La Au­dien­cia Na­cio­nal quie­re ce­le­brar lo an­tes po­si­ble el jui­cio por el 17-A.

El pro­pó­si­to de la Au­dien­cia Na­cio­nal es ce­rrar pron­to la in­ves­ti­ga­ción y ce­le­brar lo an­tes po­si­ble el jui­cio

La Vanguardia - - SUMARIO -

JO­SÉ MA­RÍA BRUNET

Madrid

Un mes des­pués de los aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na y Cam­brils, el su­ma­rio que se ins­tru­ye en la Au­dien­cia Na­cio­nal so­bre la cé­lu­la yiha­dis­ta or­ga­ni­za­da en torno al imán de Ri­poll, Ab­del­ba­ki Es Satty, se man­tie­ne en se­cre­to, aun­que pro­ba­ble­men­te no se­rá ya por mu­cho tiem­po. El juez en­car­ga­do del ca­so, Fer­nan­do An­dreu, lo guar­da ce­lo­sa­men­te por con­si­de­rar que es la me­jor ga­ran­tía de que las in­ves­ti­ga­cio­nes aún en cur­so po­drán ser de es­te mo­do más exi­to­sas. Pe­ro en la Au­dien­cia Na­cio­nal se tie­ne la con­vic­ción de que la ta­rea ya rea­li­za­da ha ser­vi­do pa­ra lo prin­ci­pal, es de­cir, pa­ra des­ca­be­zar a la ser­pien­te y con­ju­rar to­do pe­li­gro que pu­die­ra pro­ve­nir del nú­cleo te­rro­ris­ta que cre­ció si­len­cio­sa­men­te al­re­de­dor de Es Satty.

El he­cho de que seis de los im­pli­ca­dos en los aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na y Cam­brils –en­tre ellos el au­tor del ocu­rri­do en la Ram­bla, You­nes Abou­yaa­qoub– per­die­ran la vi­da en sus en­fren­ta­mien­tos con los Mos­sos d’Es­qua­dra ha te­ni­do en­tre otros el ob­vio efec­to de re­du­cir el ám­bi­to de la in­ves­ti­ga­ción. En par­te por es­ta cir­cuns­tan­cia la vo­lun­tad de la Au­dien­cia es que el asun­to lle­gue a su fa­se fi­nal, la de la ce­le­bra­ción del jui­cio oral, en un pla­zo re­la­ti­va­men­te cor­to, tal vez du­ran­te el mes de mar­zo, y en to­do ca­so no más allá de la pri­ma­ve­ra del año pró­xi­mo.

En la in­ves­ti­ga­ción en cur­so tra­ba­jan aho­ra no me­nos de trein­ta per­so­nas vin­cu­la­das al Cen­tro de In­te­li­gen­cia contra el Te­rro­ris­mo y el Cri­men Or­ga­ni­za­do (Cit­co). Es­te or­ga­nis­mo coor­di­na a los dis­tin­tos cuer­pos po­li­cia­les. Es una de sus fun­cio­nes y, ade­más, el pro­pio juez An­dreu dis­pu­so a fi­na­les del pa­sa­do mes de agos­to que el Cit­co se ocu­pa­ra de es­ta ta­rea tras al­gu­na polémica ini­cial so­bre el gra­do de par­ti­ci­pa­ción que Po­li­cía y Guar­dia Ci­vil tu­vie­ron en las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes. El pe­so de esa la­bor re­ca­yó en los Mos­sos, cu­ya la­bor la Au­dien­cia ha ava­la­do des­de el pri­mer mo­men­to. Des­de en­ton­ces, ha ha­bi­do reunio­nes se­ma­na­les en las que se in­ter­cam­bian da­tos y se eva­lúa la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble so­bre el ries­go de ame­na­za te­rro­ris­ta.

La ta­rea de in­ves­ti­ga­ción re­la­ti­va a los aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na y Cam­brils es­tá cen­tra­da en el aná­li­sis de to­do el ma­te­rial ob­te­ni­do, en es­pe­cial los te­lé­fo­nos mó­vi­les. De mo­men­to, en lo que se es­tá tra­ba­jan­do es en la ob­ten­ción de da­tos. Por ejem­plo, el con­trol de to­das las

EL EPO TAJE lla­ma­das efec­tua­das des­de los dis­tin­tos apa­ra­tos re­co­gi­dos por los in­ves­ti­ga­do­res. ¿Por qué es im­por­tan­te es­ta la­bor? Por­que pue­de per­mi­tir ob­je­ti­var in­for­ma­ción y plan­tear hi­pó­te­sis pa­ra la in­ves­ti­ga­ción. El fin de se­ma­na an­te­rior a los aten­ta­dos, por ejem­plo, al­gu­nos de los miem­bros de la cé­lu­la yiha­dis­ta via­ja­ron a Pa­rís. El po­si­cio­na­mien­to de las lla­ma­das pue­de fa­ci­li­tar la re­cons­truc­ción de esos he­chos pre­vios y pro­fun­di­zar en la in­ves­ti­ga­ción. ¿Con quié­nes se pu­sie­ron en con­tac­to los miem­bros de la cé­lu­la? ¿Dón­de es­tu­vie­ron exac­ta­men­te? ¿Qué con­clu­sio­nes pue­den sa­car­se de su pe­ri­plo?

