Un pac­to de con­ve­nien­cia SIN PER­MI­SO

La Vanguardia - - POLÍTICA - Lo­la Gar­cía md­gar­cia@la­van­guar­dia.es

Ha­ce po­co más de una se­ma­na, los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas di­la­pi­da­ban su pres­ti­gio po­lí­ti­co con una ac­ti­tud inad­mi­si­ble en el Par­la­ment, don­de di­na­mi­ta­ron la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­tut apli­can­do el ro­di­llo y por la vía ex­prés, sin nin­gún res­pe­to por la otra mi­tad de la Cá­ma­ra. Pues bien, en unos po­cos días, al­go tan gra­ve ha que­da­do en­te­rra­do en la tre­pi­dan­te su­ce­sión de acon­te­ci­mien­tos gra­cias a las ac­tua­cio­nes del Go­bierno de Ra­joy, que co­rre el ries­go de per­der la ba­ta­lla del re­la­to y el apo­yo de una par­te de los ca­ta­la­nes que no desean la in­de­pen­den­cia, pe­ro que con­si­de­ran in­con­ce­bi­bles los mé­to­dos apli­ca­dos pa­ra im­pe­dir el re­fe­rén­dum.

El PP siem­pre ha ido a re­mol­que en es­te con­flic­to. “Es­to no nos ocu­pa ni dos tar­des al mes”, fue la res­pues­ta de un al­to car­go de la Mon­cloa pre­gun­ta­do en pri­va­do por el au­ge in­de­pen­den­tis­ta allá por el 2013. Y aho­ra, cuan­do el cho­que lle­ga a su clí­max, se per­ci­be que el Go­bierno si­gue sin te­ner un plan más allá de im­pe­dir lo que con­si­de­ra una hu­mi­lla­ción: que se co­lo­quen las ur­nas. Ese ha si­do el en­car­go pre­ci­so que ha re­ci­bi­do So­ra­ya Sáenz de Santamaría, y en él se ha vol­ca- do. Pe­ro cuan­do se per­si­gue un ob­je­ti­vo de for­ma ob­se­si­va, se pier­den los ma­ti­ces y se in­cu­rre en fa­llos. El in­de­pen­den­tis­mo ha fia­do to­da su es­tra­te­gia al error que es­pe­ra que co­me­ta Ma­riano Ra­joy: que la es­ce­no­gra­fía re­pre­so­ra pro­vo­que sar­pu­lli­dos en­tre una ma­yo­ría de los ca­ta­la­nes, más allá de los con­ven­ci­dos.

“Qué van a ha­cer: ¿en­viar a la Guar­dia Ci­vil?, ¿lle­var a cien­tos de al­cal­des a los tri­bu­na­les? Que lo ha­gan...”. Es una fra­se re­pe­ti­da por di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas en los úl­ti­mos me­ses. Los puntos sus­pen­si­vos lle­van im­plí­ci­to el de­seo de con­ver­tir el 1-O

Puig­de­mont tie­ne un cla­ro ob­je­ti­vo: que la ac­tua­ción re­pre­so­ra de Ra­joy su­me más ca­ta­la­nes a la pro­tes­ta del 1-O, tam­bién a par­ti­da­rios del no, sea en for­ma de pa­pe­le­tas o de mo­vi­li­za­ción en la ca­lle. Pa­ra ello, ha pac­ta­do con Co­lau.

en una pro­tes­ta contra Ra­joy, sea con una pa­pe­le­ta o con una pan­car­ta en la ca­lle. Car­les Puig­de­mont es­pe­ra que si el Go­bierno del PP apli­ca una “per­se­cu­ción” in­dis­cri­mi­na­da, le ocu­rra co­mo en la sen­ten­cia de Key­nes: “Si yo te de­bo una libra, ten­go un pro­ble­ma; pe­ro si te de­bo un mi­llón, el pro­ble­ma lo tie­nes tú”.

