Ges­tos sim­bó­li­cos y áni­mo co­lec­ti­vo pa­ra ahu­yen­tar un te­mor per­sis­ten­te

La Vanguardia - - POLÍTICA - Ra­mon Su­ñé

El pró­xi­mo jue­ves el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na re­ti­ra­rá de­fi­ni­ti­va­men­te de la con­fluen­cia de la Ram­bla con la pla­za Ca­ta­lun­ya los cen­te­na­res de ob­je­tos que to­da­vía hoy, un mes jus­to des­pués de la tra­ge­dia, re­cuer­dan lo acon­te­ci­do aque­lla tar­de del 17 de agos­to. Con es­te ges­to, y mien­tras aca­ban de de­ci­dir có­mo se­rá el me­mo­rial que hon­ra­rá a las víc­ti­mas, las au­to­ri­da­des lo­ca­les tra­ta­rán de es­ce­ni­fi­car el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo del pro­gre­si­vo re­gre­so a la nor­ma­li­dad de una ciu­dad cas­ti­ga­da por una pla­ga de la que na­die es­tá va­cu­na­do. La reali­dad, sin em­bar­go, por más que nos es­for­ce­mos en sua­vi­zar­la, es otra bien dis­tin­ta. Aquel gri­to de “No tinc por”, que tie­ne más de de­seo co­lec­ti­vo que de con­vic­ción per­so­nal, ha que­da­do co­mo con­sig­na ciu­da­da­na e ins­ti­tu­cio­nal ante la ame­na­za, per­ma­nen­te, del te­rro­ris­mo, pe­ro lo cier­to es que na­da vol­ve­rá a ser igual des­de aquel 17-A. Di­cen los es­pe­cia­lis­tas que la ma­tan­za no re­ba­ja­rá el atrac­ti­vo de una Bar­ce­lo­na que ce­rra­rá es­te año con su enési­mo ré­cord de vi­si­tan­tes. Ha­brá que es­pe­rar to­da­vía un tiem­po pa­ra com­pro­bar la cer­te­za de es­tos au­gu­rios, pe­ro los efec­tos se­cun­da­rios del bru­tal via­je de una fur­go­ne­ta por el pa­seo cen­tral de la Ram­bla ya se es­tán no­tan­do. El de­ba­te del verano (¿hay tu­ris­mo­fo­bia en Bar­ce­lo­na?, ¿hay un ex­ce­so de tu­ris­tas en la ca­pi­tal ca­ta­la­na?) ha pa­sa­do a ser, de gol­pe, una cues­tión me­nor, ló­gi­ca­men­te so­la­pa­da por la gra­ve­dad de los he­chos. La in­quie­tan­te pre­sen­cia de efec­ti­vos po­li­cia­les con las ar­mas en po­si­ción de aler­ta, y apos­ta­dos con sus vehícu­los en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos co­mo la pro­pia Ram­bla, la pla­za Ca­ta­lun­ya, el Por­tal de l’Àn­gel o las in­me­dia­cio­nes de la Sa­gra­da Fa­mí­lia, se ha in­cre­men­ta­do y se ha con­ver­ti­do en un ele­men­to co­ti­diano del pai­sa­je ur­bano. ¿Hay te­mor a que la bar­ba­rie vuel­va a en­sa­ñar­se con la to­le­ran­te Bar­ce­lo­na? Bas­ta re­cor­dar el enor­me des­plie­gue po­li­cial, sin pre­ce­den­tes ante una aler­ta te­rro­ris­ta, que el mar­tes pa­sa­do tu­vo en vi­lo du­ran­te unas ho­ras a to­da la ciu­dad. Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te, hay un an­tes y un des­pués del 17 de agos­to. Ne­gar­lo se­ría en­ga­ñar­se. /

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.