Los da­tos que se ob­ten­gan de los ci­ta­dos dis­po­si­ti­vos te­le­fó­ni­cos van a que­dar a dis­po­si­ción de ca­da uno de los men­cio­na­dos cuer­pos po­li­cia­les. Los ex­per­tos de Mos­sos, Guar­dia Ci­vil y Po­li­cía Na­cio­nal van a te­ner a su dis­po­si­ción to­da la in­for­ma­ción y los mis­mos con­te­ni­dos. El pro­pó­si­to es que ca­da uno pue­da eva­luar­los con el fin de po­ner lue­go en co­mún las dis­tin­tas hi­pó­te­sis o con­clu­sio­nes que ha­yan ela­bo­ra­do. Y cru­zar­las, a su vez, con la in­for­ma­ción pro­ce­den­te de otras fuer­zas po­li­cia­les ex­tran­je­ras. Con Fran­cia, por ejem­plo, se tra­ba­ja intensamente. Por el in­te­rés co­mún con Es­pa­ña en lle­gar al fon­do de la in­ves­ti­ga­ción so­bre la cé­lu­la de Ri­poll. La sos­pe­cha es que el nú­cleo yiha­dis­ta que aten­tó en Bar­ce­lo­na y Cam­brils y lue­go fue des­ar­ti­cu­la­do pu­do su­po­ner tam­bién una ame­na­za pa­ra la se­gu­ri­dad de los fran­ce­ses, en la me­di­da en que es­tá com­pro­ba­do que los te­rro­ris­tas se mo­vie­ron con fa­ci­li­dad por su te­rri­to­rio.

La prio­ri­dad de la Au­dien­cia Na­cio­nal, en to­do ca­so, es ce­le­brar pron­to el jui­cio oral por los aten­ta­dos del 17 de agos­to, sin que la in­ves­ti­ga­ción so­bre las po­si­bles re­la­cio­nes y ra­mi­fi­ca­cio­nes de la cé­lu­la que ac­tuó en­ton­ces re­tra­se el pro­ce­di­mien­to ju­di­cial abier­to. El juez An­dreu y la fis­cal en­car­ga­da del ca­so, Ana Noé, han es­ta­do es­ta se­ma­na en Bar­ce­lo­na, man­te­nien­do con­tac­tos con los Mos­sos d’Es­qua­dra. En par­te, pa­ra unir a la cau­sa las de­cla­ra­cio­nes de los agen­tes que ac­tua­ron en Cam­brils –don­de fue­ron aba­ti­dos cua­tro de los te­rro­ris­tas– y en el con­trol mon­ta­do en la Dia­go­nal po­co des­pués del aten­ta­do de la Ram­bla. You­nes Abou­yaa­qoub, que con­du­cía la fur­go­ne­ta de la que se sir­vió pa­ra sus pro­pó­si­tos ho­mi­ci­das, pu­do es­ca­par de ese con­trol, tras ha­ber ro­ba­do el vehícu­lo que con­du­cía y ha­ber ase­si­na­do a su due­ño, el coope­ran­te Pau Pé­rez, al que de­jó en el asien­to de atrás.

La idea que se va abrien­do pa­so en la Au­dien­cia, con el fin de no re­tra­sar el avan­ce del pro­ce­so, es que qui­zá con­ven­ga abrir una pie­za se­pa­ra­da es­pe­cí­fi­ca pa­ra ir re­co­pi­lan­do la in­for­ma­ción que apor­te la in­ves­ti­ga­ción so­bre las po­si­bles re­la­cio­nes y ra­mi­fi­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de la cé­lu­la yiha­dis­ta na­ci­da en Ri­poll. Es­te cla­se de da­tos pue­den ser­vir, so­bre to­do, pa­ra una me­jor com­pren­sión de la for­ma de ac­tuar de es­te ti­po de gru­pos. To­do ello se con­si­de­ra muy im­por­tan­te en el ám­bi­to de la in­for­ma­ción po­li­cial y en aras de evi­tar fu­tu­ros aten­ta­dos. Pe­ro no va a apor­tar ne­ce­sa­ria­men­te da­tos cla­ve so­bre lo ya ocu­rri­do en Bar­ce­lo­na y Cam­brils y so­bre las res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les que pue­den es­ta­ble­cer­se so­bre los he­chos.

Uno de los as­pec­tos de in­te­rés pa­ra los ex­per­tos que la in­ves­ti­ga­ción ya ha pues­to de re­lie­ve es el pro­ce­so de for­ma­ción de la cé­lu­la des­ar­ti­cu­la­da. La re­la­ción de pa­ren­tes­co en­tre va­rios miem­bros del gru­po es, en es­te sen­ti­do, un da­to re­le­van­te. Y ha per­mi­ti­do con­fir­mar la hi­pó­te­sis de que el imán de Ri­poll con­si­guió cap­tar y adoc­tri­nar pri­me­ro a los jó­ve­nes de ma­yor edad, pa­ra que és­tos hi­cie­ran lue­go lo mis­mo con sus her­ma­nos o fa­mi­lia­res pró­xi­mos. Es una cir­cuns­tan­cia que pa­ra la in­ves­ti­ga­ción pe­nal pue­de re­sul­tar mar­gi­nal, pe­ro que tie­ne re­le­van­cia pa­ra co­no­cer me­jor las es­tra­te­gias con que se for­man las cé­lu­las yiha­dis­tas y, en es­te sen­ti­do, te­ner al­gu­na uti­li­dad pa­ra frus­trar ac­cio­nes te­rro­ris­tas en el fu­tu­ro.

Se es­tán de­di­can­do es­pe­cia­les es­fuer­zos al aná­li­sis de los te­lé­fo­nos mó­vi­les re­cu­pe­ra­dos Ca­da se­ma­na se reúnen man­dos de las dis­tin­tas po­li­cías pa­ra eva­luar el ries­go

Ima­gen de las flo­res, ve­las y men­sa­jes que mi­les de per­so­nas de­ja­ron en la Ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.