El yel­mo de la in­de­pen­den­cia

La Vanguardia - - OPINIÓN - Car­me Rie­ra

Cuan­do vie­nen mal da­das hay que bus­car re­fu­gio. En es­tos úl­ti­mos días pa­ra mu­chos ca­ri­be­ños y nor­te­ame­ri­ca­nos, des­gra­cia­da­men­te des­pla­za­dos por el Ir­ma, ese re­fu­gio ha si­do un estadio, una es­cue­la, un pa­be­llón de­por­ti­vo, lu­ga­res in­có­mo­dos pe­ro más se­gu­ros que sus vi­vien­das, a la es­pe­ra de po­der re­gre­sar a ca­sa.

Pa­ra otros, ale­ja­dos del te­rri­ble hu­ra­cán, pe­ro azo­ta­dos por los úl­ti­mos ven­da­va­les po­lí­ti­cos, el re­fu­gio se ha­ce igual­men­te ne­ce­sa­rio aun­que sea muy dis­tin­to y por su­pues­to in­fi­ni­ta­men­te más con­for­ta­ble que el de los obli­ga­dos a po­ner­se a sal­vo con pe­li­gro de sus vi­das. Al­gu­nos, en tiem­pos de in­cle­men­cia y de per­ple­ji­dad, bus­ca­mos co­bi­jo en la mú­si­ca, en el ci­ne o en la li­te­ra­tu­ra.

En mi ca­so, es en los li­bros don­de en­cuen­tro se­gu­ri­dad y res­guar­do. No só­lo por aque­llo de que las his­to­rias que nos sue­len con­tar nos pro­por­cio­nan la po­si­bi­li­dad de una vi­da vi­ca­ria y, en con­se­cuen­cia, per­mi­ten ha­cer­nos la ilu­sión de con­ver­tir­nos en otros y ser pro­ta­go­nis­tas de aven­tu­ras ex­tra­or­di­na­rias co­mo ocu­rre tam­bién en las pe­lí­cu­las, sino por­que los li­bros nos dan la opor­tu­ni­dad de com­pro­bar que en­tre sus pá­gi­nas se ha­llan la ma­yo­ría de res­pues­tas a nues­tras pre­gun­tas.

Los ma­nua­les de au­toa­yu­da se que­dan cor­tos ante tex­tos tan fun­da­men­ta­les co­mo El Qui­jo­te, una no­ve­la lle­na de sen­ti­do crí­ti­co y hu­mo­rís­ti­co a la que siem­pre vuel­vo.

En El Qui­jo­te apren­de­mos que el de­seo, muy a me­nu­do, na­da tie­ne que ver con la reali­dad: los mo­li­nos se­gui­rán sien­do mo­li­nos, no gi­gan­tes y los re­ba­ños no se con­ver­ti­rán en ejér­ci­tos, por más que la ca­len­tu­rien­ta men­te del man­che­go uni­ver­sal así lo per­ci­ba. La reali­dad aca­ba siem­pre por im­po­ner­se pa­ra mos­trar­nos que las qui­me­ras que nos re­tro­traen al pa­sa­do, co­mo las de Don Qui­jo­te, que pre­ten­día en los ini­cios del si­glo XVII re­su­ci­tar na­da me­nos que a los ca­ba­lle­ros an­dan­tes me­die­va­les, ter­mi­nan des­gra­cia­da­men­te mal, muy mal.

Tam­bién aca­ba mal bur­lar las le­yes o lo que es lo mis­mo, sal­tar­se la le­ga­li­dad, co­mo ha­ce Don Qui­jo­te al li­be­rar a los ga­leo­tes, que, arre­me­te­rán a pe­dra­das contra su li­ber­ta­dor, de­mos­trán­do­nos has­ta qué pun­to el ca­ba­lle­ro es, en el fon­do, un in­ge­nuo pe­se a los idea­les jus­ti­cie­ros que le guían. No se da cuen­ta de que lo pre­vi­si­ble es que los de­lin­cuen­tes con­de­na­dos a ga­le­ras se com­por­ten de ma­ne­ra ca­na­lla.

