Pro­fe­so­res e in­ves­ti­ga­do­res eu­ro­peos em­pie­zan a de­jar el Reino Uni­do.

El nú­me­ro de in­ves­ti­ga­do­res eu­ro­peos ya ha dis­mi­nui­do y las uni­ver­si­da­des bri­tá­ni­cas te­men per­der pe­so

La Vanguardia - - SUMARIO - RA­FAEL RA­MOS

Pa­ra la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca The­re­sa May, la ma­yo­ría de su Ga­bi­ne­te, bue­na par­te del Par­la­men­to y los fa­ná­ti­cos del Bre­xit en ge­ne­ral, cual­quie­ra que de­fien­da la idea de Eu­ro­pa, la Unión Eu­ro­pea o el mer­ca­do úni­co es sen­ci­lla­men­te un “enemi­go del pue­blo”, un de­mó­cra­ta de pa­co­ti­lla que pre­ten­de ig­no­rar el re­sul­ta­do de un re­fe­rén­dum en el que un 52% de los ciu­da­da­nos del Reino Uni­do, tras una cam­pa­ña lle­na de men­ti­ras, vo­tó por di­vor­ciar­se de la UE. Pa­ra la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca del país, pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas y ar­tís­ti­cas, es en cam­bio el Go­bierno el que se ha con­ver­ti­do en el “enemi­go de la cul­tu­ra¨.

De to­dos los sec­to­res de la so­cie­dad –fi­nan­zas, ma­nu­fac­tu­ras, ser­vi­cios...– nin­guno ha sen­ti­do de una ma­ne­ra tan ful­mi­nan­te el im­pac­to del Bre­xit co­mo la cul­tu­ra. El nú­me­ro de es­tu­dian­tes e in­ves­ti­ga­do­res de otros paí­ses eu­ro­peos ha caí­do drás­ti­ca­men­te en tan só­lo un año (el to­tal de in­mi­gran­tes ha des­cen­di­do en 133.000). Las gran­des uni­ver­si­da­des bri­tá­ni­cas, que de­pen­den de la ca­pa­ci­dad de atraer ta­len­to in­ter­na­cio­nal pa­ra man­te­ner su ni­vel de ex­ce­len­cia, te­men por su repu­tación. Las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les, cu­yos pre­su­pues­tos han si­do fe­roz­men­te re­cor­ta­dos por los go­bier­nos con­ser­va­do­res de Ca­me­ron y May, se pre­pa­ran pa­ra que­dar­se tam­bién sin el di­ne­ro que has­ta aho­ra re­ci­bían de la Unión Eu­ro­pea.

“Tan­to el Bre­xit co­mo la vic­to­ria de Do­nald Trump en Es­ta­dos Uni­dos o el avan­ce de la ex­tre­ma de­re­cha en nu­me­ro­sos paí­ses eu­ro­peos son ma­ni­fes­ta­cio­nes de una gue­rra cul­tu­ral que lle­va­ba tiem­po fra­guán­do­se y aho­ra ha es­ta­lla­do. Así que es per­fec­ta­men­te ló­gi­co que la cul­tu­ra es­té en la pri­me­ra lí­nea de fuego y sea la que es­té re­ci­bien­do ya los pro­yec­ti­les”, se­ña­la el em­pre­sa­rio Wal­ter Mat­hies­sen, que se de­di­ca a traer ar­tis­tas de to­do el mun­do al Reino Uni­do. Su vi­sión del fu­tu­ro es pe­si­mis­ta, la de un país ca­da vez más ce­rra­do en sí mis­mo con tal de pre­ser­var su iden­ti­dad, aun­que ten­ga que pa­gar por ello un pre­cio muy ele­va­do.

