Ho­ri­zon­te hu­ra­ca­na­do

La gen­te que ha­bía ido a vi­vir al es­ta­do cos­te­ro por su buen cli­ma du­da aho­ra so­bre su fu­tu­ro

La Vanguardia - - SUMARIO - ANDY RO­BIN­SON

La gen­te que ha­bía ido a vi­vir a Flo­ri­da por su buen cli­ma du­da so­bre su fu­tu­ro.

“Vi­ni­mos aquí por­que en Mi­chi­gan los in­vier­nos son muy fríos; pe­ro el do­min­go de­ci­di­mos ‘¡Nun­ca más!’”, dijo Mar­yann, sen­ta­da en una piz­ze­ría lle­na co­mo nun­ca en me­dio de las co­mu­ni­da­des de ju­bi­la­dos en Na­ples, en el sud­oes­te de Flo­ri­da, bas­tan­te cas­ti­ga­das por el hu­ra­cán Ir­ma. “Va­mos al nor­te”, aña­dió.

En los al­re­de­do­res po­día com­pro­bar­se có­mo los sue­ños de una ju­bi­la­ción de sol, pal­me­ras y bai­les al ai­re li­bre al son de Ju­lio Igle­sias pue­den con­ver­tir­se en 48 ho­ras en una pe­sa­di­lla. In­clu­so las ur­ba­ni­za­cio­nes más ca­ras de bun­ga­lows co­que­tos y cam­pos de golf te­nían un as­pec­to de­sola­dor de pal­me­ras sin co­pa y fa­ro­las de es­té­ti­ca re­tro arran­ca­das del sue­lo. En las co­mu­ni­da­des pa­ra los ju­bi­la­dos de me­nor ren­ta, con ca­sas pre­fa­bri­ca­das y ca­ra­va­nas con­ver­ti­das en mon­to­nes de cha­ta­rra, el pai­sa­je re­cor­da­ba Ale­po tras el bom­bar­deo.

El hu­ra­cán pa­só di­rec­ta­men­te por las pro­pie­da­des de Ro­yal Palm Golf don­de vi­ven el ma­tri­mo­nio sep­tua­ge­na­rio Mar­yann y Roy des­de que vi­nie­ron de De­troit ha­ce 15 años tras ju­bi­lar­se. Han pa­sa­do cua­tro días sin luz ni agua y sin po­der com­prar co­mi­da. “Es­te es el se­gun­do hu­ra­cán y, co­mo en el béis­bol, a la ter­ce­ra te eli­mi­nan, así que nos va­mos”, di­ce Roy. Por lo vis­to, otros re­si­den­tes ju­bi­la­dos de la zo­na –los lla­ma­dos snow­birds (pá­ja­ros de nie­ve), tan­to los que vie­nen del nor­te pa­ra pa­sar los me­ses de in­vierno co­mo los que vi­ven aquí to­do el año– se plan­tean mar­char­se tam­bién.

Flo­ri­da es el es­ta­do que más fuer­te­men­te ha apos­ta­do por una es­tra­te­gia de desa­rro­llo eco­nó­mi­co ba­sa­do en atraer a los snow­birds, ju­bi­la­dos de los es­ta­dos fríos del nor­te –y de al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos , so­bre to­do el Reino Uni­do– que quie­ren pa­sar las úl­ti­mas dé­ca­das de su vi­da en un cli­ma cá­li­do. La mi­gra­ción em­pe­zó en Flo­ri­da ya ha­ce ca­si un si­glo, cuan­do la frenética construcción de re­si­den­cias pro­vo­có una bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria que fue el des­en­ca­de­nan­te del crac de Wall Street en 1929.

Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, mi­llo­nes de ju­bi­la­dos de pro­ce­den­cia an­gló­fo­na y ju­día lle­ga­ron des­de Nue­va York, De­troit y Chica­go hu­yen­do –hay que de­cir­lo– no só­lo del frío sino de la cre­cien­te pre­sen­cia de afro­ame­ri­ca­nos e his­pa­nos en sus ciu­da­des. Y en las úl­ti­mas dé­ca­das las co­mu­ni­da­des de ju­bi­la­dos han cre­ci­do co­mo la es­pu­ma... El mo­de­lo te­nía bas­tan­tes ad­mi­ra­do­res en Es­pa­ña, que tam­bién mi­ra­ba al nor­te pa­ra lle­nar sus pro­pias ur­ba­ni­za­cio­nes en la cos­ta. En el 2006, el Bar­clays Bank y el Ie­se ce­le­bra­ron una con­fe­ren­cia en Bar­ce­lo­na ti­tu­la­da “Es­pa­ña, la nue­va Flo­ri­da de Eu­ro­pa”.

La ofer­ta di­ri­gi­da a los snow­birds es bas­tan­te va­ria­da en Flo­ri­da. Es­tán las me­ga­ur­ba­ni­za­cio­nes co­mo The Vi­lla­ges en Or­lan­do, don­de 120.000 re­si­den­tes –to­dos ma­yo­res de 55 años– dan vuel­tas en sus carritos de golf y apro­ve­chan las happy hours pa­ra to­mar un cóc­tel a las cua­tro de la tar­de. Más al sur, los ju­bi­la­dos de ma­yor ni­vel eco­nó­mi­co vie­nen a vi­vir a las co­mu­ni­da­des en re­sorts pla­ye­ros muy co­ti­za­dos co­mo los de Na­ples, con ac­ce­so a un club de golf pri­va­do. Aquí un cha­let de dos dor­mi­to­rios cues­ta me­dio mi­llón de dó­la­res. Pe­ro hay ur­ba­ni­za­cio­nes pa­ra los más hu­mil­des tam­bién. Mi­les de pre­ju­bi­la­dos cin­cuen­to­nes com­pra­ron pi­sos en los blo­ques de Cen­tury Vi­lla­ge al nor­te de Mia­mi, de ca­ra a su ju­bi­la­ción, en los años de la bur­bu­ja (has­ta el 2007) cuan­do to­do lo de­más era de­ma­sia­do ca­ro. Y pa­ra los de muy es­ca­sos re­cur­sos es­tán los trai­ler parks en la zo­na de Na­ples Es­ta­tes, que el pre­si­den­te Do­nald Trump vi­si­tó el pa­sa­do vier­nes.

La po­bla­ción de gen­te ma­yor de 65 años ha subido de 2,3 mi­llo­nes a 3,6 mi­llo­nes en Flo­ri­da des­de 1992. La mi­tad de ellos tie­nen más de 85 años. Mien­tras ciu­da­des co­mo De­troit per­die­ron la mi­tad de su po­bla­ción, la lle­ga­da de los ju­bi­la­dos –así co­mo de in­mi­gran­tes más jó­ve­nes– ha im­pul­sa­do un au­men­to del 35% de la po­bla­ción de Flo­ri­da des­de 1992.

Los snow­birds no só­lo dis­fru­tan del cli­ma tem­pla­do sino tam­bién de la au­sen­cia de un im­pues­to so­bre la ren­ta en un es­ta­do que no po­ne de­ma­sia­das trabas a la ho­ra de cons­truir un in­mue­ble o abrir una clí­ni­ca pri­va­da o una re­si­den­cia de an­cia­nos.

Pe­ro tras re­gis­trar­se subidas del ni­vel del mar de más de seis cen­tí­me­tros en los úl­ti­mos 25 años, y con hu­ra­ca­nes ca­da vez más fuer­tes de­bi­do a las ele­va­das tem­pe­ra­tu­ras del Ca­ri­be, el cli­ma de Flo­ri­da ya no es lo que era. Es más, tal co­mo se de­mos­tró con la muer­te de ocho an­cia­nos des­pués del hu­ra­cán Ir­ma en una re­si­den­cia de an­cia­nos en Mia­mi, ges­tio­na­da por una em­pre­sa acu­sa­da de frau­de, el mo­de­lo Flo­ri­da qui­zás no sea el me­jor pa­rar ga­ran­ti­zar ser­vi­cios pa­ra los vie­jos. En Cen­tury Vi­lla­ge los re­si­den­tes lle­va­ban dos días sin po­der usar los as­cen­so­res des­pués del hu­ra­cán.

