Ma­so­nes en tie­rras del is­lam

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - To­más Al­co­ve­rro

El em­ba­ja­dor que ha­bía si­do pro­pues­to por el go­bierno li­ba­nés al Va­ti­cano no ob­tu­vo el plá­cet por­que era ma­són, por lo que el di­plo­má­ti­co su­gi­rió que lo en­via­sen a Was­hing­ton. Leí es­ta ra­ra no­ti­cia en un dia­rio lo­cal. La ma­so­ne­ría es uno de los gran­des ta­búes de la so­cie­dad ára­be, aun­que en Bei­rut no es di­fí­cil co­no­cer gen­te que ha­ble con dis­cre­ción de la sec­ta y que se­pa al­gu­nos nom­bres de sus miem­bros.

¡Sí, hay ma­so­nes mu­sul­ma­nes tan­to en el Mash­req co­mo en el Ma­greb! La ma­so­ne­ría lle­gó a tie­rras del is­lam en el si­glo XIX, tras la in­va­sión de Egip­to por Na­po­león, con la co­lo­ni­za­ción bri­tá­ni­ca y fran­ce­sa a tra­vés de sus agen­tes, mi­sio­ne­ros y di­plo­má­ti­cos. Son ante to­do Lí­bano y Si­ria don­de se or­ga­ni­za­ron las pri­me­ras lo­gias a la som­bra de la in­fluen­cia eu­ro­pea, co­mo con­se­cuen­cia de los acuer­dos de Sy­ke­sPi­cot que con­fi­gu­ra­ron un nue­vo ma­pa orien­tal des­pués de la de­rro­ta del im­pe­rio oto­mano.

En la his­to­ria mo­der­na ára­be, con el bro­te de Al Nah­da, mo­vi­mien­to de re­na­ci­mien­to po­lí­ti­co y cul­tu­ral, sur­gi­do de los gru­pos na­cio­na­lis­tas que se re­be­la­ron contra el do­mi­nio de la Su­bli­me Puer­ta, apa­re­cen los pri­me­ros di­ri­gen­tes, in­te­lec­tua­les y ac­ti­vis­tas que mi­li­tan en la ma­so­ne­ría. As­pi­ra­ban a la in­de­pen­den­cia, al pro­gre­so, a la mo­der­ni­dad de sus pue­blos. Las pro­me­sas bri­tá­ni­cas de una gran na­ción ára­be, los an­he­los de li­ber­tad de li­ba­ne­ses y si­rios, y las ma­tan­zas de 1980 de cris­tia­nos por los dru­sos en Lí­bano y Si­ria em­pu­ja­ron a es­tas éli­tes, avan­za­das en su tiem­po.

Pue­de ser di­fí­cil en­ten­der có­mo su doc­tri­na y su prác­ti­ca han atraí­do a per­so­nas de la co­mu­ni­dad is­lá­mi­ca, an­tes y aho­ra. El fa­mo­so emir Ab­del­ka­der, que com­ba­tió a los fran­ce­ses en Ar­gel y des­pués se re­fu­gio en Da­mas­co, es el ca­so más re­le­van­te de es­ta con­ver­sión –o, pa­ra los mu­sul­ma­nes, es­ta trai­ción–. Ab­del­ka­der, su­fis­ta, afir­mó en 1865 que con­si­de­ra­ba que la ma­so­ne­ría era la pri­me­ra ins­ti­tu­ción del mun­do. “Es­pe­ro que sus prin­ci­pios ha­rán vi­vir a to­dos los pue­blos en paz y fra­ter­ni­dad”.

He vi­si­ta­do ha­ce po­co su tum­ba , en el san­tua­rio de Ben el Ara­bi, en el ba­rrio da­mas­ceno de Sal­hi­ye. Un imán me ex­pli­có que sus res­tos fue­ron con to­da pom­pa tras­la­da­dos a Ar­gel en 1963. Pe­ro los li­bros so­bre la ma­so­ne­ría afir­man sin nin­gu­na du­da que Ab­del­ka­der fue ma­són.

Es fá­cil en­tre­ver en las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo pa­sa­do, en el des­per­tar ára­be, la sub­te­rrá­nea co­rrien­te ma­só­ni­ca. En El Cai­ro por ejem­plo, el pro­pio rey Fa­ruq, los pri­me­ros hé­roes in­de­pen­den­tis­tas co­mo Sad Za­glul o el co­ro­nel Ah­mad Ora­bi, un pre­de­ce­sor de Ga­mal Ab­del Na­ser, for­ma­ron par­te de la co­fra­día. To­dos ellos eran mu­sul­ma­nes.

