Ra­joy re­cla­ma al Go­vern que rec­ti­fi­que y vuel­va a la le­ga­li­dad

El PP exhibe a Ga­li­cia co­mo su mo­de­lo de na­cio­na­li­dad his­tó­ri­ca fren­te al 1-O

La Vanguardia - - POLÍTICA - AN­XO LUGILDE San­tia­go de Com­pos­te­la

El PP con­vir­tió ayer la ce­le­bra­ción de los 100 años del pri­mer pre­si­den­te de la Xun­ta de Ga­li­cia, Xe­rar­do Fer­nán­dez Al­bor, en una reivin­di­ca­ción de la vía ga­lle­ga de au­to­go­bierno fren­te a la rup­tu­ra del desafío ca­ta­lán y en una opor­tu­ni­dad pa­ra lla­mar de nue­vo a la Ge­ne­ra­li­tat a rec­ti­fi­car a fin de que re­gre­se a la “le­ga­li­dad y ra­cio­na­li­dad”, en pa­la­bras de Ma­riano Ra­joy. El pre­si­den­te del Go­bierno abo­gó por ex­por­tar a las ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas “sen­ti­di­ño”, el seny ga­lle­go, y apos­tó por “dar­le la vuelta con la ma­yor ce­le­ri­dad po­si­ble” a la si­tua­ción de “enor­me gra­ve­dad” que se vi­ve en Ca­ta­lun­ya. Sin que­rer acla­rar sus ad­ver­ten­cias del vier­nes en Bar­ce­lo­na, Ra­joy afir­mó que le gus­ta­ría que hu­bie­se “un ac­to vo­lun­ta­rio de quie­nes han or­ga­ni­za­do es­te es­pec­tácu­lo”.

Tras al­can­zar la con­di­ción de cen­te­na­rio la se­ma­na pa­sa­da, el ci­ru­jano com­pos­te­lano Fer­nán­dez Al­bor re­ci­bió ayer de ma­nos de Ra­joy la me­da­lla de oro del Mé­ri­to al Tra­ba­jo. Al­bor evo­có la cons­ti­tu­ción en 1981 del pri­mer Par­la­men­to ga­lle­go, en la que se con­ver­tía en la ter­ce­ra na­cio­na­li­dad his­tó­ri­ca en ac­ce­der al au­to­go­bierno, co­mo ya lo ha­bían he­cho el año an­te­rior Ca­ta­lun­ya y Eus­ka­di. En am­bas ha­bía un par­ti­do na­cio­na­lis­ta al fren­te del go­bierno, CiU y el PNV, res­pec­ti­va­men­te, mien­tras en Ga­li­cia esa fun­ción la asu­mía Alian­za Po­pu­lar, an­te­ce­so­ra del PP. En esa pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción ga­lle­ga es­ta­ba co­mo di­rec­tor ge­ne­ral de Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­nes, a los 26 años, Ma­riano Ra­joy. “Les men­ti­ría si di­je­se que ya in­tuía en­ton­ces que se­ría pre­si­den­te del Go­bierno”, bro­meó un Al­bor que re­cal­có que sí apos­tó por él des­de el prin­ci­pio. Des­pués se­ría su vi­ce­pre­si­den­te, en­tre 1986 y 1987.

La lon­ge­vi­dad de Al­bor ha con­ver­ti­do ya en un ri­tual re­cu­rren­te los ho­me­na­jes, so­bre to­do des­de que cum­plió 90 años y tras la muer­te en el 2012 de Fra­ga. Pe­ro el ac­to de ayer, ce­le­bra­do en la mas­to­dón­ti­ca y polémica Ciu­dad de la Cul­tu­ra de San­tia­go, ad­qui­rió una sig­ni­fi­ca­ción es­pe­cial en el mar­co del desafío del 1 de oc­tu­bre. A tra­vés de Al­bor y de los 30 años que los po­pu­la­res lle­van go­ber­nan­do en Ga­li­cia, el pre­si­den­te de la Xun­ta, Nú­ñez Fei­jóo, con­tra­pu­so ese mo­de­lo res­pe­tuo­so con el mar­co au­to­nó­mi­co y cons­ti­tu­cio­nal con la evo­lu­ción de las otras dos na­cio­na­li­da­des his­tó­ri­cas, mar­ca­das por “el te­rro­ris­mo “en el ca­so vas­co y por “las qui­me­ras im­po­si­bles” en el ca­ta­lán.

En un tono mu­cho más du­ro que el que usó ayer Ra­joy, Fei­jóo ca­li­fi­có lo que se vi­ve en Ca­ta­lun­ya co­mo “un gol­pe de Es­ta­do pro­lon­ga­do”, que se pro­du­ce, según dijo ci­tan­do a Mit­te­rrand, co­mo “una con­ca­te­na­ción de acon­te­ci­mien­tos que tie­nen lu­gar en días, me­ses e in­clu­so años”. Tam­bién se re­fi­rió a Car­les Puig­de­mont co­mo un “pre­si­den­te in­su­rrec­to” que quie­re ac­tuar al mis­mo tiem­po den­tro y fue­ra de la le­ga­li­dad.

La alu­sión de Fei­jóo al “sen­ti­di­ño” de Al­bor sir­vió a Ra­joy pa­ra abo­gar por la ex­por­ta­ción a Ca­ta­lun­ya de es­te con­cep­to de la sa­bi­du­ría po­pu­lar ga­lle­ga. “Cuan­do uno se po­ne en contra de la le­ga­li­dad y ade­más la ra­cio­na­li­dad, pues tie­ne que pen­sar, so­bre to­do si lo ha­ce a la lar­ga, que na­da bueno pue­de pro­du­cir con su ac­tua­ción”, se­ña­ló el pre­si­den­te del Go­bierno, quien ac­to se­gui­do se­ña­ló que una rec­ti­fi­ca­ción re­sul­ta po­si­ti­va pa­ra quien la efec­túa y pa­ra los de­más.

En unas bre­ves de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa Ma­riano Ra­joy elu­dió acla­rar su ad­ver­ten­cia del pa­sa­do vier­nes en Bar­ce­lo­na de que “nos van a obli­gar a lo que no que­re­mos lle­gar”. In­sis­tió en que “las co­sas vol­ve­rán a su cau­ce”, mien­tras evi­tó con­tes­tar a las de­cla­ra­cio­nes de Puig­de­mont en el ac­to con los al­cal­des. So­bre es­tos dijo que “só­lo se les pi­de que cum­plan la ley” mien­tras des­ta­có que no se han em­pren­di­do ac­cio­nes contra la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, Ada Co­lau, por­que anun­ció que no ce­de­rá lo­ca­les pa­ra el re­fe­rén­dum, ejem­plo que, a su jui­cio, de­be­rían seguir otros mu­ni­ci­pios.

Ra­joy no acla­ra sus ad­ver­ten­cias de Bar­ce­lo­na y pi­de un “ac­to vo­lun­ta­rio” de mar­cha atrás

LAVANDEIRA JR / EFE

El pre­si­den­te Ra­joy ayer en el cen­te­na­rio del pri­mer pre­si­den­te de la Xun­ta, Xe­rar­do Fer­nán­dez Al­bor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.