Las ten­sio­nes en­tre pro y an­ti eu­ro­peos, li­mi­ta­das has­ta ha­ce po­co al te­rreno de la po­lí­ti­ca, han lle­ga­do a la cul­tu­ra du­ran­te un verano ca­lien­te en to­dos los sen­ti­dos. En el fes­ti­val de Edim­bur­go, las sá­ti­ras contra Trump y el Bre­xit han do­mi­na­do el pro­gra­ma, mien­tras que los Proms de Lon­dres nun­ca ha­bían es­ta­do tan po­li­ti­za­dos. El di­rec­tor Daniel Ba­ren­boim to­mó el mi­cró­fono pa­ra de­nun­ciar las “cre­cien­tes ten­den­cias ais­la­cio­nis­tas”; la in­ter­pre­ta­ción del Himno a la ale­gría de Beet­ho­ven fue con­si­de­ra­da co­mo una mues­tra de apo­yo fue­ra de lu­gar a la Unión Eu­ro­pea; ban­de­ri­tas de la UE on­dea­ron en el Ro­yal Al­bert Hall, sien­do mu­chas de ellas re­ti­ra­das co­mo si fue­ran un ata­que a la Cons­ti­tu­ción y los va­lo­res del Reino Uni­do, pro­vo­can­do un en­fren­ta­mien­to en­tre los par­ti­da­rios y enemi­gos de la per­ma­nen­cia en Eu­ro­pa. Y la fies­ta no ha he­cho más que co­men­zar.

La bre­cha que di­vi­de a quie­nes quie­ren y no mar­char­se de la Unión Eu­ro­pea es ge­ne­ra­cio­nal, económica y cul­tu­ral. Los jó­ve­nes y las per­so­nas con una bue­na for­ma­ción edu­ca­ti­va desean seguir en la UE. Las per­so­nas ma­yo­res nos­tál­gi­cas del pa­sa­do, sin for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria y ni­vel de vi­da pre­ca­rio, afec­ta­das ne­ga­ti­va­men­te por la glo­ba­li­za­ción, op­tan por sal­tar del bar­co e in­ten­tar re­cu­pe­rar las glo­rias de un im­pe­rio que ni exis­te ni pue­de vol­ver a exis­tir. A Gran Bre­ta­ña se le ha pa­sa­do el tren y es im­po­si­ble que se vuel­va a su­bir en él.

Un 52% de los bri­tá­ni­cos vo­tó por aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea, y na­da su­gie­re cla­ra­men­te que el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum fue­ra a ser di­fe­ren­te si se vol­vie­ra a re­pe­tir aho­ra. A lo he­cho pe­cho, vie­ne a ser la ac­ti­tud de una ma­yo­ría cla­ra de los ciu­da­da­nos. Pe­ro un apa­bu­llan­te 96% de las per­so­nas que tra­ba­jan en ofi­cios crea­ti­vos (es­cri­to­res, ar­tis­tas, in­ves­ti­ga­do­res...) quie­ren seguir en la UE y se sien­ten trai­cio­na­dos por el res­to de sus com­pa­trio­tas. “Se tra­ta de una de­ci­sión trá­gi­ca que va a dis­mi­nuir las opor­tu­ni­da­des de

OR­QUES­TAS, MU­SEOS Y TEA­TROS Víc­ti­mas ya de los re­cor­tes del Go­bierno, van a per­der tam­bién las ayu­das de la UE

OX­FORD Y CAM­BRID­GE Con el país fue­ra de la UE pue­den que­dar re­za­ga­das res­pec­to a Har­vard, Ya­le o el MIT

va­rias ge­ne­ra­cio­nes y a em­po­bre­cer el país de una ma­ne­ra que aho­ra ape­nas se pue­de vis­lum­brar”, di­ce el mú­si­co la­ti­noa­me­ri­cano afin­ca­do en Lon­dres Sil­vio Men­des.

