El ozono mues­tra la ru­ta contra el cam­bio cli­má­ti­co

La Vanguardia - - TENDENCIAS - Antonio Ce­rri­llo

Ayer cum­plió 30 años el pro­to­co­lo de Mon­treal; las lec­cio­nes apren­di­das sir­ven de guía pa­ra fre­nar el ca­len­ta­mien­to

El pro­to­co­lo de Mon­treal contra las sus­tan­cias que des­tru­yen la ca­pa de ozono, de cu­ya fir­ma ayer se cum­plie­ron 30 años, se ha con­ver­ti­do en la re­fe­ren­cia in­elu­di­ble pa­ra cuan­tos creen que tam­bién es po­si­ble sal­dar con éxi­to la lu­cha contra el cam­bio cli­má­ti­co.

Ca­si 200 paí­ses pac­ta­ron en 1987 un acuer­do des­ti­na­do a ha­cer fren­te a un gran pro­ble­ma am­bien­tal tam­bién in­ter­fron­te­ri­zo: el agu­je­ro en la ca­pa de ozono, que pro­te­ge la Tie­rra de la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta. La hu­ma­ni­dad des­cu­brió con es­tu­por que el ozono de las ca­pas al­tas de la at­mós­fe­ra es­ta­ba sien­do des­trui­do por las emi­sio­nes de cier­tas sus­tan­cias quí­mi­cas (los te­mi­bles clo­ro­fluo­ro­car­bo­nos, CFC) usa­das en sis­te­mas de re­fri­ge­ra­ción, ai­re acon­di­cio­na­do, es­pu­mas ais­lan­tes y ae­ro­so­les.

Los pro­gre­si­vos acuer­dos en el mar­co del re­fe­ri­do Pro­to­co­lo fue­ron eli­mi­nan­do pau­la­ti­na­men­te es­tas sus­tan­cias has­ta ser sus­ti­tui­das por otros ino­cuas o me­nos da­ñi­nas. La re­con­ver­sión que per­mi­tió de­jar de usar los CFC si­gue ilu­mi­nan­do la sen­da a quie­nes creen que tam­bién es po­si­ble otra trans­for­ma­ción in­dus­trial pa­ra pres­cin­dir de los com­bus­ti­bles fó­si­les dan­do pa­so pre­fe­ren­te a las ener­gías re­no­va­bles.

Pe­ro ha si­do tam­bién un pro­ce­so de prue­ba y error. Los no­ci­vos CFC fue­ron sus­ti­tui­dos en par­te por los hi­dro­fluo­ro­car­bu­ros (HFC), lo que pro­vo­có una pa­ra­do­ja. Es­tas sus­tan­cias eran ino­cuas pa­ra la ca­pa de ozono, pe­ro po­dían agra­var el ca­len­ta­mien­to de la at­mós­fe­ra por su ca­pa­ci­dad de atra­par el CO2, prin­ci­pal gas in­ver­na­de­ro. Por eso, pa­ra ac­tua­li­zar el acuer­do se abor­da­ron nue­vas ron­das de ne­go­cia­cio­nes que desem­bo­ca­ron en la en­mien­da de Ki­ga­li (Ruan­da), en oc­tu­bre del 2016, me­dian­te la cual se apro­bó eli­mi­nar en­tre el 80% y el 85% de es­tas sus­tan­cias pa­ra mi­tad de si­glo. El re­sul­ta­do de es­ta exi­to­sa ne­go­cia­ción es que po­drá evi­tar­se un au­men­to glo­bal de tem­pe­ra­tu­ras pa­ra fi­na­les de si­glo ci­fra­do en 0,5º C, según re­cuer­da Emi­lio Cue­vas, di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción At­mos­fé­ri­ca de Iza­ña, en Te­ne­ri­fe (Agen­cia Es­ta­tal de Me­teo­ro­lo­gía).

