Stend­hal en Ca­ta­lun­ya

La Vanguardia - - POLÍTICA -

SLa cri­sis de Es­ta­do dis­cu­rre sin ho­ri­zon­te. El Go­bierno ha in­ter­ve­ni­do las cuen­tas de la Ge­ne­ra­li­tat, con un se­rio avi­so a los fun­cio­na­rios. Más de se­te­cien­tos al­cal­des es­tán impu­tados. La ba­ta­lla emo­cio­nal la ga­na el so­be­ra­nis­mo.

tend­hal es­cri­bió en la no­ve­la La Car­tu­ja de Par­ma la his­to­ria de un jo­ven que par­ti­ci­pa en la ba­ta­lla de Wa­ter­loo sin sa­ber exac­ta­men­te dón­de es­tá. Fa­bri­zio del Don­go oye sil­bar las ba­las, es­cu­cha el trueno de los ca­ño­nes, que­da fas­ci­na­do por la ca­ba­lle­ría y co­no­ce a unas can­ti­ne­ras que si­guen a los sol­da­dos con un ca­rro­ma­to lleno de ga­rra­fas de aguar­dien­te. Ha­bía ser­vi­cio de bar. En­tre­te­ni­do con las can­ti­ne­ras, no ve pa­sar a Na­po­león. Es eva­cua­do con una he­ri­da le­ve sin sa­ber quién ha ga­na­do. Ni si­quie­ra sa­be que el te­rreno on­du­la­do en el que tie­nen lu­gar los com­ba­tes se ha­lla en las in­me­dia­cio­nes de un pue­blo lla­ma­do Wa­ter­loo. Fa­bri­zio lo ve to­do y no ve na­da.

En la so­cie­dad sa­tu­ra­da de in­for­ma­ción, to­dos pa­de­ce­mos, en un gra­do u otro, el sín­dro­me Del Don­go. Cree­mos sa­ber­lo to­do gra­cias a la ve­lo­ci­dad de los dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les y ca­da vez nos cues­ta más ver la am­pli­tud de los acon­te­ci­mien­tos. Es­tá pa­san­do es­tos días en to­do lo que res­pec­ta a Ca­ta­lun­ya. Por pri­me­ra vez en mu­chí­si­mo tiem­po es muy di­fí­cil ima­gi­nar la su­ce­sión de los acon­te­ci­mien­tos a una se­ma­na vis­ta. Sin áni­mo de dra­ma­ti­zar, di­ría que es­tos días po­de­mos te­ner una cier­ta no­ción de có­mo se vi­vía en los in­cier­tos años trein­ta. Una cier­ta no­ción, pues­to que no es­ta­mos en los años trein­ta. Ha­bi­ta­mos el ex­tra­ño si­glo XXI.

Es­ta­mos asis­tien­do a una cri­sis po­lí­ti­ca pos­mo­der­na que no afec­ta de ma­ne­ra di­rec­ta, de mo­men­to, a las con­di­cio­nes ma­te­ria­les de vi­da de la gen­te. La pri­ma de ries­go de Es­pa­ña no se ha in­mu­ta­do. Los va­lo­res de bol­sa es­tán pen­dien­tes de Corea del Nor­te y to­dos los flu­jos eco­nó­mi­cos lo­ca­les si­guen su cur­so, sin apa­ren­te per­tur­ba­ción. Es una cri­sis pa­cí­fi­ca. Ha­brá ba­jas en el es­ta­men­to po­lí­ti­co –ya las es­tá ha­bien­do– y el seg­men­to so­cial más ex­pues­to es el de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, que pue­den per­der el tra­ba­jo en ca­so de ser in­ha­bi­li­ta­dos. En una so­cie­dad dra­má­ti­ca­men­te par­ti­da en dos –tra­ba­ja­do­res con em­pleo fi­jo y tra­ba­ja­do­res pre­ca­rios–, el fun­cio­na­rio es quien tie­ne más que per­der si van mal da­das. Un agen­te de los Mos­sos d’Es­qua­dra, uno de los cuer­pos de po­li­cía me­jor pa­ga­dos de Es­pa­ña, se ga­na bien la vi­da. A un tra­ba­ja­dor de una com­pa­ñía de se­gu­ri­dad pri­va­da le cues­ta lle­gar a fi­nal de mes. Es­ta es la ver­dad úl­ti­ma de es­tos días.