En un cli­ma de cre­cien­tes re­cor­tes por par­te del Go­bierno, los 37 mi­llo­nes de eu­ros que la Unión Eu­ro­pea apor­tó a ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les del Reino Uni­do, pro­yec­tos de re­ge­ne­ra­ción y be­cas Eras­mus en el úl­ti­mo quin­que­nio re­sul­tan bas­tan­te di­ne­ro. Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo el Bri­tish Coun­cil o el Arts Coun­cil of En­gland lo tie­nen muy cla­ro, pe­ro no así el Mi­nis­te­rio del In­te­rior (ob­se­sio­na­do por re­du­cir la in­mi­gra­ción) o el Mi­nis­te­rio pa­ra la Salida de la Unión Eu­ro­pea, cu­yo nom­bre ha­bla por sí so­lo, y que son los que tie­nen la sar­tén por el man­go. La ac­tual mi­nis­tra de Cul­tu­ra, Ka­ren Brad­ley, se li­mi­ta esen­cial­men­te a de­cir que sí a to­do lo que le in­di­can la pri­me­ra mi­nis­tra May y los pe­sos pe­sa­dos del Ga­bi­ne­te, y no se ha gran­jea­do ni la amis­tad ni el res­pe­to de las ins­ti­tu­cio­nes a las que re­pre­sen­ta.

“La cul­tu­ra ha de ser por de­fi­ni­ción di­ver­sa, con­tra­dic­to­ria, im­pre­de­ci­ble, desafian­te –afir­ma Ni­cho­las Se­ro­ta, que fue du­ran­te mu­chos años di­rec­tor de la Ta­te Ga­llery y aho­ra pre­si­de el En­glish Arts Coun­cil–. Pe­ro lo que el Bre­xit es­tá con­si­ver guien­do es jus­ta­men­te to­do lo con­tra­rio, ha­cer­la más es­tre­cha, más cen­tra­da en sí mis­ma y me­nos en lo de fue­ra. Un au­tén­ti­co desas­tre”. En esa mis­ma lí­nea se ex­pre­sa John Kampf­ner, má­xi­mo res­pon­sa­ble del Bri­tish Coun­cil, en­car­ga­do de

ex­por­tar la ri­que­za cul­tu­ral bri­tá­ni­ca al ex­tran­je­ro, y a quien le gus­ta­ría acla­ra­do de ma­ne­ra sa­tis­fac­to­ria el es­ta­tus de los ciu­da­da­nos de la UE re­si­den­tes en el Reino Uni­do (y vi­ce­ver­sa).

Cu­na de Sha­kes­pea­re y Hän­del, la tie­rra de sir Lau­ren­ce Oli­vier o Alec Guin­ness, Gran Bre­ta­ña ha si­do tra­di­cio­nal­men­te el ma­yor ter­cer ex­por­ta­dor de cul­tu­ra del mun­do. Pe­ro es al­go que el Bre­xit se dis­po­ne a cam­biar. El Arts Coun­cil se ha vis­to obli­ga­do a re­cor­tar su pre­su­pues­to en 24 mi­llo­nes de eu­ros, lo que va a afec­tar inevi­ta­ble­men­te de ma­ne­ra muy du­ra a las ins­ti­tu­cio­nes que re­pre­sen­ta, ca­da una de las cua­les va a que­dar­se sin un 0,5% del di­ne­ro que per­ci­bía has­ta aho­ra. La Ro­yal Ope­ra Hou­se va a per­der 150.000 eu­ros anua­les, el South Bank Cen­ter 120.000, la En­glish Na­tio­nal Ope­ra (ame­na­za­da de que­dar­se sin sub­si­dios por sus cons­tan­tes pér­di­das) 110.000, la Ro­yal Sha­kes­pea­re Com­pany 95.000, y así has­ta un to­tal de 880 com­pa­ñías. Tea­tros pe­que­ños co­mo el pres­ti­gio­so Don­mar Wa­rehou­se, el Ro­yal Court, el Oran­ge Tree, el Al­me­di­da o el Ham­ps­tead Thea­tre de­pen­den pa­ra su su­per­vi­ven­cia de los me­ce­nas, y de las ayu­das ex­tras que pi­den a los afi­cio­na­dos (una con­tri­bu­ción vo­lun­ta­ria de en­tre 1 y 10 eu­ros por lo­ca­li­dad). El pa­no­ra­ma es aún más de­sola­dor en pro­vin­cias. Fes­ti­va­les tra­di­cio­na­les han si­do su­pri­mi­dos por cul­pa de los re­cor­tes, cin­co mu­seos de Lan­cas­hi­re se en­cuen­tran a pun­to de ce­rrar, y la ciu­dad de Derby se ha que­da­do sin su or­ques­ta. Y to­do pa­ra na­da, por­que la ob­se­sión de los go­bier­nos con­ser­va­do­res con la aus­te­ri­dad ha re­du­ci­do el Es­ta­do a su ex­pre­sión más mí­ni­ma des­de el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pe­ro el dé­fi­cit no ha dis­mi­nui­do sino que ha au­men­ta­do.