En Bei­rut, fue­ron ma­so­nes in­du­da­ble­men­te y en pri­mer lu­gar per­so­na­li­da­des cris­tia­nas, co­mo el pre­si­den­te Ca­mil Cha­moun e in­te­lec­tua­les co­mo Char­les Ma­lek, que fue mi­nis­tro y uno de los sig­na­ta­rios de la Carta de las Na­cio­nes Uni­das; ade­más, mu­sul­ma­nes su­níes, co­mo Riad al Solh, pri­mer je­fe del go­bierno des­pués de la in­de­pen­den­cia, con pla­za y es­ta­tua en el cen­tro de la ciu­dad.

En Si­ria, la mi­no­ría alauí ha si­do un ám­bi­to pro­pi­cio don­de ha fruc­ti­fi­ca­do es­ta or­ga­ni­za­ción se­cre­ta, y se ha es­pe­cu­la­do que in­clu­so el rais Ha­fez el Asad, pa­dre del ac­tual pre­si­den­te, co­mul­ga­ba con la sec­ta. A otro pre­si­den­te an­te­rior de la re­pú­bli­ca, ba­jo man­da­to fran­cés, Ah­mad Na­mi Bey, de la ra­ma su­ní del is­lam, o el re­cién fa­lle­ci­do ma­ris­cal Mus­ta­fa Tlas, mi­nis­tro de De­fen­sa, se les con­si­de­ra afi­lia­dos a las lo­gias ma­só­ni­cas.

El que fue pre­si­den­te de Tú­nez Ha­bib Bur­gui­ba y el rey Hu­sein de Jor­da­nia fue­ron ma­so­nes. La lis­ta pue­de ex­ten­der­se has­ta Irán con el pri­mer mi­nis­tro Amir Abas Ho­vey­da, ase­si­na­do por los re­vo­lu­cio­na­rios del imán Jo­mei­ni, o Tur­quía, don­de el sul­tán Mu­rad V for­mó par­te de una lo­gia. Fue­ron mu­sul­ma­nes ma­so­nes li­ba­ne­ses los pri­me­ros en de­nun­ciar “la en­fer­me­dad del is­lam”.

La re­vis­ta Cahiers de l’Orient pu­bli­có un nú­me­ro de­di­ca­do a la ma­so­ne­ría orien­tal. En­tre sus as­pi­ra­cio­nes des­ta­can el fomento de la edu­ca­ción, la de­fen­sa de los de­re­chos de la mu­jer, el con­trol na­tal y la se­cu­la­ri­za­ción. Los re­gí­me­nes baa­sis­tas de Irak y Si­ria, en­fren­ta­dos al ra­di­ca­lis­mo is­lá­mi­co des­de mu­cho an­tes de la apa­ri­ción de los yiha­dis­tas ac­tua­les, fue­ron un buen cal­do de cul­ti­vo pa­ra los ma­so­nes. En Si­ria hay una pu­jan­za de es­ta co­rrien­te que pos­tu­la que el is­lam se de­ten­ga en el año 622 de nues­tra era y que se cir­cuns­cri­ba a las “re­la­cio­nes in­ti­mas del hom­bre con Dios”. La obra Nue­va lec­tu­ra del Co­rán, de Moha­med Chah­rur, con tres­cien­tos mil ejem­pla­res ven­di­dos, ha in­flui­do a su ex­pan­sión.

Co­mo en otras re­gio­nes del mun­do, son em­pre­sa­rios, abo­ga­dos, mé­di­cos, in­te­lec­tua­les y pro­fe­so­res los que cons­ti­tu­yen el grue­so de sus mi­li­tan­tes. Un ve­cino de Bei­rut me ha con­ta­do que co­no­ce a al­gu­nos den­tis­tas ma­so­nes. En la gran sa­la de ac­tos del Co­le­gio In­ter­na­cio­nal de Bei­rut, fun­da­do por mi­sio­ne­ros pro­tes­tan­tes, se pue­den dis­tin­guir sím­bo­los en la de­co­ra­ción de sus pa­re­des.

El úni­co ciu­da­dano ára­be ma­són de car­ne y hue­so que co­noz­co yo es un den­tis­ta si­rio re­si­den­te des­de ha­ce mu­chos años en un país del sur de Eu­ro­pa.

.

El ori­gen. La ma­so­ne­ría se in­tro­du­jo en tie­rras is­lá­mi­cas tras la in­va­sión de Egip­to por Na­po­león

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.