La his­to­ria ri­ma, de­cía Mark Twain. La his­to­ria pa­re­ce que vuel­ve, pe­ro nun­ca re­gre­sa. En oc­tu­bre de 1934, el go­bierno cen­tral de­cre­tó el es­ta­do de gue­rra en la me­di­da que el con­tra­dic­to­rio pro­nun­cia­mien­to de Lluís Com­panys –“l’Es­tat ca­ta­là dins la Re­pú­bli­ca fe­de­ral es­pan­yo­la”– po­día ir acom­pa­ña­do de una huel­ga ge­ne­ral re­vo­lu­cio­na­ria en to­da Es­pa­ña, con­cer­ta­da con el PSOE y la Alian­za Obre­ra. Se le­van­tó la di­na­mi­te­ra As­tu­rias y en Ca­ta­lun­ya to­do que­dó cir­cuns­cri­to a la pla­za de Sant Jau­me, pues­to que la de­ci­si­va CNT-FAI no que­ría sa­ber na­da con los in­de­pen­den­tis­tas de Es­tat Ca­ta­là, a los que con­si­de­ra­ba enemi­gos de cla­se. La his­to­ria ri­ma, y en el cen­tro de la ac­tual ba­ta­lla ca­ta­la­na –¿Wa­ter­loo?– es­tán los fun­cio­na­rios y su ló­gi­co te­mor a per­der el pues­to, en el si­glo del tra­ba­jo pre­ca­rio. Creo que Stend­hal es­cri­bi­ría al­go al res­pec­to.

El Go­bierno ha in­ter­ve­ni­do las cuen­tas de la Ge­ne­ra­li­tat y lo fía to­do a la ca­pa­ci­dad de di­sua­sión de los tri­bu­na­les. El pa­go de las nó­mi­nas que­da en ma­nos de Cris­tó­bal Mon­to­ro, y la fis­ca­lía ya ha avi­sa­do a los fun­cio­na­rios. Agen­tes de la po­li­cía mu­ni­ci­pal de Sa­ba­dell pa­ra­ron ayer a una co­lla de ge­gan­ters que des­fi­la­ban con un ge­gant con un car­tel a fa­vor del sí. Les di­je­ron que po­día te­ner con­se­cuen­cias. Un gi­gan­te de car­tón pie­dra, ad­ver­ti­do. Es­te epi­so­dio creo que tam­bién ha­bría in­tere­sa­do a Stend­hal.

Un gran abanico de me­di­das coer­ci­ti­vas, sin la pa­la­bra diá­lo­go. La gran pren­sa eu­ro­pea no lo en­tien­de. Mu­chas can­ci­lle­rías, tam­po­co. De­be­rían co­no­cer un po­co más a la Es­pa­ña con­ser­va­do­ra. ¡Hu­mí­lla­los, Ma­riano! Ma­riano Ra­joy si­gue per­dien­do la ba­ta­lla ideo­ló­gi­ca en Ca­ta­lun­ya –en reali­dad, nun­ca ha que­ri­do dispu­tar­la–, pe­ro se ase­gu­ra es­tos días la cohe­sión de su elec­to­ra­do en el res­to de Es­pa­ña y la ad­he­sión del PSOE... has­ta el 2 de oc­tu­bre.

El so­be­ra­nis­mo si­gue ga­nan­do la ba­ta­lla pro­pa­gan­dís­ti­ca en Ca­ta­lun­ya y le que­da el re­cur­so de la ca­lle, que ten­drá que manejar con cui­da­do, cuan­do to­da la ciu­da­da­nía ya sa­be que no vie­nen días de fies­ta ma­yor. El in­de­pen­den­tis­mo es­tá pa­san­do pá­gi­na a to­da ve­lo­ci­dad del 6 de sep­tiem­bre, fe­cha de una de­plo­ra­ble se­sión par­la­men­ta­ria. El gran error de sep­tiem­bre. En los pró­xi­mos años, el día 6 de sep­tiem­bre no se ce­le­bra­rá na­da en Ca­ta­lun­ya. El Par­la­ment es­ta­rá inac­ti­vo du­ran­te va­rias se­ma­nas. Ha des­apa­re­ci­do. Su lu­gar lo ocu­pan aho­ra los 712 al­cal­des in­ves­ti­ga­dos por la Fis­ca­lía.

Da­tos bá­si­cos: los fun­cio­na­rios, asus­ta­dos; la Ge­ne­ra­li­tat, in­ter­ve­ni­da. Ada Co­lau y los co­mu­nes se han mo­vi­do en fa­vor del 1-O, con una am­bi­güe­dad que irrita a to­dos los fren­tis­tas, así en Madrid co­mo en Bar­ce­lo­na. La de­re­cha so­be­ra­nis­ta que­ría freír­les –ayer era el día–, pe­ro Car­les Puig­de­mont los ne­ce­si­ta pa­ra no per­der fue­lle. La al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na con­si­gue man­te­ner una po­si­ción re­la­ti­va­men­te cen­tral. El día 1 de oc­tu­bre pue­de aca­bar sien­do una gran jor­na­da de pro­tes­ta contra el Go­bierno del Par­ti­do Po­pu­lar.

No sé có­mo lo ve­ría el atri­bu­la­do Fa­bri­zio del Don­go.

Dos da­tos bá­si­cos: la Ge­ne­ra­li­tat ya es­tá in­ter­ve­ni­da, y los fun­cio­na­rios, ate­mo­ri­za­dos El 1 de oc­tu­bre va en ca­mino de con­ver­tir­se en una gran jor­na­da de pro­tes­ta contra el PP

GEM­MA SÁN­CHEZ / ACN

As­pec­to de la ma­si­va ma­ni­fes­ta­ción del pa­sa­do On­ze de Se­tem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.