Por ma­tar el ra­to

De­te­ni­do un cha­val de 14 años co­mo pre­sun­to au­tor de una vein­te­na de in­cen­dios que sem­bra­ron el caos en la re­gión de Mar­se­lla

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - RA­FAEL POCH Pa­rís. Co­rres­pon­sal

Es­te verano ha si­do pro­li­jo en in­cen­dios en el su­des­te de Fran­cia: 16.000 hec­tá­reas de bos­que han ar­di­do, mu­chas al­re­de­dor de Mar­se­lla. Par­te del fe­nó­meno se acla­ró el mar­tes en la ve­ci­na lo­ca­li­dad de Au­bag­ne, cuan­do la po­li­cía de­tu­vo al pre­sun­to au­tor: un cha­val de 14 años.

El ado­les­cen­te es­ta­ba pren­dien­do un fuego en un lu­gar muy cer­cano a su ca­sa y al ori­gen de otros in­cen­dios. In­te­rro­ga­do, con­fe­só la au­to­ría de una vein­te­na de in­cen­dios de­cla­ra­dos en­tre ju­nio y me­dia­dos de sep­tiem­bre, in­clui­do el que el 19 de agos­to blo­queó a 3.000 per­so­nas en las es­ta­cio­nes de Ni­za, Tou­lon y Mar­se­lla, cor­tó el trá­fi­co fe­rro­via­rio, ame­na­zó 800 vi­vien­das y obli­gó a la eva­cua­ción de sus ve­ci­nos.

El chi­co, es­tu­dian­te de ba­chi­lle­ra­to, di­ce ha­ber ac­tua­do por “abu­rri­mien­to y fas­ti­dio”. “Los aná­li­sis psi­quiá­tri­cos no han evi­den­cia­do más tras­torno que an­sie­da­des con ele­men­tos com­pul­si­vos y una fas­ci­na­ción por el fuego”, ha ex­pli­ca­do el fis­cal de Mar­se­lla, Xa­vier Ta­ra­beux.

Otro hom­bre, es­te un adul­to de 40 años, ha si­do de­te­ni­do co­mo sos­pe­cho­so de ha­ber des­en­ca­de­na­do 17 in­cen­dios al­re­de­dor de la ciu­dad, y otro jo­ven de 19 años es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do co­mo pre­sun­to au­tor de otros 16 in­cen­dios, lo que re­du­ce so­bre­ma­ne­ra el nú­me­ro de in­cen­dios me­ra­men­te accidentales re­gis­tra­dos es­ta tem­po­ra­da en la re­gión.

En otro or­den de co­sas, otras dos no­ti­cias de es­ta se­ma­na ilus­tran una os­cu­ra in­ter­sec­ción en­tre re­vuel­ta con­tes­ta­ta­ria y cha­la­du­ra. La pri­me­ra, es­ca­to­ló­gi­ca: en Brest (Bre­ta­ña) han de­te­ni­do a un hom­bre, Ser­ge, de 56 años, que ro­ció con sus ex­cre­men­tos to­dos los ca­je­ros au­to­má­ti­cos de los ban­cos de la prin­ci­pal arteria pea­to­nal de la ciu­dad. El dia­rio lo­cal

Le Té­lé­gram­me le ha bau­ti­za­do co­mo Mon­sieur Ca­ca. En to­tal 53 ca­je­ros au­to­má­ti­cos pres­tos a dis­pen­sar su­cio di­ne­ro; el te­cla­do, en es­pe­cial la te­cla de con­fir­ma­ción, la ra­nu­ra por la que sa­len los bi­lle­tes... De­sa­li­ña­do y mar­gi­nal, el hom­bre tie­ne an­te­ce­den­tes. En el 2014 ya fue con­de­na­do por ro­ciar con ori­na y ex­cre­men­tos los or­de­na­do­res y ca­je­ros au­to­má­ti­cos de una cen­tral de co­rreos. ¿Gam­be­rra­da? ¿Pro­tes­ta an­ti­ca­pi­ta­lis­ta? ¿Cha­la­du­ra? Cuan­do una asis­ten­ta so­cial in­ten­ta­ba acla­rar el enig­ma fue igual­men­te ro­cia­da con ori­na. Mon­sieur Ca­ca fue en­ton­ces mul­ta­do con 4.300 eu­ros, pe­ro un año más tar­de re­in­ci­dió y pa­só cua­tro me­ses a la som­bra. Por eso, cuan­do en su úl­ti­ma ac­ción em­ba­dur­nó los ca­je­ros, ya no fue sor­pre­sa. El dia­rio bre­tón ti­tu­lo: Mon­sieur Ca­ca est de re­tour.