En los pri­me­ros mí­ti­nes de es­ta cam­pa­ña im­po­si­ble (una cam­pa­ña es un es­pa­cio en el que con­fron­tar ideas, no un bom­bar­deo de pen­sa­mien­to mo­no­lí­ti­co), Car­les Puig­de­mont y Oriol Jun­que­ras han en­via­do dos men­sa­jes bá­si­cos: el pri­me­ro con­sis­te en ri­di­cu­li­zar las ac­tua­cio­nes ju­di­cia­les y po­li­cia­les en­ca­mi­na­das a im­pe­dir el re­fe­rén­dum co­mo pro­pias de una dic­ta­du­ra ba­na­ne­ra, y el se­gun­do se di­ri­ge a cap­tar a quie­nes se sien­tan vio­len­ta­dos por esa ac­ti­tud aun­que no deseen la in­de­pen­den­cia, ya que su vo­to por el no con­tri­bu­ye a le­gi­ti­mar el 1-O co­mo un de­seo trans­ver­sal de la so­cie­dad ca­ta­la­na.

A ese ob­je­ti­vo va a con­tri­buir Ada Co­lau. Los co­mu­nes man­tie­nen la am­bi­güe­dad so­bre el fon­do –da­da la di­vi­sión de su elec­to­ra­do– con ar­gu­men­tos for­ma­les co­mo el de ca­li­fi­car el 1-O de mo­vi­li­za­ción, ol­vi­dan­do que no son ellos los con­vo­can­tes y que es­tos con­si­de­ran que no só­lo es un re­fe­rén­dum, sino ade­más, vin­cu­lan­te. Pe­ro lo cier­to es que, des­pués de me­ses de cor­te­jar a los co­mu­nes, Puig­de­mont se ha co­bra­do la pie­za.

La al­cal­de­sa no apor­ta­rá lo­ca­les pa­ra la vo­ta­ción. No pon­drá en ries­go a fun­cio­na­rios ni su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, pe­ro ejer­ce­rá de al­ta­voz del re­la­to in­de­pen­den­tis­ta. El acuer­do en­tre Puig­de­mont y Co­lau no con­sis­te en abrir lo­ca­les pa­ra co­lo­car ur­nas. La Ge­ne­ra­li­tat ya cuen­ta con edi­fi­cios de su pro­pie­dad pa­ra la vo­ta­ción, co­mo ocu­rre en Ta­rra­go­na o Llei­da. Pe­ro los al­cal­des de es­tas po­bla­cio­nes ven có­mo el pre­si­dent lla­ma a los ciu­da­da­nos a pre­sio­nar­les mien­tras se fo­to­gra­fía con la edil bar­ce­lo­ne­sa. El pac­to en­tre Puig­de­mont y Co­lau es po­lí­ti­co. La al­cal­de­sa per­mi­te al pre­si­dent de­cir que en Bar­ce­lo­na tam­bién se po­drá vo­tar el 1-O con nor­ma­li­dad, y él la si­túa fue­ra del blo­que del PP. Un acuer­do de con­ve­nien­cia con mu­cha es­ce­ni­fi­ca­ción: la carta pi­dien­do el re­fe­rén­dum a Ra­joy con co­pia al Rey, la re­cep­ción del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na a los al­cal­des ci­ta­dos por la jus­ti­cia y, pro­ba­ble­men­te, ve­re­mos la fo­to de Co­lau vo­tan­do el 1-O.

Los co­mu­nes no desean una vic­to­ria de nin­guno de los dos ban­dos. Ale­gan que es lo me­jor si lue­go hay que dia­lo­gar. Pe­ro aún que­dan dos se­ma­nas y unos y otros van a em­plear­se a fon­do, a la es­pe­ra de un error del ri­val que le lle­ve a ca­pi­tu­lar. Qui­zá des­pués ha­ya es­pa­cio pa­ra ne­go­ciar por­que, co­mo es­cri­bió Step­han Zweig, “for­ma par­te de la esen­cia de las con­ce­sio­nes po­lí­ti­cas que lle­guen siem­pre de­ma­sia­do tar­de”.

QUI­QUE GAR­CÍA / EFE

Co­lau y Puig­de­mont se sa­lu­dan, ayer en la pla­za Sant Jau­me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.