Schulz se afe­rra a la jus­ti­cia so­cial ante son­deos ad­ver­sos

A una se­ma­na de la ci­ta, el so­cial­de­mó­cra­ta si­gue le­jos de Merkel

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - MA­RÍA-PAZ LÓ­PEZ Ber­lín. Co­rres­pon­sal

El par­ti­do más an­ti­guo de Ale­ma­nia, fun­da­do en 1875, se en­cuen­tra en gra­ve aprie­to en el si­glo XXI. Cuan­do fal­ta só­lo una se­ma­na pa­ra las elec­cio­nes, Mar­tin Schulz, el hom­bre lle­ga­do de Bru­se­las en el que el Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta de Ale­ma­nia (SPD) ha­bía de­po­si­ta­do sus es­pe­ran­zas de re­con­quis­tar la can­ci­lle­ría, no ha lo­gra­do re­ver­tir los son­deos que, ve­ni­dos de uno u otro ins­ti­tu­to de­mos­có­pi­co, re­pi­ten ma­cha­co­na­men­te que Angela Merkel le lle­va co­mo mí­ni­mo 15 puntos de ven­ta­ja. La ac­tual can­ci­ller y lí­der de­mo­cris­tia­na, que acu­mu­la do­ce años en el po­der, as­pi­ra a un cuar­to man­da­to en los co­mi­cios del pró­xi­mo do­min­go 24.

Tras su úni­co ca­ra a ca­ra te­le­vi­si­vo el pa­sa­do día 3, del que Merkel sa­lió ai­ro­sa, las op­cio­nes de Schulz no han de­ja­do de em­peo­rar. Según el son­deo de In­fra­test di­map, pu­bli­ca­do el jue­ves, el SPD re­ci­bi­ría el 20% de los vo­tos, mien­tras que la Unión Cris­tia­na De­mó­cra­ta (CDU) de Merkel, jun­to a su for­ma­ción

her­ma­na bá­va­ra, la Unión So­cial Cris­tia­na (CSU), ob­ten­drían el 37%.

“Si us­ted se guía por las en­cues­tas, re­nun­cia a sus prin­ci­pios y se aco­mo­da a las en­cues­tas; yo no ha­go eso”, de­cla­ró ayer Schulz en una en­tre­vis­ta en la Deuts­che We­lle. En días an­te­rio­res, ha reivin­di­ca­do un es­tu­dio del ins­ti­tu­to Allens­bach –pre­vio al de­ba­te te­le­vi­si­vo– que in­di­ca que el 46% de los elec­to­res to­da­vía no ha­bría de­ci­di­do su vo­to. Schulz no ce­ja en su vo­lun­tad de pre­sen­tar­se co­mo fu­tu­ro can­ci­ller.

El pro­ble­ma pa­ra el ac­tual SPD es que ha si­do so­cio mi­no­ri­ta­rio de Merkel en una Gros­se Koa­li­tion (la que for­man los dos par­ti­dos más vo­ta­dos) du­ran­te dos le­gis­la­tu­ras, la de 2005-2009, y la ac­tual des­de el 2013, y mu­chos ana­lis­tas atri­bu­yen a ese ma­ri­da­je su pro­gre­si­vo des­cen­so de apo­yos en las ur­nas des­de en­ton­ces (véa­se gráfico).

Pe­ro tam­bién hay que re­cor­dar que la CDU/CSU ga­nó en el 2005 al SPD por só­lo un pun­to de di­fe­ren­cia. Esa ajus­ta­da vic­to­ria, que hi­zo de Angela Merkel la pri­me­ra mu­jer can­ci­ller de la his­to­ria de Ale­ma­nia, se de­bió en cier­ta me­di­da al des­con­ten­to de una par­te del elec­to­ra­do so­cial­de­mó­cra­ta de cla­se tra­ba­ja­do­ra, que se re­be­ló contra el SPD por el pa­que­te de re­for­mas del mer­ca­do de tra­ba­jo y del Es­ta­do de bie­nes­tar –co­no­ci­do co­mo Agen­da

2010–, lanzado por el can­ci­ller so­cial­de­mó­cra­ta Ger­hard Schrö­der jun­to a sus alia­dos eco­lo­gis­tas a ini­cios de los años 2000, pa­ra fo­men­tar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y re­du­cir el des­em­pleo.

Cuan­do a prin­ci­pios de es­te año el SPD de­ci­dió con­fiar el re­to elec­to­ral a Mar­tin Schulz, ex­pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo re­cién lle­ga­do de Bru­se­las con una au­reo­la de sal­va­dor, los so­cial­de­mó­cra­tas vi­vie­ron un mo­men­to de gra­cia. El lla­ma­do efec­to Schulz, es­to es, el des­pe­gue del par­ti­do en los son­deos elec­to­ra­les, pla­neó so­bre la po­lí­ti­ca ale­ma­na du­ran­te se­ma­nas, en las que el SPD lle­gó a po­ner­se ca­si a la par –con por­cen­ta­jes ca­da uno en torno a 31-33%– en la ca­rre­ra contra el blo­que CDU/CSU de Merkel.

Sin em­bar­go, ese efec­to se fue eva­po­ran­do, des­de que tres co­mi­cios re­gio­na­les en­tre mar­zo y ma­yo die­ron al tras­te con la ale­gría ini­cial. La CDU ven­ció al SPD en esas tres ci­tas elec­to­ra­les: Sa­rre, Schles­wi­gHols­tein y Re­na­nia del Nor­teWest­fa­lia, con la agra­van­te de que en esos dos úl­ti­mos län­der go­ber­na­ban coa­li­cio­nes li­de­ra­das por el SPD. En el ca­so re­nano, re­sul­tó es­pe­cial­men­te hi­rien­te por tra­tar­se de un tradicional feu­do so­cial­de­mó­cra­ta y land na­tal de Schulz.