“¿Tras el Ir­ma, Flo­ri­da se­gui­rá sien­do un paraíso pa­ra los ju­bi­la­dos?”, se pre­gun­ta­ba la se­ma­na pa­sa­da Mi­che­lle Sin­gle­tary en

The Was­hing­ton Post. “Cuan­do los ju­bi­la­dos di­cen ir des­de el nor­te al sur se aís­lan y pier­den las re­des de fa­mi­lia­res y de ami­gos que son esen­cia­les en emer­gen­cias”, des­ta­ca. Los ba­jos im­pues­tos coin­ci­den, ade­más, con la fal­ta de bue­nos ser­vi­cios pú­bli­cos. Es más, in­ver­tir en una vi­vien­da en Flo­ri­da ya no es tan atrac­ti­vo de­bi­do al ries­go de inun­da­cio­nes en la cos­ta y al cos­te cre­cien­te de las pó­li­zas de se­gu­ros. Según la in­mo­bi­lia­ria Zi­llow, el 13% de las vi­vien­das de Flo­ri­da se en­con­tra­rán ba­jo el agua en el 2100 si no se lo­gra de­te­ner la subida del ni­vel del mar.

Lo cier­to es que no ha­cía fal­ta el hu­ra­cán más gran­de de los úl­ti­mos tiem­pos pa­ra po­ner en en­tre­di­cho el mo­de­lo de Flo­ri­da co­mo des­tino pa­ra la ju­bi­la­ción. En el ran­king de ciu­da­des con­si­de­ra­das bue­nas pa­ra ha­cer­se ma­yor ela­bo­ra­do por el Mil­ken Ins­ti­tu­te de Ca­li­for­nia, Mia­mi ocu­pa el pues­to 73 y Flo­ri­da no fi­gu­ra en los diez pri­me­ros es­ta­dos. Los pri­me­ros pues­tos del ran­king los ocu­pan ciu­da­des en Io­wa, Wis­con­sin y Da­ko­ta, es­ta­dos del nor­te y del Me­dio Oes­te. In­clu­so Mi­chi­gan re­gis­tra me­jo­res re­sul­ta­dos en es­te es­tu­dio que Flo­ri­da.

Pe­se a to­do, hay snow­birds en Na­ples que no se arre­pien­ten de na­da. En la muy co­ti­za­da ur­ba­ni­za­ción Fidd­ler’s Creek, que cuen­ta con un mi­llar de bun­ga­lows de la­dri­llo con su pro­pio spa y un cam­po de golf ul­tra­se­lec­to, na­die quie­re mar­char­se. “Es­to es el paraíso”, re­su­mió Wan­da, de 75 años, oriun­da de Chica­go, tras re­sis­tir la tor­men­ta so­la en ca­sa. “Me sen­té en­ci­ma de la ne­ve­ra y cuan­do lle­gó la cal­ma del ojo del hu­ra­cán, sa­lí a la ca­lle y me en­con­tré con otros ve­ci­nos y nos uni­mos; fue co­mo un mi­la­gro”, di­ce. Hay otro con­sue­lo pa­ra Flo­ri­da en la era del cam­bio cli­má­ti­co. Su prin­ci­pal ri­val en el mer­ca­do pa­ra atraer a ju­bi­la­dos del nor­te es Ari­zo­na, en el de­sier­to del sud­oes­te, don­de los in­cen­dios fo­res­ta­les es­te año son los peo­res que se han re­gis­tra­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po.

ES­TRA­TE­GIA TRUNCADA

Es el es­ta­do que más ha apos­ta­do por atraer a ju­bi­la­dos de re­gio­nes más frías

NI­CO­LE RAUCHEISEN / AP

¿Quién quie­re vi­vir

aquí? Una pa­re­ja re­gre­sa a su ca­sa tres días des­pués del pa­so del Ir­ma. Es­te ti­po de hu­ra­ca­nes de gran in­ten­si­dad se­rán más fre­cuen­tes en el fu­tu­ro por el au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra del agua del Atlán­ti­co a cau­sa del cam­bio cli­má­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.