Una le­ga­li­dad, una le­gi­ti­mi­dad

La Vanguardia - - OPINIÓN - Jo­sé Antonio Zar­za­le­jos

En los es­ta­dos de de­re­cho con­fi­gu­ra­dos cons­ti­tu­cio­nal­men­te co­mo de­mo­cra­cias li­be­ra­les la es­ci­sión en­tre le­ga­li­dad y le­gi­ti­mi­dad no es ni téc­ni­ca ni po­lí­ti­ca­men­te po­si­ble. La le­ga­li­dad es la ex­pre­sión de una previa le­gi­ti­mi­dad que re­si­de en el po­der cons­ti­tu­yen­te que asu­me los de­re­chos y li­ber­ta­des de los ciu­da­da­nos, es­ta­ble­ce un mo­de­lo te­rri­to­rial de­ter­mi­na­do (fe­de­ral, re­gio­nal, au­to­nó­mi­co o cen­tra­li­za­do, al mar­gen de las con­fe­de­ra­cio­nes que son tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les en­tre en­ti­da­des so­be­ra­nas) y los plasma en una Cons­ti­tu­ción re­fren­da­da con to­das las ga­ran­tías.

Es­pa­ña es­tá ti­pi­fi­ca­da co­mo una de­mo­cra­cia li­be­ral de pri­mer or­den en Eu­ro­pa y cuen­ta con una de las cons­ti­tu­cio­nes más avan­za­das, aun­que se tra­te de un tex­to reac­ti­vo a la re­for­ma. Más in­fle­xi­bles son, sin em­bar­go, las cláu­su­las de in­tan­gi­bi­li­dad –so­bre la for­ma de Es­ta­do y so­bre su uni­dad te­rri­to­rial– de paí­ses co­mo Fran­cia, Ale­ma­nia o Es­ta­dos Uni­dos. La nues­tra es una de­mo­cra­cia pro­ce­di­men­tal y no mi­li­tan­te, así que to­das las ideas y ob­je­ti­vos son le­gí­ti­mos en el te­rreno po­lí­ti­co e ideo­ló­gi­co siem­pre y cuan­do se aten­gan al prin­ci­pio de le­ga­li­dad que só­lo pue­de al­te­rar­se con­for­me a las pau­tas que es­ta­ble­ce la pro­pia nor­ma.

Los cri­te­rios an­te­rio­res pa­re­cen ob­vios, pe­ro pa­ra el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán no lo han si­do. De ahí que ha­ya co­me­ti­do el error –ver­da­de­ra­men­te con­di­cio­nan­te pa­ra el fu­tu­ro– de abo­nar­se a las te­sis po­pu­lis­tas de la peor raíz teó­ri­ca –Carl Sch­mitt (18881985)– in­ten­tan­do, se­gu­ra­men­te sin con­se­guir­lo, crear de ma­ne­ra efí­me­ra y vir­tual una le­ga­li­dad al­ter­na­ti­va a la del Es­ta­do ba­sán­do­se sin ri­gor al­guno en una le­gi­ti­mi­dad so­bre­ve­ni­da por un in­ven­ta­do com­por­ta­mien­to ar­bi­tra­rio de los po­de­res del Es­ta­do pa­ra con Ca­ta­lun­ya.

Se tra­ta de una ca­si trá­gi­ca hi­pér­bo­le na­cio­na­lis­ta que ha de­ve­ni­do en un re­la­to in­ve­ro­sí­mil: el de las dos le­ga­li­da­des y dos le­gi­ti­mi­da­des. No es cues­tión de lis­tar aquí los ca­sos en los que de­cae la le­gi­ti­mi­dad de un Es­ta­do –opre­sión, si­tua­ción co­lo­nial, ocu­pa­ción mi­li­tar– pe­ro sí de apun­tar que en la his­to­ria eu­ro­pea –y aho­ra tam­bién de Amé­ri­ca La­ti­na– la su­pues­ta bi­fur­ca­ción de le­ga­li­dad-le­gi­ti­mi­dad ha si­do la co­ber­tu­ra dia­léc­ti­ca de pro­ce­sos to­ta­li­ta­rios de muy in­fe­liz re­cuer­do. Abo­nar­se a esa di­ná­mi­ca de con­fron­ta­ción es gra­ví­si­mo por­que po­ne al Es­ta­do en el úni­co bre­te en el que to­das sus me­di­das de de­fen­sa son sus­cep­ti­bles de ac­ti­var­se (se jue­ga su in­te­gri­dad, su pro­pia exis­ten­cia).

Pe­ro no só­lo por eso: tam­bién por­que la dua­li­dad vir­tual de le­ga­li­da­des y le­gi­ti­mi­da­des ahon­da la frac­tu­ra in­ter­na en la pro­pia so­cie­dad ca­ta­la­na –na­die nie­ga que esa quie­bra se ha pro­du­ci­do– y con­vier­te el fu­tu­ro in­me­dia­to en un cam­po de mi­nas, por­que des­pués de es­ta co­yun­tu­ra que­da el ele­men­to es­truc­tu­ral de un re­la­to dia­léc­ti­co de des­le­gi­ti­ma­ción del Es­ta­do que di­fi­cul­ta­rá mu­cho el arre­glo po­lí­ti­co que, an­tes o des­pués, se im­pon­drá pa­ra sa­lir del ac­tual ato­lla­de­ro. La ar­ti­fi­cio­si­dad de la du­pli­ci­dad de le­ga­li­da­des y le­gi­ti­mi­da­des ofre­ce, pues, una co­ber­tu­ra dis­cur­si­va a los di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas pe­ro les aco­ta el te­rreno pa­ra el fu­tu­ro y exas­pe­ra –¿es lo que quie­ren?– a la ciu­da­da­nía a la que han si­tua­do ante un in­jus­to di­le­ma: op­tar por la le­ga­li­dad-le­gi­ti­mi­dad al­ter­na­ti­va a la del Es­ta­do y par­ti­ci­par o no en un re­fe­rén­dum ile­gal y sus­pen­di­do por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.

