Un mu­ni­ci­pio trau­ma­ti­za­do que bus­ca no rom­per la cohe­sión

La Vanguardia - - POLÍTICA - Síl­via Oller

Que los au­to­res de los aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na y Cam­brils vi­vie­ran, se cria­ran o in­clu­so na­cie­ran en Ri­poll fue un ma­za­zo di­fí­cil de di­ge­rir pa­ra los 11.000 ha­bi­tan­tes de es­te mu­ni­ci­pio del Pre­pi­ri­neo, en las an­tí­po­das de las ban­lieues fran­ce­sas y de los am­bien­tes mar­gi­na­les eu­ro­peos que han si­do cal­do de cul­ti­vo pa­ra cé­lu­las yiha­dis­tas. Di­fí­cil por­que en Ri­poll no hay gue­tos, por­que eran chi­cos apa­ren­te­men­te in­te­gra­dos que ju­ga­ban a fut­bol o ha­cían es­ca­la­da con ami­gos ca­ta­la­nes, que ocu­pa­ban co­rrec­tos pues­tos de tra­ba­jo o que se ha­bían es­co­la­ri­za­do en el mu­ni­ci­pio. Por to­do es­to, que el nom­bre y ape­lli­do de esos “bue­nos” ve­ci­nos apa­re­cie­ra co­mo in­te­gran­tes de la cé­lu­la te­rro­ris­ta rom­pió por com­ple­to los es­que­mas de esa so­cie­dad de aco­gi­da, que aho­ra tra­ta de re­com­po­ner­se. “El trau­ma y la he­ri­da es profunda y no se cie­rra en un mes, pe­ro la con­vi­ven­cia no es­tá en ries­go”, afir­ma el al­cal­de de Ri­poll, Jor­di Mu­nell. Esa he­ri­da ha reabier­to en la ca­lle vie­jos de­ba­tes que po­nen en cues­tión la in­te­gra­ción del co­lec­ti­vo ma­gre­bí o la idea de que to­das las ayu­das so­cia­les son pa­ra los ex­tran­je­ros. Según da­tos del Con­sis­to­rio, só­lo una de las fa­mi­lias cu­yos hi­jos es­tu­vie­ron im­pli­ca­dos en los ata­ques eran be­ne­fi­cia­rios de esos ser­vi­cios. Ri­poll tie­ne por de­lan­te la ta­rea de in­ten­tar man­te­ner la cohe­sión y ha em­pe­za­do a eje­cu­tar un plan de con­vi­ven­cia con ac­cio­nes en­ca­mi­na­das a to­dos los co­lec­ti­vos. Ta­lle­res an­ti­rru­mo­res, la in­clu­sión de las aso­cia­cio­nes mu­sul­ma­nas en las ac­ti­vi­da­des mu­ni­ci­pa­les o la crea­ción de una lí­nea abier­ta en la que cual­quier ciu­da­dano pue­da ha­cer lle­gar sus du­das en ma­te­ria de se­gu­ri­dad son al­gu­nas me­di­das que ha to­ma­do el Con­sis­to­rio. La po­li­cía lo­cal ha em­pe­za­do a re­ci­bir for­ma­ción en ma­te­ria de sec­tas y ra­di­ca­lis­mo, en la mez­qui­ta vuel­ven a te­ner imán (en fa­se de prue­bas) y las fa­mi­lias de los te­rro­ris­tas si­guen sin ape­nas sa­lir de ca­sa, su­mi­das en un do­lor que ni el pa­so del tiem­po po­drá bo­rrar. /

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.