La ca­pa de ozono fil­tra los ra­yos ul­tra­vio­le­tas y evita los da­ños que pue­den pro­vo­car en el cuerpo hu­mano (co­mo cán­cer de piel o ca­ta­ra­tas). El pe­li­gro de que el agu­je­ro de ozono se fue­se am­plian­do afec­ta­ba muy es­pe­cial­men­te a l0a An­tár­ti­da, a los te­rri­to­rios pró­xi­mos a re­gio­nes po­la­res y, en me­nor me­di­da, al res­to del pla­ne­ta, ex­cep­to las zo­nas ecua­to­ria­les y sub­tro­pi­ca­les. Tras el ce­se de las emi­sio­nes da­ñi­nas, no só­lo se ha cons­ta­ta­do que el de­te­rio­ro de es­ta ca­pa pro­tec­to­ra se ha fre­na­do, sino que ade­más se acu­mu­lan las evi­den­cias que in­di­can que el ozono es­tra­tos­fé­ri­co se es­tá re­cu­pe­ran­do.

Por eso, el pro­to­co­lo de Mon­treal apor­ta un gran ar­gu­men­to pa­ra re­no­var la con­fian­za en que es­ta mis­ma di­ná­mi­ca sir­va pa­ra afron­tar las cri­sis que es­tán oca­sio­nan­do los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co. No obs­tan­te, se­gui­rá sien­do ne­ce­sa­rio sin­cro­ni­zar y adap­tar la ne­go­cia­ción a los nue­vos ha­llaz­gos cien­tí­fi­cos. Más re­cien­te­men­te, ha que­da­do pa­ten­te la in­ter­re­la­ción en­tre los ga­ses que de­te­rio­ran la ca­pa de ozono y los que ca­lien­tan la at­mós­fe­ra. En dé­ca­das an­te­rio­res, am­bos pro­ce­sos pa­re­cían in­de­pen­dien­tes, pe­ro aho­ra sa­be­mos que no lo son.

Así, de­ter­mi­na­dos ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro (dió­xi­do de ni­tró­geno o me­tano) in­ci­den tam­bién so­bre la quí­mi­ca del ozono, lo que aña­de nue­vos mo­ti­vos pa­ra ata­jar­los. Y de la mis­ma ma­ne­ra, el cam­bio cli­má­ti­co in­ci­de so­bre la ca­pa de ozono. ¿Có­mo? El ca­len­ta­mien­to, que ha he­cho au­men­tar la tem­pe­ra­tu­ra en la ca­pa más ba­ja de la at­mós­fe­ra (tro­pos­fe­ra), ha en­fria­do las ca­pas al­tas (es­tra­tos­fe­ra), lo que se tra­du­ce en una fuer­te ace­le­ra­ción de la co­rrien­te de ai­re ca­lien­te des­de el ecua­dor ha­cia los po­los. Al in­ten­si­fi­car­se es­te flu­jo, se in­yec­ta más oxí­geno en las ca­pas al­tas, lo que pro­du­ce más can­ti­dad de ozono.

Los ex­per­tos se­ña­lan que la es­tra­tos­fe­ra no con­se­gui­rá un nue­vo equi­li­brio has­ta me­dia­dos de si­glo. Pe­ro ya no se­rá co­mo an­tes. “No se al­can­za­rán unos ni­ve­les de equi­li­brio igua­les a los que ha­bía an­tes de la des­truc­ción de la ca­pa de ozono”, sen­ten­cia Emi­lio Cue­vas. En el es­ce­na­rio pre­vis­to pa­ra me­dia­dos de si­glo se di­bu­ja un ex­ce­so de ozono en las la­ti­tu­des al­tas y un adel­ga­za­mien­to de es­ta ca­pa de las zo­nas ecua­to­ria­les. Pe­ro, aun­que la ca­pa de ozono no vol­ve­rá a ser co­mo an­tes de los CFC, las lec­cio­nes apren­di­das en es­tas tres dé­ca­das pa­ra res­ta­ble­cer el ozono de la es­tra­tos­fe­ra son un es­pe­ran­za­dor pun­to de par­ti­da pa­ra ga­nar tam­bién la gue­rra al cam­bio cli­má­ti­co.

JU­LIAN BAUM/SCIENCE PHOTO LIBRARY / GETTY

Ima­gen vir­tual de un sa­té­li­te so­bre la An­tár­ti­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.