Mu­ni­ción

La Vanguardia - - OPINIÓN - Su­so Pé­rez

El pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta que se vi­ve en Ca­ta­lun­ya pa­re­ce ha­ber­se con­ver­ti­do en una ca­rre­ra de ra­di­ca­lis­mos. Una di­ná­mi­ca en la que to­do va­le con tal de car­gar­se de ra­zo­nes a fa­vor del ar­gu­men­ta­rio pro­pio y de des­ca­li­fi­ca­cio­nes del opo­nen­te, vis­to ca­da vez más co­mo un enemi­go con el que no hay na­da que de­ba­tir y ca­si ni ha­blar. En es­te con­tex­to, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de­ben ex­tre­mar las pre­cau­cio­nes so­bre lo que pu­bli­can y aña­dir fil­tros a las ha­bi­tua­les com­pro­ba­cio­nes con las que tra­tan la in­for­ma­ción.

No es ba­nal lo ocu­rri­do es­ta se­ma­na con un par de no­ti­cias. Una de ellas de­cía que “El Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­tí­cia de Ca­ta­lun­ya (TSJC) pi­de a TV3 que no in­for­me de acuer­dos o ac­tua­cio­nes que per­mi­tan el 1-O”. Ese era el ti­tu­lar con el que el ca­nal 324 da­ba cuen­ta el mar­tes de una co­mu­ni­ca­ción del TSJC a la Cor­po­ra­ción Ca­ta­la­na de Me­dios Au­dio­vi­sua­les.

La in­ter­pre­ta­ción in­me­dia­ta que se le dio fue que el TSJC ha­bía prohi­bi­do a TV3 emi­tir in­for­ma­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas so­bre el re­fe­rén­dum y, así, con es­te en­fo­que más di­rec­to, se con­vir­tió en un es­cán­da­lo que tu­vo su onda ex­pan­si­va en las re­des so­cia­les. Nu­me­ro­sas per­so­na­li­da­des del ám­bi­to in­de­pen­den­tis­ta se apre­su­ra­ron a re­tui­tear el te­ma aña­dien­do co­men­ta­rios so­bre una in­to­le­ra­ble cen­su­ra y efec­tuan­do com­pa­ra­cio­nes de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la con la Tur­quía de Er­do­gan, en una li­ga­zón a la que ya se alu­de ru­ti­na­ria­men­te.

No po­cos me­dios di­gi­ta­les se lan­za­ron a re­pro­du­cir la no­ti­cia sin con­tras­tar­la. En fun­ción de sus po­si­cio­nes y aprio­ris­mos, unos me­dios en­fo­ca­ron el te­ma des­de esa mis­ma lí­nea in­ter­pre­ta­ti­va que de­nun­cia­ba la im­po­si­ción y otros des­de la con­tra­ria, dan­do por jus­ti­fi­ca­da la prohi­bi­ción in­for­ma­ti­va a TV3.

Pe­ro la su­pues­ta no­ti­cia no era cier­ta, co­mo des­ve­ló el pe­rio­dis­ta Oriol So­lé en Ca­ta­lun­ya Plu­ral (El dia­rio.es). Lo que ha­bía he­cho el TSJC fue tras­la­dar a los res­pon­sa­bles de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­cos de Ca­ta­lun­ya la re­so­lu­ción del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal del jue­ves de la se­ma­na an­te­rior, que se re­fe­ría “a la di­fu­sión de la cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad de la Ge­ne­ra­li­tat del 1-O, que ac­tual­men­te emi­ten TV3 y Ca­ta­lun­ya Rà­dio en sus blo­ques pu­bli­ci­ta­rios”. Es de­cir, el avi­so no se re­fe­ría al tra­ba­jo de los pe­rio­dis­tas res­pec­to al de­re­cho de in­for­mar so­bre el re­fe­rén­dum.

Na­tu­ral­men­te, la acla­ra­ción pe­rio­dís­ti­ca no ob­tu­vo la mis­ma di­fu­sión que ha­bían te­ni­do las apre­su­ra­das de­nun­cias de cen­su­ra y nin­gu­na de las mu­chas fir­mas co­no­ci­das que arri­ma­ron el as­cua a su sardina en un pri­mer mo­men­to gas­tó otro tuit en co­rre­gir el en­fo­que pre­vio.

Al­go si­mi­lar ocu­rrió el jue­ves con las de­cla­ra­cio­nes de Jea­nC­lau­de Junc­ker so­bre una hi­po­té­ti­ca Ca­ta­lun­ya in­de­pen­dien­te. Unas pa­la­bras del pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea en la ca­de­na Eu­ro­news se re­in­ter­pre­ta­ron has­ta sa­car­las de con­tex­to. Tam­bién la web de La Van­guar­dia re­co­gió la polémica, aun­que ese mis­mo día el dia­rio pu­bli­ca­ba una en­tre­vis­ta de la co­rres­pon­sal en Bru­se­las, Bea­triz Na­va­rro, en la que que­da­ba cla­ra la po­si­ción de Junc­ker res­pec­to a la le­ga­li­dad es­pa­ño­la.

Los ejem­plos de­be­rían ser­vir­nos a to­dos los pe­rio­dis­tas pa­ra re­fle­xio­nar so­bre nues­tro pa­pel co­mo pro­fe­sio­na­les de la in­for­ma­ción en es­te mo­men­to tan ex­cep­cio­nal y de­li­ca­do. El com­pro­mi­so con es­ta pro­fe­sión nos de­be lle­var más allá de cual­quier ba­ta­lla par­ti­dis­ta por­que, en reali­dad, es ahí don­de ra­di­ca el pa­pel esen­cial de la pren­sa en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca: en el res­pe­to a la ver­dad y en el es­fuer­zo por de­fen­der va­lo­res esen­cia­les, co­mo la li­ber­tad y la con­vi­ven­cia de to­das las ideas.

Los lec­to­res pue­den es­cri­bir al De­fen­sor del Lec­tor (de­fen­sor@la­van­guar­dia.es) o lla­mar al 93-481-22-10

El uso par­ti­dis­ta de no­ti­cias no con­tras­ta­das de­be ha­cer­nos re­fle­xio­nar a los pe­rio­dis­tas so­bre nues­tro pa­pel co­mo pro­fe­sio­na­les de la in­for­ma­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.