In­de­pen­den­tis­tas

La Vanguardia - - OPINIÓN -

En­tre mis ami­gos y fa­mi­lia­res hay in­de­pen­den­tis­tas. A los de to­da la vi­da ya los co­no­cía, pe­ro cuan­do al­gu­nos de mis se­res que­ri­dos y mu­chos co­no­ci­dos adop­ta­ron ines­pe­ra­da­men­te es­ta pos­tu­ra, des­pués de di­ge­rir el co­rres­pon­dien­te asom­bro, in­ten­té des­cu­brir el por­qué y de­du­je que sus ra­zo­nes eran muy dis­tin­tas.

Los más fá­ci­les de de­tec­tar fue­ron los que en­gro­sa­ron las fi­las de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na (un 20%). Otro gru­po, tam­bién un 20%, son los que du­ran­te to­da su vi­da han oí­do a sus ma­yo­res (abue­los y pa­dres) ha­blar pes­tes de Es­pa­ña. Un 5% lo for­man los que, pro­ce­den­tes de zo­nas ru­ra­les, se sien­ten in­có­mo­dos ha­blan­do el cas­te­llano y, ade­más, son aje­nos a to­do lo es­pa­ñol. Otros, po­lí­ti­cos de pro­fe­sión (un 5%), que lo son por ra­zo­nes de opor­tu­ni­dad. Hay unos po­cos (un 5%) que pa­ra vi­vir con­for­ta­ble­men­te den­tro de sus cuer­pos ne­ce­si­tan te­ner un enemi­go al que odiar y Es­pa­ña les va de ma­ra­vi­lla. Los an­ti­sis­te­ma lle­gan al 15% y, fi­nal­men­te, un con­jun­to (el 30%) que nun­ca per­do­na­rán al Par­ti­do Po­pu­lar la im­pug­na­ción del Es­ta­tut y otras ac­tua­cio­nes.

De he­cho, só­lo hay dos gru­pos: los con­ven­ci­dos y los con­ver­ti­dos. Los pri­me­ros me­re­cen to­do mi res­pe­to, los se­gun­dos no son de fiar: ma­ña­na pue­den cam­biar otra vez.

JOR­DI QUE­ROL PIERA

Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.