A ni­vel aca­dé­mi­co el es­ce­na­rio es aún más preo­cu­pan­te, por­que la apor­ta­ción de la Unión Eu­ro­pea a la in­ves­ti­ga­ción en el Reino Uni­do, a tra­vés de sus di­ver­sos programas, ha si­do de sie­te mil mi­llo­nes de eu­ros en los úl­ti­mos sie­te años, y es al­ta­men­te im­pro­ba­ble que el Go­bierno na­cio­nal sa­que de sus pre­su­pues­tos una can­ti­dad se­me­jan­te. “Si se con­fir­ma que los eu­ro­peos ya re­si­den­tes ha­brán de re­gis­trar­se en vez de ver re­co­no­ci­dos au­to­má­ti­ca­men­te sus de­re­chos, si se im­po­nen cuo­tas al nú­me­ro de es­tu­dian­tes y pro­fe­so­res, si se anu­la el de­re­cho a traer al país a los fa­mi­lia­res, ¿qué es­tu­dio­sos, ar­tis­tas y cien­tí­fi­cos van a que­rer ins­ta­lar­se en el Reino Uni­do, en vez de en Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá o Ale­ma­nia? –se pre­gun­ta Ed Va­zey, ex secretario de Es­ta­do de ori­gen po­la­co que fue ce­sa­do de su pues­to por The­re­sa May–. Un país que tra­di­cio­nal­men­te ha si­do de aco­gi­da se es­tá con­vir­tien­do de ma­ne­ra pre­me­di­ta­da en hos­til y an­ti­pá­ti­co ha­cia los in­mi­gran­tes, y ello tam­bién im­pac­ta en la cul­tu­ra”. El sec­tor uni­ver­si­ta­rio apor­ta 80.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les a la eco­no­mía bri­tá­ni­ca.

Uni­ver­si­da­des co­mo Ox­ford y Cam­brid­ge es­tán en pri­me­ra di­vi­sión gra­cias a su ca­pa­ci­dad pa­ra atraer a los me­jo­res es­tu­dian­tes y pro­fe­so­res. Pe­ro es co­mo el pez que se muer­de la co­la. Si ese flu­jo dis­mi­nu­ye, al tiem­po que des­apa­re­cen los fon­dos de la Unión Eu­ro­pea pa­ra in­ves­ti­ga­ción y la­bo­ra­to­rios, la ca­li­dad, los me­ce­naz­gos y los in­gre­sos se re­sen­ti­rán irre­me­dia­ble­men­te. Y su ni­vel de ex­ce­len­cia co­rre­rá pe­li­gro, por ello se plan­tean abrir su­cur­sa­les en Pa­rís, Ro­ma o Ber­lín. El Bre­xit es un lo­bo fe­roz que ame­na­za a to­dos los es­ta­men­tos del ar­te, la cul­tu­ra y el mun­do aca­dé­mi­co en Gran Bre­ta­ña. Y no va de fa­rol.

ROB STOTHARD / GETTY

OVERSNAP / GETTY

JUS­TIN TALLIS / AFP

BEN STANSALL / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.