El dra­ma de los rohin­yás

La Vanguardia - - OPINIÓN -

LA co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de­be pre­sio­nar a Bir­ma­nia, con la má­xi­ma con­tun­den­cia, pa­ra que pon­ga fin in­me­dia­ta­men­te a la cam­pa­ña de lim­pie­za ét­ni­ca que su ejér­ci­to lle­va a ca­bo contra la mi­no­ría mu­sul­ma­na rohin­yá. Más de cua­tro­cien­tas mil per­so­nas de es­te co­lec­ti­vo han aban­do­na­do el país, hu­yen­do de las ma­sa­cres, y bus­can re­fu­gio en la ve­ci­na Ban­gla­desh, uno de los paí­ses más po­bres del pla­ne­ta. Su fron­te­ra sur se ha con­ver­ti­do, en ape­nas tres se­ma­nas, en un in­men­so cam­po de re­fu­gia­dos, to­tal­men­te im­pro­vi­sa­do, don­de se vi­ven to­do ti­po de ca­la­mi­da­des por la fal­ta de vi­vien­da, ali­men­tos y asis­ten­cia mé­di­ca.

La pri­me­ra mi­nis­tra de Ban­gla­desh, Sheij Ha­si­na, ha pe­di­do ayu­da a la ONU pa­ra que los re­fu­gia­dos de su país sean re­pa­tria­dos a Bir­ma­nia. Pe­ro eso pa­re­ce una mi­sión im­po­si­ble a me­nos que las au­to­ri­da­des bir­ma­nas pon­gan fin a la vio­len­cia que des­plie­gan ha­cia la mi­no­ría mu­sul­ma­na, en re­pre­sa­lia por los ata­ques que los re­bel­des rohin­yás pro­ta­go­ni­za­ron el pa­sa­do 25 de agos­to. Cer­ca de un 40% de las lo­ca­li­da­des rohin­yás del nor­te del es­ta­do de Ra­ji­ne han si­do aban­do­na­das, mu­chas de ellas in­cen­dia­das, en el mar­co de una ac­ción pla­ni­fi­ca­da pa­ra for­zar la hui­da de sus ha­bi­tan­tes.

El pro­ble­ma de la se­gre­ga­ción de la mi­no­ría mu­sul­ma­na rohin­yá, que vi­ve en el es­ta­do de Rak­hi­ne, en el oes­te de Bir­ma­nia, un país emi­nen­te­men­te bu­dis­ta, se aden­tra en las raí­ces de la his­to­ria. An­tes de la cri­sis ac­tual, cer­ca de un mi­llón de rohin­yás vi­vían en di­cha re­gión. En 1982, el go­bierno mi­li­tar del país les re­ti­ró la ciu­da­da­nía y des­de en­ton­ces son apá­tri­das, sin ape­nas de­re­chos. En Bir­ma­nia se les con­si­de­ra in­mi­gran­tes de la ve­ci­na Ban­gla­desh, aun­que his­tó­ri­ca­men­te na­da de­mues­tra que lo sean. A par­tir de la di­so­lu­ción de la jun­ta mi­li­tar bir­ma­na en el 2011, el cre­ci­mien­to del bu­dis­mo ex­tre­mis­ta pro­vo­có una ex­plo­sión de vio­len­cia in­ter­re­li­gio­sa contra los rohin­yás, con­si­de­ra­dos una ame­na­za pa­ra la iden­ti­dad bu­dis­ta del país, que ha de­ri­va­do en la si­tua­ción ac­tual.

El pro­ble­ma tie­ne muy di­fí­cil so­lu­ción, a me­nos que la pre­sión de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal so­bre el Go­bierno de Bir­ma­nia lo­gre po­ner fin a la cam­pa­ña de tie­rra que­ma­da del ejér­ci­to contra los rohin­yás. Las ges­tio­nes rea­li­za­das has­ta aho­ra con la lí­der de fac­to del país, Aung San Suu Kyi, premio No­bel de la Paz, en el Go­bierno des­de el 2016, cuan­do se ce­le­bra­ron las pri­me­ras elec­cio­nes li­bres en vein­te años, no han ser­vi­do de na­da, ante el enor­me po­der que el ejér­ci­to –he­re­de­ro de la an­te­rior dic­ta­du­ra– tie­ne aún en el país. En la ONU se te­me que el ejér­ci­to no de­ten­drá su bru­tal cam­pa­ña contra los rohin­yás has­ta lo­grar ex­pul­sar­los a Ban­gla­desh.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.