Re­cu­pe­ra­ción se­re­na y ho­me­na­je per­pe­tuo en­tre ve­ci­nos y tu­ris­tas

La Vanguardia - - POLÍTICA - Esteve Gi­ralt

Cuan­do a las ocho y me­dia de la ma­ña­na del 18 de agos­to, sie­te ho­ras des­pués del ata­que te­rro­ris­ta en el pa­seo ma­rí­ti­mo de Cam­brils (Baix Camp), los Mos­sos d’Es­qua­dra le­van­ta­ron el cor­dón po­li­cial, fren­te al Club Nàu­tic se vi­vió una es­ce­na di­fí­cil de ol­vi­dar. Mien­tras los equi­pos de lim­pie­za se es­for­za­ban en eli­mi­nar cual­quier rastro del aten­ta­do so­bre las ace­ras, tu­ris­tas y ve­ci­nos reocu­pa­ron de gol­pe su pa­seo ma­rí­ti­mo. La co­ti­dia­ni­dad de pa­sear al pe­rro, ha­cer foo­ting o dar­se un ba­ño re­pa­ra­dor en la pla­ya, mien­tras al­gu­nos cu­rio­sos bus­ca­ban jun­to a cá­ma­ras y pe­rio­dis­tas al­gún de­ta­lle del aten­ta­do, co­mo la mar­ca de una ba­la dis­pa­ra­da por la po­li­cía pa­ra re­pe­ler a los cin­co te­rro­ris­tas.

Cam­brils, des­ti­na­ción tu­rís­ti­ca co­di­cia­da en la Cos­ta Dau­ra­da por su tran­qui­li­dad, ha he­cho del so­sie­go la me­jor ar­ma pa­ra com­ba­tir el mie­do. El I lo­ve Cam­brils, pro­mo­vi­do de for­ma es­pon­tá­nea por la Unió de Bo­ti­guers al de­tec­tar tras el aten­ta­do cier­to desáni­mo, es una mues­tra más de es­ta lu­cha tran­qui­la. El Ayun­ta­mien­to cam­bri­lenc ya tra­ba­ja en el mo­nu­men­to que re­cor­da­rá pa­ra siem­pre jun­to al puer­to la úni­ca víc­ti­ma mor­tal del aten­ta­do: Ana Ma­ría Suá­rez, ara­go­ne­sa, jus­ta­men­te uno de los co­lec­ti­vos de tu­ris­tas más fie­les e his­tó­ri­cos de es­te li­to­ral.

“Se­rá un sím­bo­lo de res­pe­to y de lu­to, ser­vi­rá de me­mo­ria his­tó­ri­ca de lo que nun­ca ten­dría que ha­ber su­ce­di­do, pa­ra que la ciu­da­da­nía to­me con­cien­cia”, acor­dó el ple­na­rio so­bre el mo­nu­men­to. Que Cam­brils ha­ya te­ni­do la ca­pa­ci­dad de em­pe­zar a ce­rrar la he­ri­da y aca­bar el verano vol­ca­do, co­mo siem­pre, con el tu­ris­mo, no sig­ni­fi­ca que la lo­ca­li­dad pes­que­ra y sus 30.000 ve­ci­nos quie­ran bo­rrar el aten­ta­do. Cuan­do lle­gue oto­ño y se va­yan la ma­yo­ría de los 60.000 tu­ris­tas que vi­ven aquí en verano, el pa­seo ma­rí­ti­mo se­gui­rá re­cor­dan­do a Ana Ma­ría. /

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.