Ro­ma prohí­be las do­na­cio­nes de san­gre por el vi­rus del chi­kun­gu­ña

De­ce­nas de ca­sos de es­ta en­fer­me­dad tro­pi­cal que trans­mi­ten los mos­qui­tos

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - EU­SE­BIO VAL Ro­ma. Co­rres­pon­sal

Los ha­bi­tan­tes de Ro­ma se han pa­sa­do el verano su­frien­do por la se­quía y la ame­na­za del ra­cio­na­mien­to del agua. Aho­ra, cuan­do ha em­pe­za­do el cur­so es­co­lar y to­dos han vuel­to a sus queha­ce­res, se pro­du­ce otra emer­gen­cia que in­quie­ta a la po­bla­ción: hay ries­go de es­ca­sez de san­gre de­bi­do a la prohi­bi­ción de las do­na­cio­nes por el ries­go de contagio del vi­rus del chi­kun­gu­ña. En las zo­nas del sur de la ca­pi­tal y en la lo­ca­li­dad de An­zio, en la cos­ta del Ti­rreno, se ha pro­du­ci­do un bro­te –una cin­cuen­te­na de ca­sos– de es­ta en­fer­me­dad tro­pi­cal que trans­mi­ten los mos­qui­tos ti­gre.

El Co­rrie­re de­lla Se­ra afir­ma­ba ayer en por­ta­da, pa­ra in­ten­tar tran­qui­li­zar a la ciu­da­da­nía, que se tra­ta de una “enor­me emer­gen­cia pa­ra la sanidad, pe­ro no pa­ra la sa­lud”. Con es­ta apa­ren­te con­tra­dic­ción el dia­rio qui­so de­cir que la fie­bre chi­kun­gu­ña no sue­le te­ner con­se­cuen­cias gra­ves –pro­vo­ca fie­bre y mu­cho do­lor en las ar­ti­cu­la­cio­nes–, pe­ro el sis­te­ma sa­ni­ta­rio en la ca­pi­tal sí pue­de pa­de­cer efec­tos se­rios, de des­abas­te­ci­mien­to de san­gre, si no se toman me­di­das ur­gen­tes. La si­tua­ción su­po­ne un desafío pa­ra la mi­nis­tra de Sanidad, Bea­tri­ce Lo­ren­zin, y exi­ge una muy bue­na coor­di­na­ción y so­li­da­ri­dad de las re­gio­nes no afec­ta­das.

Los ca­sos de chi­kun­gu­ña se han pro­du­ci­do en la re­gión de La­cio –la que cir­cun­da Ro­ma–. El lu­gar más afec­ta­do ha si­do An­zio, la ciu­dad costera que se hi­zo fa­mo­sa, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, por el des­em­bar­co alia­do que abri­ría el ca­mino, tras lar­gas se­ma­nas de com­ba­tes, pa­ra la li­be­ra­ción de Ro­ma. Seis per­so­nas en­fer­ma­ron en la ca­pi­tal, otra en la lo­ca­li­dad de La­ti­na y una más en Lom­bar­día, en el nor­te de Ita­lia.

El pa­sa­do miér­co­les, co­mo me­di­da pre­ven­ti­va, el Cen­tro Na­cio­nal de San­gre del Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de la Sanidad de­ci­dió in­te­rrum­pir las do­na­cio­nes de san­gre en las áreas del sur y del es­te de Ro­ma –don­de vi­ve una po­bla­ción de 1,2 mi­llo­nes de per­so­nas–, ade­más de la ciu­dad de An­zio. El te­rri­to­rio afec­ta­do por la prohi­bi­ción de las do­na­cio­nes de san­gre in­clu­ye cua­tro hos­pi­ta­les, con mi­les de in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas pro­gra­ma­das pa­ra los pró­xi­mos me­ses y se­ma­nas. Se ha ac­ti­va­do ya un pro­ce­di­mien­to pa­ra que otras re­gio­nes en­víen con pre­mu­ra san­gre al La­cio.

La fie­bre chi­kun­gu­ña se trans­mi­te a tra­vés de la pi­ca­du­ra de los mos­qui­tos ti­gre (cu­yo nom­bre cien­tí­fi­co es Ae­des al­bo­pic­tus) que es­tán in­fec­ta­dos. La en­fer­me­dad no pue­de pa­sar­se de per­so­na a per­so­na por vía aé­rea o con­tac­to, pe­ro sí por la san­gre. El vi­rus chi­kun­gu­ña es ori­gi­na­rio de áreas tro­pi­ca­les y sub­tro­pi­ca­les de Áfri­ca, Asia y Amé­ri­ca. El do­lor en las ar­ti­cu­la­cio­nes pue­de ser muy in­ten­so y de­jar a la per­so­na prác­ti­ca­men­te in­ca­paz de mo­ver­se du­ran­te va­rios días. Esos sín­to­mas, aun­que más mo­de­ra­dos, se pro­lon­gan a ve­ces du­ran­te me­ses y, en ca­sos ex­tre­mos, in­clu­so años. La mor­ta­li­dad, sin em­bar­go, es ba­jí­si­ma y sue­le es­tar aso­cia­da a otras do­len­cias con­co­mi­tan­tes.

Ade­más de la in­te­rrup­ción de las do­na­cio­nes de san­gre, otra prio­ri­dad pa­ra lu­char contra la chi­kun­gu­ña de­ben ser las cam­pa­ñas ma­si­vas de de­sin­fec­ción pa­ra erra­di­car los mos­qui­tos, una ta­rea que no es fá­cil en una ciu­dad y una re­gión con zo­nas muy su­cias y de­gra­da­das don­de pro­li­fe­ran lu­ga­res don­de pue­de per­ma­ne­cer agua en­char­ca­da que fa­ci­li­ta la pro­li­fe­ra­ción de los mos­qui­tos.

La aler­ta por la fie­bre chi­kun­gu­ña in­ci­de en una po­bla­ción ya muy sen­si­bi­li­za­da por los pro­ble­mas sa­ni­ta­rios. Re­cien­te­men­te ha ha­bi­do va­rios ca­sos de ma­la­ria –al­guno mor­tal– por contagio en hos­pi­ta­les de per­so­nas que ha­bían lle­ga­do de Áfri­ca.

El gran te­ma de sa­lud pú­bli­ca y de­ba­te na­cio­nal es­te año ha si­do la obli­ga­to­rie­dad de cer­ti­fi­car la va­cu­na­ción de los ni­ños pa­ra ad­mi­tir­los en las es­cue­las. Ha ha­bi­do mu­cha polémica y la opo­si­ción de sec­to­res de pa­dres rea­cios a las vacunas, pe­ro el Go­bierno de Pao­lo Gen­ti­lo­ni ha de­ci­di­do fi­nal­men­te ser se­ve­ro en es­te asun­to des­pués de cons­ta­tar los nu­me­ro­sos ca­sos de sa­ram­pión que se dan en Ita­lia, tam­bién en per­so­nas adul­tas, una si­tua­ción im­pro­pia de un país desa­rro­lla­do.

La do­len­cia, que pro­vo­ca fie­bre y fuer­te do­lor en las ar­ti­cu­la­cio­nes, no es gra­ve, pe­ro sí mo­les­ta

SIMONA GRANATI - CORBIS / GETTY

La mi­nis­tra de Sanidad ita­lia­na, Bea­tri­ce Lo­ren­zin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.