La vis atrac­ti­va de la le­ga­li­dad y le­gi­ti­mi­dad es­ta­ta­les, sin em­bar­go, se im­po­ne cuan­do el es­ce­na­rio es co­mo el ca­ta­lán: una so­cie­dad al­ta­men­te desa­rro­lla­da, tam­bién plu­ral y mes­ti­za, bilingüe, con sen­ti­dos de per­te­nen­cia com­par­ti­dos, y ma­yo­ri­ta­ria­men­te vol­ca­da a so­lu­cio­nes de com­pro­mi­so. A na­die pue­de ex­tra­ñar, así, que los jue­ces y ma­gis­tra­dos se aten­gan al cum­pli­mien­to de la úni­ca ley vi­gen­te, que tam­bién lo ha­gan los al­cal­des so­cia­lis­tas o que los res­pon­sa­bles pro­fe­sio­na­les de la po­li­cía ca­ta­la­na aca­ten el man­da­to del mi­nis­te­rio fis­cal tal y co­mo es­ta­ble­ce, ade­más de su pro­pia ley re­gu­la­do­ra au­to­nó­mi­ca, el ar­tícu­lo 126 de la Cons­ti­tu­ción.

El plan­tea­mien­to in­de­pen­den­tis­ta, ade­más, al pre­ten­der trans­for­mar sus for­mu­la­cio­nes teó­ri­cas en de­ci­sio­nes con apa­rien­cia de le­ga­li­dad, ha per­di­do su ca­pa­ci­dad per­sua­si­va re­cu­rrien­do ac­ti­tu­des im­po­si­ti­vas iné­di­tas co­mo las vi­vi­das en Par­la­ment.

Se ob­je­ta­rá que lo que los ju­ris­tas in­ter­na­cio­na­lis­tas han de­fi­ni­do co­mo prin­ci­pio de efec­ti­vi­dad ha con­so­li­da­do en oca­sio­nes la dua­li­dad de le­ga­li­da­des y le­gi­ti­mi­da­des. De nue­vo de­be­mos re­mi­tir­nos a los es­ce­na­rios his­tó­ri­cos en los que es­ta efec­ti­vi­dad ha triun­fa­do: Cri­mea, Ko­so­vo… tan dis­tin­tos y dis­tan­tes de la Ca­ta­lun­ya de hoy re­si­den­cia­da a tra­vés del Es­ta­do en la Unión Eu­ro­pea que es la si­guien­te le­ga­li­dad y le­gi­ti­mi­dad que po­ne en ja­que la construcción teó­ri­ca del in­de­pen­den­tis­mo. La in­te­gri­dad del sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal es­pa­ñol es­tá re­for­za­da por su in­clu­sión en el mar­co de la Unión, de ahí que aten­tar contra él sea ha­cer­lo contra la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción eu­ro­pea. No ha­bría pro­ble­ma al­guno en de­ba­tir có­mo se han desen­vuel­to los re­fe­rén­dums de Que­bec y de Es­co­cia. En esos pro­ce­sos no se en­con­tra­rá, ni por aso­mo, el efec­tis­mo de la do­ble le­ga­li­dad y le­gi­ti­mi­dad.

Co­mo se aca­ba de re­cor­dar con lu­ci­dez la so­lu­ción pa­ra Ca­ta­lun­ya no es “me­nos Es­pa­ña” sino más Ca­ta­lun­ya real y plu­ral en una Es­pa­ña cu­yo Es­ta­do de­be­ría, en su mo­men­to (aho­ra no, una vez ro­tas las re­glas del jue­go no po­de­mos caer en equi­dis­tan­cias), abrir­se a una ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca que se plas­me ju­rí­di­ca­men­te en unos tér­mi­nos tan ra­zo­na­bles y tem­pla­dos –la mo­de­ra­ción evita siem­pre la ecua­ción ven­ce­do­res-ven­ci­dos– co­mo los plan­tea­dos por el ca­te­drá­ti­co San­tia­go Mu­ñoz Ma­cha­do que se ha em­plea­do a fon­do en de­mos­trar que las po­si­bi­li­da­des de com­pos­tu­ra de la si­tua­ción que apor­ta­ría la Cons­ti­tu­ción son mu­chas y efi­ca­ces pe­ro siem­pre ba­jo el prin­ci­pio de una le­ga­li­dad y una le­gi­ti­mi­dad: las es­ta­ta­les y es­ta­tu­ta­rias.

La le­ga­li­dad y le­gi­ti­mi­dad es­ta­ta­les se im­po­nen si el es­ce­na­rio es ca­ta­lán: so­cie­dad bilingüe, desa­rro­lla­da, plu­ral y mes­ti­za, vol­ca­da a las so­lu­cio­nes de com­pro­mi­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.