En ju­lio se es­pe­cu­la­ba con “un ges­to pa­ra de­nun­ciar al sis­te­ma ban­ca­rio”; sin em­bar­go, en las vis­tas ju­di­cia­les a las que fue so­me­ti­do no hu­bo rastro de ale­ga­to po­lí­ti­co. Al re­vés, Ser­ge com­pa­re­ció co­mo un hom­bre man­so y re­ser­va­do, una per­so­na “so­la, sin fa­mi­lia ni ami­gos”, según la so­me­ra des­crip­ción de su abo­ga­do, Ju­lien Brad­metz, quien ha so­li­ci­ta­do un nue­vo pe­ri­ta­je so­bre el es­ta­do men­tal de su de­fen­di­do. La otra de la se­ma­na ha si­do el

vi­deo in­sur­gen­te col­ga­do en YouTu­be por un gru­po de ciu­da­da­nos del de­par­ta­men­to pi­re­nai­co del Ariè­ge, mil ki­ló­me­tros al sur de Brest. Ahí apa­re­cen trein­ta ti­pos en­ca­pu­cha­dos y ar­ma­dos de es­co­pe­tas de ca­za, una es­ce­na que re­cuer­da a las co­reo­gra­fías del Fren­te de Li­be­ra­ción Na­cio­nal de Cór­ce­ga (FLNC). Una voz en off di­ce lo si­guien­te: “No­so­tros, mon­ta­ñe­ses del Ariè­ge, ga­na­de­ros, sen­de­ris­tas, ca­za­do­res, ciu­da­da­nos de­ci­mos al Es­ta­do: ¡bas­ta ya!”. Los en­ca­pu­cha­dos pro­tes­tan contra los re­pe­ti­dos ata­ques a los re­ba­ños por par­te de los osos que han si­do re­in­tro­du­ci­dos en la re­gión (unos trein­ta) y pro­cla­man abier­ta la tem­po­ra­da de ca­za del oso, así co­mo, su­gie­ren, de los fun­cio­na­rios y guar­das fo­res­ta­les que los cui­dan.

El dis­cur­so, que con­clu­ye con va­rios dis­pa­ros al ai­re, men­cio­na una re­edi­ción de la gue­rra de las Se­ño­ri­tas, un cu­rio­so epi­so­dio his­tó­ri­co de esa re­gión, con­tra­ban­dis­ta e iz­quier­dis­ta, una de las po­cas en las que el can­di­da­to de la iz­quier­da Jean-Luc Mé­len­chon ga­nó en las pre­si­den­cia­les y en las par­la­men­ta­rias.

En 1829, el Ariè­ge se le­van­tó contra una re­gla­men­ta­ción so­bre pas­to­reo y re­co­gi­da de le­ña en los bos­ques que se ex­ten­dió va­rios años con la com­pli­ci­dad de los al­cal­des. Con las ar­mas en la mano se hi­zo fren­te a guar­da­bos­ques, gen­dar­mes y pro­pie­ta­rios. Aho­ra la fu­ria se di­ri­ge contra los osos y sus pro­tec­to­res. En agos­to, cua­tro agen­tes fo­res­ta­les fue­ron re­ci­bi­dos con ti­ros al ai­re y las cua­tro rue­das de sus coches fue­ron pin­cha­das en una si­tua­ción de gran ten­sión. En lo que va de año más de 400 ove­jas han muer­to por ata­ques de osos.

La pre­fec­to del de­par­ta­men­to, Ma­rie La­jus, ha re­mi­ti­do el ví­deo in­sur­gen­te a la fis­ca­lía, que ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción, pe­ro tam­bién aquí hay du­das so­bre có­mo in­ter­pre­tar el asun­to, si se tra­ta de una ad­ver­ten­cia seria o de una es­pe­cie de bro­ma ar­ma­da.

El chi­co, es­tu­dian­te de ba­chi­lle­ra­to, di­ce ha­ber ac­tua­do por “abu­rri­mien­to” Otros dos hom­bres son sos­pe­cho­sos de pro­vo­car más de 30 in­cen­dios en la zo­na

BER­TRAND LANGLOIS / AFP

Los bom­be­ros lu­chan­do contra el fuego en uno de los in­cen­dios del verano, en Car­noux-en-Pro­ven­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.