Una his­to­ria ejem­plar

La Vanguardia - - OPINIÓN - Car­me Al­co­ve­rro

Ten­go una fo­to don­de se ve un gru­po de chi­cas y chi­cos de pie mi­ran­do a la cá­ma­ra, de­trás un hom­bre al­to (Ela­di Homs), y de­lan­te de él una mu­jer me­nu­da (El­vi­ra Zim­mer). Pa­re­ce una fo­to de des­pe­di­da, que cap­ta, co­mo to­das las fo­tos, un ins­tan­te eterno. A la de­re­cha, las chi­cas son­ríen (una de ellas es Ma­ria, hi­ja de la pa­re­ja), y a la iz­quier­da, los chi­cos con ame­ri­ca­na y ai­re se­rio, to­dos en­do­min­ga­dos. Una de las ma­yo­res es mi ma­dre, tam­bién es­tá su her­mano, y el que más tar­de se­rá su cu­ña­do. La fo­to se­gu­ra­men­te fue to­ma­da a me­dia­dos de 1945 en Gan­de­sa, don­de es­te gran pe­da­go­go, na­ci­do en Valls, fue des­te­rra­do aca­ba­da la gue­rra, abo­ca­do co­mo otros maes­tros, in­te­lec­tua­les y es­cri­to­res que se que­da­ron en Ca­ta­lun­ya a lo que se ha lla­ma­do exi­lio in­te­rior. Ha­ce años que mi ma­dre me ha­bía ha­bla­do del se­ñor Homs: un sa­bio, una ins­ti­tu­ción en el pue­blo, de­cía. Iba a re­pa­so en un pi­si­to don­de se so­bre­vi­vía ha­cien­do cla­ses par­ti­cu­la­res. Al ca­bo de los años fui des­cu­brien­do quié­nes eran es­te hom­bre y es­ta mu­jer tan sin­gu­la­res en el con­tex­to de la pos­gue­rra.

En torno a la me­sa del co­me­dor los alum­nos ya ma­yo­res, por­que la gue­rra los ha­bía atra­pa­do en mi­tad de la es­co­la­ri­za­ción, apren­dían de to­do, has­ta in­glés, co­mo me ex­pli­có es­te verano una de las chi­cas de la fo­to (Te­re­si­ne­ta de Ro­man, una maes­tra ju­bi­la­da). A El­vi­ra Zim­mer, la re­cuer­da ri­sue­ña y afa­ble, y con un li­ge­ro acen­to ex­tran­je­ro: les en­se­ña­ba vi­llan­ci­cos en in­glés, lo que les pa­re­cía tan exó­ti­co que les ha­cía tron­char de ri­sa. La Zim­mer, de pa­dre ale­mán y na­ci­da en Lon­dres, fue una de las pri­me­ras bi­blio­te­ca­rias del Ins­ti­tu­to de Cul­tu­ra. Y Ela­di Homs, que ha­bía es­tu­dia­do en tiem­pos de la Man­co­mu­ni­tat en EE.UU. y otros paí­ses eu­ro­peos (di­fun­dió el pen­sa­mien­to de John De­wey y el mé­to­do Mon­tes­so­ri), ins­pi­ró las Es­co­les d’Es­tiu, y, una cu­rio­si­dad, se con­si­de­ra el in­tro­duc­tor en Ca­ta­lun­ya del ba­lon­ces­to. Tam­bién, ya du­ran­te la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra, se ha­bía te­ni­do que re­fu­giar en el mun­do pri­va­do, fun­dan­do con Ale­xan­dre Ga­lí la Es­co­la Blan­quer­na. Pues bien, aho­ra que em­pie­za el nue­vo cur­so con tan­tos pro­yec­tos e ilu­sio­nes, me pa­re­ce opor­tuno re­cor­dar a es­te gran pe­da­go­go, co­mo re­pa­ra­ción de la me­mo­ria ro­ba­da que es a la vez im­pres­cin­di­ble pa­ra cons­truir un pro­yec­to edu­ca­ti­vo de fu­tu­ro, que sea in­no­va­dor y que cuen­te con la tra­di­ción: la le­ja­na y la más in­me­dia­ta.

C. AL­CO­VE­RRO, fi­ló­lo­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.