario de los so­cia­lis­tas afir­mar: “El ob­je­ti­vo es re­con­ci­liar a los pue­blos de Es­pa­ña”. Pe­dro Sán­chez es uno de los po­cos po­lí­ti­cos de al­to ni­vel que han in­ten­ta­do pro­mo­ver el diá­lo­go, in­clu­so lle­van­do la con­tra­ria a las fuer­zas vi­vas de su par­ti­do, que pre­ten­dían apla­zar la pro­pues­ta de di­cha co­mi­sión te­rri­to­rial has­ta des­pués del 1-O.

A pe­sar de que no sa­be si an­tes de es­ta fe­cha la co­mi­sión po­drá efec­ti­va­men­te cris­ta­li­zar, Sán­chez ha mos­tra­do co­ra­je po­lí­ti­co en un mo­men­to en que di­cha vir­tud es­ca­sea. Co­mo él mis­mo ma­ni­fes­ta­ba re­cien­te­men­te, “no he que­ri­do seguir con los bra­zos cru­za­dos vien­do có­mo el cho­que en­tre Ca­ta­lun­ya y Es­pa­ña si­gue co­bran­do fuer­za”. El diag­nós­ti­co de Sán­chez da en la dia­na: “En es­tos seis años han so­bra­do los re­pro­ches y ha fal­ta­do diá­lo­go”. Tam­bién tie­ne ra­zón cuan­do ape­la a la ge­ne­ro­si­dad y la am­pli­tud de mi­ras: “Aho­ra no es el mo­men­to de atri­buir cul­pa­bi­li­da­des, sino de bus­car so­lu­cio­nes”. Es­te de­be­ría ser el pun­to de par­ti­da, exac­ta­men­te: pa­sar de una vez por to­das las pá­gi­nas de la ten­sión y em­pe­zar a re­dac­tar las del diá­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.