Mu­cho más aún que es­tos ejem­plos, que per­mi­ten en­ten­der me­jor as­pec­tos de cuan­to nos ro­dea y en­ten­der­nos me­jor a no­so­tros mis­mos co­mo pre­su­men los ma­nua­les de au­toa­yu­da, el pa­sa­je qui­jo­tes­co que, a mi jui­cio, más y me­jor nos sir­ve de pau­ta pa­ra en­ca­rar­nos con el mo­men­to ac­tual es aquel en que Don Qui­jo­te ve venir por la lla­nu­ra man­che­ga a un bar­be­ro que, pa­ra res­guar­dar­se de la llu­via, lle­va so­bre su ca­be­za una ba­cía (va­si­ja cón­ca­va por lo co­mún con es­co­ta­du­ra se­mi­cir­cu­lar en el bor­de, usa­da por los bar­be­ros pa­ra re­mo­jar la bar­ba, según el Dic­cio­na­rio de la RAE). Pe­ro él no ve ese ca­cha­rro. No ve esa hu­mil­de, co­ti­dia­na y do­més­ti­ca ba­cía, que sí per­ci­be San­cho.

Los ojos de Don Qui­jo­te ob­ser­van ma­ra­vi­lla­dos na­da me­nos que un yel­mo, una pie­za de la ar­ma­du­ra an­ti­gua que cu­bría la ca­be­za y el ros­tro y que, por si fue­ra po­co, no es un yel­mo cual­quie­ra. Pa­ra el lo­co vi­sio­na­rio es na­da me­nos que el yel­mo de oro del rey mo­ro Mambrino, que tie­ne la vir­tud de ha­cer in­vul­ne­ra­ble a quien lo lle­ve.

Es­cu­chan­do con la ma­yor aten­ción el pa­sa­do do­min­go la en­tre­vis­ta de Ana Pas­tor a Oriol Jun­que­ras y des­pués las pre­gun­tas que le hi­cie­ron una se­rie de per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en el pro­gra­ma El ob­je­ti­vo, emi­ti­do por La Sex­ta, cons­ta­té has­ta qué pun­to el se­ñor Jun­que­ras tra­ta­ba por to­dos los me­dios que le con­tem­plá­ra­mos to­ca­do con el yel­mo de Mambrino.

Di­cen que el vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, ade­más de bue­ní­si­ma per­so­na, es hom­bre cul­to y en con­se­cuen­cia no du­do que ha­ya leí­do El Qui­jo­te y qui­zá, co­mo alumno del Li­ceo Ita­liano, a Mambrino Ro­seo da Fa­briano, un au­tor de no­ve­las de ca­ba­lle­rías al que Cer­van­tes pa­re­ce alu­dir al re­fe­rir­se al fa­mo­so yel­mo. Aun­que tal vez el yel­mo má­gi­co, con el que Jun­que­ras creía ha­ber­se con­ver­ti­do en in­vul­ne­ra­ble, de­be­ría lla­mar­se yel­mo de la In­de­pen­den­cia. Una pa­la­bra tau­ma­túr­gi­ca, pues tie­ne la fuer­za qui­jo­tes­ca de po­der cam­biar­lo to­do al antojo de quien la pro­nun­cia con fe y rea­li­zar así ex­tra­or­di­na­rios pro­di­gios. In­de­pen­den­cia sig­ni­fi­ca que la reali­dad ro­ma, gris, mos­tren­ca, áto­na, in­sí­pi­da, vul­gar –la ba­cía– ya no exis­ti­rá cuan­do Ca­ta­lun­ya sea un Es­ta­do. Só­lo ha­brá yel­mos de me­ta­les pre­cio­sos y eso lo con­ver­ti­rá to­do en ri­que­za, co­lor, en­tu­sias­mo, ale­gría y fe­li­ci­dad.

Jun­que­ras se sa­lió por la tan­gen­te sin con­tes­tar a lo que se le pre­gun­ta­ba. Tan só­lo reite­ró en to­das y ca­da una de sus res­pues­tas el pa­ra­di­sia­co país que nos es­pe­ra a par­tir del mi­nu­to en que Puig­de­mont pro­cla­me la Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na. La sanidad me­jo­ra­rá, la es­cue­la fun­cio­na­rá a las mil ma­ra­vi­llas, se crea­rán nue­vas pla­zas pa­ra pro­fe­so­res, el pa­ro se re­du­ci­rá, ten­dre­mos dos pa­sa­por­tes, Eu­ro­pa no po­drá pres­cin­dir de Ca­ta­lun­ya y las re­la­cio­nes con la ve­ci­na Es­pa­ña se­rán es­tu­pen­das. Só­lo le faltó aña­dir la fra­se de Fran­cesc Pu­jols i Mor­ga­des: “Lle­ga­rá un día en que los ca­ta­la­nes yen­do por el mun­do lo ten­dre­mos to­do pa­ga­do”. Amén.

Jun­que­ras tan só­lo reite­ró en sus res­pues­tas el pa­ra­di­sia­co país que nos es­pe­ra cuan­do se pro­cla­me la Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na

RAÚL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.