El mie­do a “eso”

La Vanguardia - - OPINIÓN - Llu­cia Ra­mis

El pro­ble­ma de “eso”, tam­bién lla­ma­do “el te­ma”, es que lo invade to­do: las re­des so­cia­les, los programas de la te­le, los ar­tícu­los de opi­nión, los sue­ños, las pe­sa­di­llas. In­clu­so cuan­do in­ten­tas des­co­nec­tar, ahí es­tá, con un glo­bo ro­jo, di­cién­do­te: va­mos a di­ver­tir­nos.

Fui a ver It. Leí la no­ve­la de Step­hen King cuan­do lo leía to­do de Step­hen King. Vi la mi­ni­se­rie de 1990 con tre­ce años. It no es una his­to­ria de te­rror, sino un cuen­to so­bre el mie­do. So­bre el pá­ni­co que pro­vo­ca des­cu­brir que los mons­truos de la in­fan­cia pue­den ha­cer­se reali­dad en la edad adul­ta, si en lu­gar de ven­cer­los los ali­men­tas.

Cre­cer es te­ner el mie­do de siem­pre, pe­ro con res­pon­sa­bi­li­da­des, dijo al­guien. Y no to­do el mun­do le te­me a lo mis­mo. A ca­da uno le ace­chan sus pro­pios de­mo­nios. Le ob­se­sio­nan, le pa­ra­li­zan, lo aís­lan. Nos asusta aque­llo que cree­mos que pue­de da­ñar­nos. El pa­ya­so de It se co­me a esas per­so­nas que ha ce­ba­do a ba­se de es­pan­tos. Ata­ca a sus víc­ti­mas de una en una por­que, cuan­do es­tás so­lo, to­do es más ate­rra­dor –di­vi­de y ven­ce­rás–, mien­tras que la unión ha­ce la fuer­za.

Es­ta­ba en los ci­nes Ver­di, mi­ran­do la ver­sión de An­drés Mus­chiet­ti, y pen­sa­ba dos co­sas. La pri­me­ra es que mi per­cep­ción de la pe­lí­cu­la no va­ria­ba con res­pec­to a la que tu­ve de ado­les­cen­te, al leer el li­bro o ver la mi­ni­se­rie. Nor­mal­men­te, con el tiem­po, lo in­ter­pre­tas to­do de otra ma­ne­ra. Es­ta vez no. Y ahí ra­di­ca el éxi­to de la his­to­ria, al me­nos pa­ra los de mi ge­ne­ra­ción: que por mu­chos años que pa­sen –vein­ti­sie­te– te trans­por­ta a la pri­me­ra vez que for­mas­te par­te de aquel gru­po de lo­sers aven­tu­re­ros, por­que el mie­do es atá­vi­co y re­gre­si­vo.

La otra co­sa que pen­sa­ba es que no po­día de­jar de es­ta­ble­cer pa­ra­le­lis­mos con “eso” que el Go­bierno es­pa­ñol no se atre­ve a men­cio­nar, si no es me­dian­te un vo­ca­bu­la­rio y unas ac­cio­nes es­pe­luz­nan­tes pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res a la mía. Lo cual re­sul­ta con­tra­pro­du­cen­te. Las que vi­vie­ron la gue­rra ya pa­sa­ron to­do el mie­do que po­dían te­ner. Las que vi­vie­ron la dic­ta­du­ra, lo ven­cie­ron a par­tir de la tran­si­ción. Y los que lle­ga­mos des­pués, lo co­no­ci­mos a tra­vés del re­la­to de los per­de­do­res; per­de­do­res en un sen­ti­do po­lí­ti­co, no so­cial. La pan­di­lla de lo­sers de la pe­lí­cu­la.

Por eso, cuan­do di­cen que ha­brá ten­sio­nes an­tes de una ma­ni­fes­ta­ción cla­ra­men­te pa­cí­fi­ca; cuan­do man­dan re­gis­trar una im­pren­ta y un se­ma­na­rio en ple­na era di­gi­tal; cuan­do im­pi­den reunio­nes y anun­cios so­bre el re­fe­rén­dum, mien­tras im­pe­ra una glo­ba­li­za­ción de re­des so­cia­les y spam; cuan­do ame­na­zan con cor­tar la luz en los “cen­tros de vo­ta­ción ile­ga­les”; cuan­do ac­túan así, di­go, la som­bra alar­ga­da del mons­truo que pre­ten­de asus­tar­nos se di­si­pa. Ya no exis­te la os­cu­ri­dad, ni la os­cu­ri­dad in­for­ma­ti­va. Y eso que lo invade to­do, en una pe­num­bra de am­bien­tes del pa­sa­do y sus­tos infantiles, se des­cu­bre co­mo lo que es en reali­dad: un pa­ya­so.

Lo que invade to­do, en una pe­num­bra de am­bien­tes del pa­sa­do y sus­tos infantiles, es en reali­dad un pa­ya­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.