Des­de en­ton­ces, sus in­ten­tos por si­tuar la jus­ti­cia so­cial en el cen­tro de la cam­pa­ña –in­clui­das ve­la­das crí­ti­cas a las re­for­mas de Schrö­der– no le han re­por­ta­do gran­des ré­di­tos. “A Ale­ma­nia le va bien, pe­ro no a to­dos sus ciu­da­da­nos les va igual de bien”, pro­cla­mó Schulz el vier­nes en un mi­tin en Pots­dam, ciu­dad ve­ci­na a Ber­lín, y tam­bién ha­bi­tual vi­ve­ro so­cial­de­mó­cra­ta.

Aun­que la eco­no­mía ale­ma­na va vien­to en po­pa, y su ta­sa de pa­ro es ba­ja (5,8% el pa­sa­do agos­to), el nú­me­ro de per­so­nas en ries­go de po­bre­za o ex­clu­sión so­cial en es­te país de 81 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes se si­tuó el año pa­sa­do en el 15,7%, el ni­vel más al­to des­de la reuni­fi­ca­ción, según la fe­de­ra­ción de ser­vi­cios de be­ne­fi­cen­cia Pa­ri­tä­tis­che Wohl­fahr­ts­ver­band. (Es­te es­tu­dio no in­clu­yó a los re­fu­gia­dos por cues­tio­nes me­to­do­ló­gi­cas y tem­po­ra­les.) En el 2015 era del 15,4%, y ha­ce un de­ce­nio, del 14,7%. Acla­ra­ción: en Ale­ma­nia se con­si­de­ra que una per­so­na es­tá ame­na­za­da por la po­bre­za o la ex­clu­sión so­cial cuan­do sus in­gre­sos son in­fe­rio­res al 60% de los in­gre­sos me­dios del país; ese lí­mi­te se­ría pa­ra una per­so­na so­la de 890 eu­ros ne­tos, y pa­ra una pa­re­ja con dos hi­jos, de 1.870 eu­ros.

Pe­ro esa si­tua­ción no pa­re­ce im­pac­tar lo su­fi­cien­te en la so­cie­dad ale­ma­na co­mo pa­ra re­ver­tir vo­tos. Según una en­cues­ta de la Fun­da­ción Ber­tels­mann, rea­li­za­da en ju­lio y pu­bli­ca­da a ini­cios de sep­tiem­bre, los ale­ma­nes es­tán más sa­tis­fe­chos del desa­rro­llo de su país (59% de en­cues­ta­dos) que la me­dia de eu­ro­peos del su­yo (36%). Ade­más, es­ta en­cues­ta mues­tra que los ale­ma­nes es­tán par­ti­cu­lar­men­te con­ten­tos de su si­tua­ción económica per­so­nal. El 43% de los pre­gun­ta­dos res­pon­dió que es la mis­ma que ha­ce dos años, y el 34% pre­ci­só que ha­bía me­jo­ra­do. Só­lo el 23% dijo que su si­tua­ción económica per­so­nal es aho­ra peor que en el 2015.

En el muy ci­vi­li­za­do de­ba­te elec­to­ral de Merkel y Schulz en te­le­vi­sión, la jus­ti­cia so­cial ocu­pó po­co es­pa­cio, opa­ca­da por la cri­sis mi­gra­to­ria y te­mas de po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal. De he­cho, el ca­reo re­sul­tó ca­si un ama­ble in­ter­cam­bio de im­pre­sio­nes en el que Schulz te­nía di­fi­cul­ta­des pa­ra que su pro­gra­ma re­sul­ta­ra di­fe­ren­te del de su ri­val.

“Ante to­da la na­ción he­mos asis­ti­do a una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo del fu­tu­ro mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res con la que se­rá pro­ba­ble­men­te su je­fa”, se bur­ló Karl-Theo­dor zu Gut­ten­berg, po­lí­ti­co de la CSU bá­va­ra. (Es usual que la car­te­ra de Ex­te­rio­res va­ya a pa­rar al so­cio mi­no­ri­ta­rio de la coa­li­ción de Go­bierno.) Tam­bién re­sul­ta in­có­mo­do pa­ra el SPD que Ger­hard Schrö­der –quien al prin­ci­pio par­ti­ci­pó en al­gún mi­tin de cam­pa­ña– va­ya a en­trar en el con­se­jo de vi­gi­lan­cia de la pe­tro­le­ra ru­sa Ros­neft.

En un in­ten­to por pre­sen­tar­se co­mo un po­lí­ti­co pres­to a lu­char has­ta el fi­nal en la cam­pa­ña, Mar­tin Schulz, de 61 años, tam­bién re­cu­rre a su pro­pia bio­gra­fía. Así, por ejem­plo, ha evo­ca­do su ba­ta­lla contra el al­coho­lis­mo en su ju­ven­tud. “De mí se di­ce que ten­go el en­can­to de un re­vi­sor de fe­rro­ca­rril”, bro­meó en Pots­dam, qui­zás a la de­ses­pe­ra­da.

“A Ale­ma­nia le va bien, pe­ro no a to­dos sus ciu­da­da­nos les va igual de bien”, acu­sa

THO­MAS KIENZLE / AFP

El lí­der del SPD y can­di­da­to a la can­ci­lle­ría, Mar­tin Schulz, sa­lu­da ha­cien­do la se­ñal de vic­to­ria, ayer en un mi­tin en Karls­ruhe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.