Un mu­tis­mo de­la­tor

La lí­der bir­ma­na y No­bel de la Paz Aung San Suu Kyi es blan­co de las crí­ti­cas in­ter­na­cio­na­les por su si­len­cio en la cri­sis de los rohin­yás

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - ISIDRE AMBRÓS Hong Kong. Co­rres­pon­sal

La sen­sa­ción es am­plia­men­te ma­yo­ri­ta­ria en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. De las Na­cio­nes Uni­das a otros pre­mia­dos con el No­bel de la Paz, pa­san­do por di­ri­gen­tes de otros paí­ses, to­do el mun­do se mues­tra de­cep­cio­na­do con el si­len­cio de la di­ri­gen­te bir­ma­na Aung San Suu Kyi ante la cri­sis de la mi­no­ría mu­sul­ma­na de los rohin­yás, que huyen en ma­sa del país pa­ra es­ca­par de la re­pre­sión del ejér­ci­to bir­mano.

El mu­tis­mo de la premio No­bel de la Paz ha cau­sa­do de­sen­can­to, es­pe­cial­men­te cuan­do ya no son só­lo las or­ga­ni­za­cio­nes de ayu­da hu­ma­ni­ta­rias sino tam­bién la ONU quien de­fi­ne la ac­tua­ción del ejér­ci­to bir­mano de “lim­pie­za ét­ni­ca” y en los cam­pos de re­fu­gia­dos de la ve­ci­na Ban­gla­desh se agol­pan más de 400.000 dam­ni­fi­ca­dos.

Pe­ro des­de que es­ta­lló la cri­sis de los rohin­yás, el pa­sa­do 25 de agos­to, San Suu Kyi só­lo sa­lió de su si­len­cio al ca­bo de dos se­ma­nas y fue pa­ra de­nun­ciar la “des­in­for­ma­ción” que exis­tía so­bre es­te asun­to. De­fen­dió las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res en su lu­cha contra unos su­pues­tos “te­rro­ris­tas” y evi­tó ha­blar de la suer­te de los re­fu­gia­dos.

Un mu­tis­mo que se ex­pli­ca­ría por va­rias ra­zo­nes. La prin­ci­pal es que el Go­bierno bir­mano no re­co­no­ce a los rohin­yás co­mo bir­ma­nos y ella ha asu­mi­do es­ta te­sis. Se les con­si­de­ra ex­tran­je­ros que en­tra­ron en el país en la épo­ca de la do­mi­na­ción bri­tá­ni­ca, y en 1982 se les des­po­jó de sus de­re­chos. Des­de en­ton­ces no pue­den ac­ce­der a es­cue­las ni hos­pi­ta­les y tie­nen res­trin­gi­da la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos.

Tras su vic­to­ria elec­to­ral en el 2015, San Suu Kyi pro­me­tió re­sol­ver los pro­ble­mas de las mi­no­rías. No obs­tan­te, siem­pre ha evi­ta­do ha­blar de los rohin­yás, pa­ra los que no mues­tra mu­cha sim­pa­tía. El año pa­sa­do pi­dió al em­ba­ja­dor de EE.UU. en Bir­ma­nia que no se re­fi­rie­ra a esa mi­no­ría co­mo rohin­yás.

A ello se su­ma que su par­ti­do, la Li­ga Na­cio­nal pa­ra la De­mo­cra­cia (LND), tam­bién asu­me que son fo­ras­te­ros y que, en un país don­de el 90% de la po­bla­ción es bu­dis­ta, preo­cu­par­se de los pro­ble­mas de una mi­no­ría mu­sul­ma­na no les re­por­ta­rá ré­di­tos po­lí­ti­cos. Una re­fle­xión que tie­ne su con­tra­par­ti­da en un cre­cien­te mo­vi­mien­to na­cio­na­lis­ta bu­dis­ta, hos­til ha­cia los mu­sul­ma­nes, que es­tá arrai­gan­do en am­plios sec­to­res de la po­bla­ción y al que San Suu Kyi de­be pres­tar aten­ción.

Sus de­fen­sores apun­tan, asi­mis­mo, que la Da­ma –co­mo la lla­man los bir­ma­nos– tie­ne una ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia li­mi­ta­da so­bre las fuer­zas ar­ma­das y no pue­de de­te­ner la bru­tal ope­ra­ción mi­li­tar pa­ra echar a los rohin­yás del es­ta­do de Rak­hi­ne ha­cia Ban­gla­desh.

Sin em­bar­go, las crí­ti­cas in­ter­na­cio­na­les ha­cia el pa­pel de San Suu Kyi en es­ta cri­sis hu­ma­ni­ta­ria no son com­par­ti­das por los bir­ma­nos. Pa­ra ellos se tra­ta de un te­ma de se­gu­ri­dad na­cio­nal y apo­yan la ac­tua­ción del ejér­ci­to. En las re­des so­cia­les abun­dan los di­bu­jos sa­tí­ri­cos cri­ti­can­do a la pren­sa ex­tran­je­ra, a la que til­dan de pro­rohin­yá, así co­mo a la jo­ven pa­kis­ta­ní premio No­bel de la Paz Ma­la­la You­saf­zai, que días atrás cri­ti­có la pa­si­vi­dad de San Suu Kyi ante es­ta cri­sis.

La di­ri­gen­te bir­ma­na siem­pre ha evi­ta­do ha­blar de los rohin­yás y nun­ca ha mos­tra­do sim­pa­tía ha­cia ellos

HEIN HTET / EFE

Suu Kyi re­ci­bió una fo­to su­ya de la pre­si­den­ta de Hong Kong, Ca­rrie Lam, el vier­nes en Nayp­yi­taw

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.